Un fenómeno natural en el Paraná beneficia a los puertos de Bahía Blanca

14/12/2019 | 06:30 |

La baja en la cota del río hace que los buques zarpen de Rosario con entre 4 mil y 5 mil toneladas menos de carga.

La merma en el calado se hace evidente en varios tramos de la Hidrovía.

Adrián Luciani
aluciani@lanueva.com


   Una vez más la sequía en el norte del país y la baja en la cota media del río Paraná vuelve a beneficiar al sistema portuario de Bahía Blanca.
   Debido a la menor profundidad del río los buques están zarpando del áerea del Gran Rosario con entre 4 mil y 5 mil toneladas menos de carga.
   Esto se traduce, por estos días, en un volumen de completamiento en los puertos locales.
   Si bien es normal que los barcos lleguen de la Hidrovía a buscar cereal para completar sus bodegas y partir a carga completa hacia mercados del exterior, en este momento dicho proceso se ha visto acentuado.


   "En estos momentos el río Paraná  vuelve a presentar una baja en su nivel medio de agua, con unos 60 centímetros por debajo de la altura media. Esto provoca una disminución de carga que tienen los barcos de entre 4 a 5 mil toneladas y dicha situación se ve reflejada en el puerto de Bahía Blanca", dijo a La Nueva Juan Linares , gerente de Operaciones del puerto local.
   De todas formas, aclaró que esta situación no tiene un correlato lineal o, al menos, en la misma medida.
   "Existe un tiempo que requiere la logística para acomodarse a la situación y enviar más granos a Bahía, pero esto ya se está notando", indicó.
   Para Linares puede advertirse que esa carga que no puede ser embarcada en el Gran Rosario sale por los muelles bahienses.
   "Claramente Bahía Blanca sigue siendo un actor importante de la logística de complemamento de granos en el país y va a ser así en el futuro", indicó.


   Linares planteó algunos interrogantes en cuanto a la posibilidad de profundizar el río Paraná para evitar el completamiento de las embarcaciones en Bahía Blanca.
   "Hay que pensar qué va a pasar cuando el río tenga esas bajantes que padece todos los años. Hay que pensar qué va a pasar con esa logística de granos".
   Recordó que los puertos del Gran Rosario captan la carga de la zona núcleo del país, especialmente de soja.


Rol bahiense
"Va a seguir siendo un nodo de granos pero la profundización del río Paraná jamás va a dejar fuera de foco a Bahía Blanca como un puerto de completamiento  y, en el futuro,  con una buena logísfica ferroviaria y alguna inversion en algunos sectores de acopio, por ejemplo, Bahía  puede posicionarse mejor en movimiento de granos y ser más competitiva", puntualizó.
--¿Puede ser que tres pies menos de calado en el río Paraná se traduzcan en unas 8.000 toneladas más de completamiento para Bahía?, se le preguntó.
--Los números cambian por tipo de barco y destino, pero cuando uno mira la estadística  hay un aumento de volúmenes de la carga que se le ponga a cada buque.
"Tres pies menos de calado son 7.000 toneladas mas por buque . Hoy estamos hablando de unos 60 cm menos de profundidad, es decir, poco menos de dos pies. 
"Cada centímetro de calado representa 65 o 66 toneladas en un buque Panamax, entonces, con 60 cm  menos estamos hablando de unas 4 mil toneladas.
Por el momento hay circulación normal de buques en la Hidrovía, algo diferente a lo que sucedió hace un tiempo en el que se registraron embarcaciones varadas.
Sin embargo, esta menor carga se traduce en mayores costos logísticos y de transporte que deberán ser costeados por las industrias, puertos y operadores de la zona de Santa Fe.


Debe tenerse en cuenta que en el Gran Rosario se concentra casi el 80 por ciento de la capacidad teórica de procesamiento nacional de semillas oleaginosas. 
Para dimensionar la magnitud de esta concentración basta con señalar que en apenas 70 km de costa que van desde Arroyo Seco a Timbúes se localizan 29 terminales portuarias, de las cuales 19 despachan granos, aceites y subproductos.
En ese marco, la nueva bajante no hace más que ratificar el rol estratégico que tiene el Puerto de Bahía Blanca y su periódico dragado, para la logística nacional.
  En el norte del país los sitios de amarre poseen 34/35 pies de profundidad por contrato (10,36/10,66 metros). En la actualidad, por las menores lluvias--, esa profundidad es de  32 pies (9,75 metros).
En Bahía Blanca todos los días del año el sistema portuario posee 45 pies, (13,71 metros) y de 50 (15,24 metros) con pleamar.

Una arteria clave para la logística en pleno descenso
De acuerdo con medios de Santa Fe el río Paraná sigue en pleno descenso. En las últimas horas volvió a perder  centímetros y llegó a la altura más baja en lo que va del 2019
Durante la madrugada del miércoles, por ejemplo,  el hidrómetro del Puerto de la ciudad de Santa Fe marcó 1,60 metros. Con esto se alcanzó uno de los registros históricos de las últimas décadas. 
En 2001, el río Paraná también llegó a los 1,60 metros. Ocho años más tarde, el cauce volvió a mostrar su lado más flaco: 1,53 mts, convirtiéndose en lo más bajo de los últimos tiempos.
Debido a que no hay obligación del ente dragador rosarino de continuar con el dragado del río para posibilitar la salida de las embarcaciones, los barcos graneleros están zarpando con menos carga. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias