Croissants en Juncal y Uruguay

17/4/2016 | 00:13 |

Por
Maximiliano Allica

Sesenta y dos pesos cuesta un café con medio tostado en el bar Melody, en la esquina de Juncal y Uruguay, justo en diagonal al departamento de Cristina Kirchner. A partir de las 6 o 7 de la tarde ya no quedan medialunas. Los militantes en vigilia usan al bar para el refrigerio, reparo de la lluvia y los alivios privados. El agua para el termo la empezaron a cobrar 10 pesos. Caras de sorpresa. La juventud esperaba que fuera gratis.

La grieta es un permanente escupitajo para arriba. Los que ironizaban con Lázaro Báez, se quedaron fríos con los Panamá Papers. Los que se quejaban del vallado anti-popular del 11 de Abril en Bahía Blanca, quedaron en silencio por el vallado de La Cámpora el #13A. Si un mismo hecho me parece mal hoy y aceptable mañana, eso se llama oportunismo. Si el choreo o el atropello me parecen mal siempre, no importa de dónde vengan, eso se llama valores.

"A las ratas me conviene matricularlas", intentó bromear la presidenta del Consejo Escolar, días después de que la vice fuera invitada a renunciar por decir "el que tiene hambre come cualquier cosa". A las autoridades educativas hay que enseñarles que sujeto y predicado forman un mensaje. Ojo.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Siempre hay otra mirada. Un taxista porteño me dice que, antes que Uber, le preocupan los remises truchos. Y agrega que el gobierno no los sanciona para no quemar fuentes de laburo, incluso si son en negro. Argentinos, somos lo que podemos.

Melody es un café sin lujos, de paredes blancas pintadas hace mucho y mesas chicas de madera. Casi un oasis nac&pop en medio de negocios chic. La panadería de al lado vende croissants a 16 pesos; en las dos zapaterías de mujeres que le siguen me dio vergüenza preguntar.

Cada vez que un auto saluda a los bocinazos en Juncal y Uruguay, la militancia responde con aplausos y cantitos. Un vecino se queja desde un edificio cercano. "Bajá si tenés huevos", se envalentonan de a 40. Un taxista pasa por segunda vez y hace la V. Vuelve a explotar la tribuna y pide por Cristina. Pueblo y líder encontraron un nuevo balcón.

Dudo si quedarme a esperarla o sigo. Me compro dos croissants.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias