CON LAS FORMAS DEL AYER

Más por menos

15/3/2016 | 00:12 | Escribe Mario Minervino

Hace 49 años, en marzo de 1967, abrió sus puertas el supermercado Don Diego, emprendimiento comercial pionero que modificó el sistema de venta de mercaderías en la ciudad.

Ubicado en calle San Martín 222, Don Diego fue materializado por inversionistas bahienses dirigidos por el empresario Diego Meyer, quien contrató a Fred Glass, un “atildado ejecutivo americano”, para que realizara un amplio estudio de mercado y así avalar el emprendimiento.

Con una superficie de 2.500 m2, la empresa realizó una fuerte campaña publicitaria, en la cual el slogan de comprar “más por menos” se impuso entre los bahienses.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Don Diego fue el primer supermercado en abrir sábados y domingos. “Esos días -aseguró un directivo-, la mujer conjuga los dos elementos ideales: el marido que paga y el coche que transporta lo comprado”.

Poco más de siete mil personas eran atendidas cada fin de semana, funcionando a pleno las 13 cajas, los 180 carritos y el inédito efecto de “compra por impulso”, donde la vistosa presentación de la mercadería, el precio a la vista y la diversidad de marcas, “impulsa a realizar compras no previstas”. El supermercado impactó además con sus empleadas vestidas con diseños especiales de la boutique María Candela, música funcional -“vía cable aéreo”- de Aries Ambiental y un sector para niños -Diegolandia- con “divertidos juegos mecánicos”.

Muy pronto, abrió sucursales, a las que llamó “fortines”, en Don Bosco al 1700, 12 de Octubre y Trelew, Malvinas y Rondeau, barrio Rosendo López y Sierra de la Ventana. Competía así con Sados y la Cooperativa Obrera.

La propuesta de Don Diego terminó en 1974, cuando su pasivo de 700 millones de pesos moneda nacional llevó a la firma a formalizar la convocatoria de acreedores y al cierre de su casa central.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias