SE INICIÓ EL DEBATE

Clan Benítez: "El psiquismo de las chicas estaba arrasado", dijo un perito en el juicio

21/10/2019 | 11:15 |

Los hermanos Fernando y Gonzalo Benítez y su madre Nélida Llanos están siendo juzgados por el Tribunal en lo Criminal Nº 1.

Fernando Benítez, el único detenido del caso. Rodrigo García-La Nueva.

   Aldana García y Andrea Santa Cruz, víctimas del llamado Clan Benítez, presentaban, una vez rescatadas, "un impacto traumático de una vivencia con sintomatología orgánica",que su psiquis "estaba arrasada" y que "no hubo fabulación".

   Esas afirmaciones corresponden al psicológico Jorge Rabadán, de la Asesoría Pericial, quien evaluó a las dos mujeres una vez que pudieron ser auxiliadas, en marzo del año pasado, luego de estar supuestamente en cautiverio dentro de una vivienda en Güemes al 3700.

   Rabadán fue el primero en declarar en el juicio que lleva adelante el Tribunal en lo Criminal Nº 1.

   También dijo que las familias de las víctimas presentaban déficit en la contención y que ambas chicas se presentaron como novias de Fernando Benítez.

Gonzalo Benítez y su madre, al llegar a Tribunales.

   Rabadán agregó que cuando ellas mencionaban al sujeto agresor "se culpaban entre sí" y que ambas presentaban "inmadurez afectiva", factor de vulnerabilidad asemejable al de género.

   Dijo el perito que en el plano del sueño, la alimentación, los cambios de humor y la imposibilidad de dar cuenta verbalmente de los hechos se advertía el estrés postraumático de las víctimas.

   Rabadán también sostuvo que, al menos en el caso de García, había "imposibilidad consciente" de abandonar el lugar, más allá de que no estuviera encadenada. 

La obligaba a consumir cocaína

   Luego fue el turno de la psicóloga Ana Catalina Otero Dumrauf, del Centro de Asistencia a la Víctima, quien acompañó a García en el Hospital Penna, donde fue atendida poco después de escapar de la casa de los Benítez.

   Dijo que Aldana le confirmó que estaba en una habitación junto a Andrea, que Fernando la obligaba a consumir cocaína -nunca antes lo había hecho-, que la tenía amenazada con que le iba a hacer daño a su hermana de 6 años y que la golpeaba y que le mostró marcas de quemaduras en el pecho y en los brazos, posiblemente con cigarrillos.

  Antes del inicio de la ronda testimonial, cada una de las partes dio a conocer sus lineamientos.

   Desde la acusación intervienen la fiscal Marina Lara y los abogados Viviana Lozano (representa a García) y Gustavo Avellaneda (Santa Cruz). Asesoran a los imputados Carlos Carnevale, Germán Kiefl y Sebastián Cuevas, todos defensores oficiales.

   Lozano remarcó como agravante que al momento de los hechos García era menor de edad (tenía 17 años).

Declaró una víctima

   Después del segundo testimonio el tribunal escuchó a una de las víctimas del hecho, Andrea Santa Cruz

   Por pedido de la fiscal Marina Lara -aceptado por los jueces Hugo De Rosa, Ricardo Gutiérrez y Claudia Fortunatti- el testimonio se realizó a sala vacía, sin público ni prensa.

 

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias