CON LAS FORMAS DEL AYER

Monseñor Astelarra

22/8/2008 | 09:00 | Hace 65 años, en agosto de 1943, falleció monseñor Leandro Benito Astelarra, primer obispo de Bahía Blanca. Poco más de ocho años habían transcurrido desde el 23 de marzo de 1935, en que las calles bahienses se vistieron de fiesta, "se prodigaron las flores y exultaron los corazones", ante un acontecimiento trascendental para la vida local, como fue la llegada de su primer obispo.


 Hace 65 años, en agosto de 1943, falleció monseñor Leandro Benito Astelarra, primer obispo de Bahía Blanca.


 Poco más de ocho años habían transcurrido desde el 23 de marzo de 1935, en que las calles bahienses se vistieron de fiesta, "se prodigaron las flores y exultaron los corazones", ante un acontecimiento trascendental para la vida local, como fue la llegada de su primer obispo.


 Astelarra, nativo de Campana, tenía entonces 52 años de edad. Se lo presentó como un excelente "pastor de almas" y un conocedor de los problemas económicos y sociales del país.


 Fue fundador de las parroquias San Juan Bosco, Santa Teresita y San José, entre otras, además de crear el seminario de Adolfo Gonzales Chaves.


 "Al morir monseñor Astelarra, deja, a modo de herencia, la grandeza moral de sus actos, la belleza de su alma limpia de flaquezas humanas y la transparencia de una vida vivida en plenitud de gracia cristiana", señaló este diario.


 Conocida la dolorosa noticia, el comisionado municipal, coronel (R) Rómulo Betnaza, estableció honores de gobernador para el prelado, manteniendo durante ocho días la bandera a media asta en todos los edificios municipales.


 Las capilla ardiente fue instalada en el salón de la Curia y las exequias tuvieron lugar en la iglesia catedral, ante un gran número de fieles, obispos y sacerdotes. Allí fueron inhumados sus restos, mientras las campanas del templo doblaban a muerte.







Mustang Cloud - CMS para portales de noticias