PUNTO DE VISTA.

¿Quién fue José María Minella?

7/2/2016 | 00:32 | Por Sergio Peyssé

“Sí, dale, si acá en Mar del Plata nunca se lo valoró ni por lo que fue ni por lo que hizo”. Encontré eco y consenso entre los periodistas que, por trabajar en distintos medios de esta ciudad que no descansa nunca, cubren a Aldosivi y también los famosos torneos de verano que año tras años le ponen música, colorido y calor al estadio José María Minella. Pero: ¿Quién era?

Sin dudas fue y es, a casi 35 años de su fallecimiento, el futbolista más relevante de esta Mar del Plata cuna de deportistas destacadísimos en otras disciplinas donde no hay una pelota de por medio.

Minella nació el 6 de agosto de 1909 y de muy chiquito eligió ir a patear al club Independiente. Pasó por todas las categorías y siempre fue el más destacado de los equipos que integró. En 1929 llegó a Gimnasia de La Plata, y ese mismo año consiguió su primer campeonato amateur.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

En el “Lobo” integró el famoso equipo de “El Expreso”, esos jugadores que, en 1933, en señal de protesta por los reiterados fallos arbitrales en contra, en el Viejo Gasómetro de San Lorenzo, se sentaron en el campo de juego y eran goleados 7-1 por el Ciclón hasta que el referí detuvo el partido por el papelón que generaba dicha situación.

En 1935 lo compró River y ahí empezó su meteórica y exitosa carrera. Obtuvo 5 títulos de AFA y dos Copas Internacionales. Fue el capitán en los campeonatos logrados en 1936 y 1937, y en 1941 fue el volante central de aquel famoso conjunto Millonario que descollaba con una delantera denominada “La Máquina”.

Fue tanta la idolatría del hincha de River hacia él, que enseguida de su retiro, dirigió a la Banda en 1947, permaneciendo 12 años de corrido y obteniendo los certámenes oficiales del 47, 52, 53, 55, 56 y 57. Después fue entrenador de Newell's, América de Cali y otra vez River, en 1963. El mundo futbolístico lo pidió para la Selección Argentina, casaca que vistió cuando la albiceleste se quedó con las Copas América de 1937 y 1941. Debutó en ese cargo logrando la Copa de Naciones disputada en Brasil, y consiguió la clasificación al Mundial de Inglaterra 1966, aunque una interna en AFA provocó su salida, llegando Osvaldo Zubeldía primero y Juan Carlos Lorenzo después.

Ahí le puso fin a su relación con el fútbol. Su nombre no recorrió mas cerebros memoriosos, hasta que el periodista marplatense Mario Trucco luchó para que el estadio Mundialista de la Feliz lleve su nombre.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias