"Donde hay injusticia, tengo que estar"

Nora Cortiñas, contra la justicia por mano propia: "No matamos a los torturadores de nuestros hijos"

24/3/2018 | 11:15 |

La Madre de Plaza de Mayo brindó una charla en el Aula Magna de la UNS previo al Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

Foto: Sol Azcárate

Por Sol Azcárate y Brenda Ghiberti.

   Nunca pensamos en matar a nadie ni en torturar a los que torturaron a nuestros hijos. Por eso somos emblema por el pedido de verdad y justicia.

   A Nora Cortiñas nadie puede hablarle de dolor. La dictadura militar le secuestró, torturó y desapareció a uno de sus hijos. Pero a ella y a sus compañeras de lucha, las Madres de Plaza de Mayo, las mueve ante todo el amor.

   Por eso se aterra cuando escucha hablar de "justicia por mano propia" o de matar a un chico por robar un celular.

   —Tiene que haber justicia. Nadie puede adelantarse a la muerte de una persona porque no esté de acuerdo o porque quiera agredirla, porque hay odio. 


***


   El Aula Magna desbordaba de gente. Todo el mundo quería acercarse a ella, aunque sea estirando un brazo para alcanzar sus manos. Y Nora no le mezquinó sonrisas a nadie. 

   Con una paz que pausaba todo a su alrededor, se frenó en la puerta de Colón 80 para ponerse su distintivo pañuelo blanco. Las Madres bien saben que la identidad es lo más importante.

   Nora vino ayer a Bahía Blanca para compartir la previa al Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia y no paró: les dio notas a diferentes medios de la ciudad y brindó una charla en la sede de la UNS, que quedó chica.

   42 años de lucha y 88 de vida no la achacan: la iluminan.

   Dice que nunca se imaginó vivir la desaparición de un hijo, pero que no dudó: "La justicia hay que salir a buscarla a la calle". Y ella primero salió por Gustavo y después siguió por los 30.000.

   "Donde hay injusticia, sé que tengo que estar", dijo acomodándose en el pecho una foto de su hijo que llevaba colgada del cuello.

   Su lucha no descansa. No se puede quedar tranquila. Ahora, junto a las demás Madres compañeras, mantiene los ojos bien abiertos ante la idea del Gobierno de darle a los genocidas el beneficio del 2x1 o la prisión domiciliaria.

   "Me parece aberrante. Un despropósito del Gobierno, una gran equivocación de hacia dónde quieren ir. No queremos que tenga ninguna consecuencia de violencia", opinó Nora, como siempre, con la paz como estandarte.

Es feminista

   —Me di cuenta de que era feminista cuando descubrí que tenía derechos además de deberes.

   Nora dice que hace pocos años que se está "arrimando" al feminismo, pero en realidad es una pionera. ¿Qué es ser feminista, si no es eso de hermanarse con otras mujeres para luchar por la igualdad de derechos?

   —No todas las mujeres queremos o soñamos lo mismo, pero la meta principal es la libertad.


***


    —Cada 24 de marzo es distinto, siempre hay algo nuevo por lo que marchar.

   Nora no le da vuelta la cara a nadie. Ella levanta muchas banderas: las de los grupos más débiles, las de los olvidados, las de los excluidos. Y así también es un poco madre de todos ellos.

   Lo extraña a su hijo Gustavo. Cada día lo extraña más. Pero la alivia saber que no está sola.

Nora y un ping pong 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias