Crónica de animales y animaladas

18/8/2017 | 21:57 |

Por
Walter Gullaci

Dos noticias relacionadas con animales abrieron sendos debates durante los últimos días. Y sabido es que para debatir, sobre lo que venga, estamos hechos a medida los argentinos.

Pero lo curioso es la enorme grieta que surgió entre quienes respetan y valoran al mundo animal y quienes, a la inversa, se sirven de él para somatizar en ellos malhumores, maltratos o amontonar trofeos de caza.

***

Por un lado, imputaron por maltrato animal al dueño de una mueblería del barrio de Palermo, en Buenos Aires, que exhibía un pony. La Justicia dispuso el traslado de "Tuco" a un campo de Pilar, donde se le efectuaron revisiones para conocer su estado de salud, al cabo en buen estado.

El debate surgió de manera instantánea, merced a la imposición mediática, entre quienes valoraron la iniciativa judicial y aquellos que irrumpieron en ira, pidiéndole a la Justicia que se dedique a lo verdaderamente relevante. Básicamente, a mandar presos a quienes hicieron un verdadero culto de la corrupción durante sus desempeños en la función pública.

Una discusión que se abre frente al hartazgo de una sociedad cada vez más vulnerable en su sensibilidad. Aunque, queda claro, la Justicia debe actuar y no hacerse la distraída en ninguno de los campos en los que tiene juridicción. Y en donde existan leyes que así lo ameriten.

***

Por el otro lado, llegó la noticia de un argentino que junto a un grupo de cazadores seguía a una manada de elefantes en Namibia, África , y finalmente murió pisoteado por uno de los paquidermos.

El cazador, José Antonio Monzálvez, de 46 años, residía en Neuquén y trabajaba para una compañía petrolera. Al momento del hecho, portaba un permiso de caza y estaba acompañado por un compatriota y tres lugareños.

Aquí el debate se dio entre quienes ven estos actos como criminales hacia la especie animal, más allá de estar o no en extinción, y aquellos que defienden a ultranza el extraño "deporte" de matar.

Y, la verdad, aquí la discusión no debería ser tal.

¿Cómo interpretar los efectos "de adrenalina" o "emoción" que surgen de apretar un gatillo contra un ser vivo en total estado de indefensión?

En esos términos, no habría discusión que valga...

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias