Liga Nacional

"Estuvimos juntos y unidos como hacía tiempo no lo notábamos", dijo Sepo Ginóbili

7/5/2018 | 09:28 |

Bahía Basket perdió a Fjellerup en el inicio, disimuló el impacto y mantuvo en vilo a Obras, que finalmente ganó 89-80 el juego 1 de octavos. El análisis del técnico.

Foto: Prensa Obras Basket

Por Ricardo Sbrana / Enviado a Buenos Aires

(Nota publicada en la edición impresa)

   A pesar de la adversidad de perder a su jugador franquicia a 1m12s de iniciado el partido (ver aparte), Bahía Basket mantuvo su semblante. En adelante fue competitivo ante Obras Sanitarias y entró a los 3 minutos finales con posibilidades. Pero falló en el cierre y el equipo tachero se quedó con el primer partido (89-80), correspondiente a los octavos de final de la Liga Nacional.
   “Me gustó la unión, la entereza… Pudimos superar una situación grave como la lesión de Maxi en el inicio del juego. Pero jugamos siempre y estuvimos juntos y unidos como hacía tiempo no lo notábamos que estábamos”, afirmó Sebastián Ginóbili.
   La visita sobrellevó la baja de Fjellerup y no se despegó del plan de proponer intensidad en ambos vidrios, con inconsistencias al igual que su rival, pero con la energía y vías de gol suficientes como para mantenerse en juego y, por ejemplo, pasar al frente 71-70 con doble de Jamaal Levy a 8m16s del final.
Pero en adelante, algunos intentos errados de 3 le permitieron a Obras alejarse con Kemp como jugador desequilibrante (anotó 11 en el 1C y 7 en el último), aunque un buen pasaje de Parodi (2-3 en triples) arrimó al  bahiense 79-76 a 4m55s. del final.
   “Para ganar una serie con desventaja de localía tenemos que reducir la cantidad de errores. Nos tomaron muchos rebotes ofensivos, perdimos muchas pelotas. El partido lo ganaron ellos en los detalles, no con el juego en sí”, agregó el técnico de Bahía, en referencia a las 18 pérdidas (promedió 13,1 en fase regular) y 13 rebotes que le tomó Obras en su tablero.

Las estadísticas del partido


   El equipo rockero también apeló a sus múltiples vías de gol para terminar de decidir el encuentro, al sacar 11 a 1m50 en un pico logrado con doble de Kemp.
   Para Bahía significó el principio de un final que dejó bastante conforme a su DT.
   “Me gustó la intensidad, la forma en que jugamos y enfrentamos un playoff. Se supone que tiene que ser así, pero uno nunca sabe porque a veces uno da por entendidas algunas cosas. Esto es largo, tenemos que entender que esto sigue, aprender de los errores cometidos y ser un equipo mucho más consistente y sólido”, evaluó Sepo.
   La baja de Máximo Fjellerup, también mereció la opinión del entrenador.
   “Respecto de Maxi tendremos un diagnóstico más preciso mañana (por hoy). Veremos cómo evoluciona. Ojalá lo podamos contar para Bahía Blanca. Pero tampoco quiero pensar en eso. Que esté bien, se recupere”, comentó.
   Este episodio marcó una jornada de contrastes para la franquicia bahiense, porque anoche se produjo el regreso de Anthony Johnson tal cual él se lo había propuesto: en 5 meses y 5 días.
   Jugó 9m34s, hizo 2 puntos (1-6 en tiros de cancha), bajó 2 rebotes y dio 3 asistencias.
   “Estaba para jugar, pero está muy falto de básquet. Hace seis meses que no juega y no es un jugador muy dúctil con la mano. Le costó. Y cuando empieza a preocuparse por el rival, a pelearse y enredarse, nos saca bastante de juego a nosotros.    Por eso no volvió en el segundo tiempo. Pero en esos minutos entregó todo lo que tenía. Hay que llevarlo de a poco”, concluyó el DT.
   Mañana, el segundo capítulo de la serie al mejor de  cinco, continuando el viernes, en el Casanova.

La opinión de Zanzottera

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “Fue muy importante ganar el primer punto, tenemos que defender nuestra localía. Lo primero que se nos viene a la mente es felicidad”, dijo Tomás Zanzottera, escolta de Obras Sanitarias.
   “La clave fue la intensidad. Bahía es un rival muy intenso, sin ser redundantes. Tiene jugadores jóvenes, mucho talento. Físicamente son muy buenos y teníamos que equiparar sino también superar eso. Y lo hicimos”, agregó el de Pergamino.
   Consultado al respecto, Zanzottera también opinó sobre la lesión de Máximo Fjellerup.
   “Si bien Maxi es un jugador muy importante, ellos tienen muchos jugadores muy buenos. Sale uno y entra otro con la misma energía y talento. Esperemos que no sea grave. Obviamente es un jugador clave en la serie”, agregó el jugador aurinegro.
   Obras dio el primer paso en la serie. Sacó las mayores ventajas en el cierre del primer cuarto (23-14) y primeros minutos del segundo cuarto.
   Después, un desarrollo parejo hasta el quiebre definitivo a cuatro minutos del final.
   “Fue clave poder ganar el primer juego, porque es el que los equipos visitantes intentan arrebatar. Nos pudimos hacer fuertes en casa y para el segundo debemos hacer exactamente lo mismo”, concluyó Tomás Zanzottera.

Otra lesión fatídica que golpeó la expectativa de Bahía

   Otra vez la cancha de Obras. Y, de nuevo, una lesión de magnitud para Bahía Basket. Esta vez la sufrió Máximo Fjellerup. A 1m12s del inicio, el escolta tomó un lanzamiento doble y, al caer, pisó a Víctor Liz con su pie derecho. Se desestabilizó (hubo contacto, pero no se notó intencionalidad), puso el pie izquierdo como apoyo y sufrió el esguince de tobillo.

   De acuerdo con el kinesiólogo Leandro Amigo, Fjellerup tuvo “un esguince moderado”. Hoy le harán estudios para determinar el grado de la lesión.
   A las 20. El segundo punto se jugará mañana a las 20. En principio se había difundido el horario de las 21. Se explicó que de no haber actividades programadas en Obras, se busca jugar temprano.
   Todos 1-0. San Lorenzo 91, Peñarol 82; Instituto 81, Regatas 79; Quimsa 80, Estudiantes 74; La Unión 88, Hispano 65; Atenas 103, Olímpico 92; San Martín 85, Boca 70 y Gimnasia CR 89, Argentino 55.

   El dato. Obras es el equipo que, entre Súper 20 y Liga, utilizó mayor cantidad de foráneos: 13. Los vigentes: Liz, Kemp, Washburn, Juan Toscano Anderson y Eric Anderson (debutó anoche).

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias