PASO: el juego de las diferencias

12/8/2017 | 19:50 |

Por
Maximiliano Allica

Esta vez como nunca, las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias no resuelven candidaturas sino la pole position de cara a las elecciones generales del 22 de octubre. El resultado no será definitivo, pero sí significativo. La diferencia entre quienes queden en primer lugar y sus perseguidores puede cambiar el tablero incluso antes de lo previsto.

En lo alto de las boletas, Cristina Kirchner parte como favorita. Pero tiene un problema. Es difícil que sus números crezcan dos meses después. Su intención de voto es fuerte pero también su imagen negativa. Quien no la elija ahora, difícilmente lo haga en la general.

Ese límite la podría debilitar contra quien obtenga el segundo puesto. Tras un escenario de dispersión en el voto por las múltiples opciones de agosto, la experiencia de las PASO indica que el electorado se reconcentra en octubre entre las opciones más competitivas. La famosa polarización.

Si Esteban Bullrich o Sergio Massa, quien resulte segundo, queda a 3-4 puntos o menos de Cristina, seguramente absorberá voluntades de otros espacios y el resultado podría revertirse. Una distancia mayor en primera vuelta sería mucho más dura de descontar y dos de tres bancas del Senado irán a Unidad Ciudadana. Sobre todo, Cristina se instalará como la única contrafigura de Cambiemos.

El riesgo mayor para la exmandataria es no ser primera. Ahí vendrá una discusión de fondo de cara a 2019: quién se queda con el liderazgo del peronismo.

En cualquier circunstancia, si Florencio Randazzo no pasa hoy del 5% comenzarán las presiones para que se baje y no le quite competitividad a las otras listas peronistas.

En Bahía Blanca parte como favorito Cambiemos, que casi no mostró a sus precandidatos y se montó a la campaña nacionalizada, con María Eugenia Vidal como eje. Aquí confían en que la gente valore la gestión de poco más de un año y medio. La división del electorado peronista, además, podría ser una ayuda para nada menor.

Este turno electoral permitirá dilucidar si Marcelo Feliú, nuevamente atrapado en una boleta que le resta más de lo que suma, logra mantenerse en posición expectante. Un eventual segundo lugar de los aspirantes a concejales de Cumplir sería para que celebren.

Otra incógnita interesante es cómo le irá al cristinismo, tras la magra performance del FPV en 2015. En la interna local, más allá de quién se imponga entre Rodolfo Lopes y Carlos Quiroga, a partir del lunes quedará por resolver si el perdedor se suma sin problemas a la boleta del otro (como corresponde) o ensaya una elegante retirada. En caso de dar un paso al costado, algo más: hay que ver si el derrotado ayuda al ganador o considera que la mejor medicina contra el gobierno local es alguna otra boleta de raigambre peronista.

En 1País también puede haber ruido. No hay primarias con eliminación sino dos colectoras, encabezadas por Martín Salaberry y Fabián Lliteras. Cualquiera de ambos que no llegue a un decoroso 5-6% será invitado a retirarse para no restarle posibilidades a la otra lista.

Más atrás, el Frente de Izquierda (PO y PTS) sueña con dar la sorpresa. Hace cuatro años sintió que estuvo cerca de lograr su primera concejalía.

En cuestión de horas se terminarán muchas de estas especulaciones. Y se acentuarán las otras.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias