FUTBOL / PRIMERA MEDALLA DORADA DE LA HISTORIA

Se llenaron de oro

29/8/2004 | 09:00 | El fútbol argentino logró la primera medalla de oro olímpica de la historia al imponerse su seleccionado al de Paraguay por 1 a 0, en la final de los Juegos de Atenas 2004. El tanto anotado por el goleador del certamen, Carlos Tevez, a los 18 minutos del primer tiempo, que le dio la victoria al representativo albiceleste, volvió a colocar también al deporte argentino en la cima de un podio olímpico después de 52 años, desde aquel Helsinki 1952 en que los remeros Tranquilo Capozzo y Eduardo Guerrero se apropiaron de la última medalla de oro para el país.

Se llenaron de oro . Deportes. La Nueva. Bahía Blanca




 El fútbol argentino logró la primera medalla de oro olímpica de la historia al imponerse su seleccionado al de Paraguay por 1 a 0, en la final de los Juegos de Atenas 2004.


 El tanto anotado por el goleador del certamen, Carlos Tevez, a los 18 minutos del primer tiempo, que le dio la victoria al representativo albiceleste, volvió a colocar también al deporte argentino en la cima de un podio olímpico después de 52 años, desde aquel Helsinki 1952 en que los remeros Tranquilo Capozzo y Eduardo Guerrero se apropiaron de la última medalla de oro para el país.


 Un logro este que, por ejemplo, no tiene el archirrival futbolístico de los argentinos en Sudamérica, Brasil, que no llegó a este certamen precisamente porque los de Marcelo Bielsa y Paraguay lo eliminaron en el Preolímpico de Chile en enero pasado.


 Las frustraciones de Amsterdam 1928, cuando perdió la anterior final sudamericana en los Juegos ante Uruguay, por 2 a 1, y de Atlanta 1996, en que Nigeria le arrebató el título sobre la hora al superar por 3 a 2 al conjunto dirigido entonces por Daniel Passarella, ayer terminaron de la mano de Bielsa.


 Y bien vale la referencia para el técnico rosarino, quien a partir de esta conquista tiene su merecida reivindicación ante la opinión pública, que lo defenestró después del fracaso mundialista de Corea-Japón 2002 y ahora deberá reconocerle sus dotes de buen profesional y, sobre todo, de tipo intachable desde sus valores morales.


 Algo parecido, aunque con otras características, corresponde al capitán Roberto Ayala, quien quedó involucrado en aquella final de Atlanta, en la eliminación con participación directa ante Holanda en el mundial de Francia 1998 y en la reciente Copa América de Perú.


 Pero más allá de los individuos, esta fue una conquista reivindicatoria para el fútbol argentino en general, que más allá de las conquistas de los seleccionados sub 20 de José Pekerman, venía de golpe en golpe tanto en mundiales como en Juegos Olímpicos y en Copa América.


 Mientras que para los paraguayos tuvo un significado también conmocionante y emotivo, porque alcanzaron para su país la primera medalla en unos Juegos Olímpicos, quedando solamente Bolivia sin preseas en el ámbito sudamericano.


 Y los primeros indicios de que esta histórica jornada podía ser propicia para Argentina pasaron por la confirmación de la ausencia del temible delantero José Saturnino Cardozo en el equipo paraguayo.


 Es que sin su máximo referente Paraguay debió apelar a sus "recursos naturales", que pasan por la proyección de sus laterales y los pelotazos cruzados para el ingreso de algún volante o delantero con presencia en el juego aéreo.


 Con Cardozo, en cambio, el conjunto de Carlos Jara Saguier buscó más la definición por abajo (así convirtió sus dos goles en la semifinal ante Irak).


 Por eso el arranque del encuentro mostró al equipo ayer vestido de amarillo tratando de imponer condiciones con más potencia de juego y apostando a la búsqueda del esta vez solitario Fredy Bareiro.


 Pero Argentina no se atribuló por esta presión inicial de su rival y conforme empezó a hacer pie en el fondo, pudo desplegar su fútbol del medio hacia delante.


 Y claro, de eso al gol había solamente un paso, que a los 17 minutos iba a darlo, como fue costumbre a lo largo del certamen, el goleador de la competencia, Carlos Tevez, quien primereó a la defensa paraguaya en el primer palo tras un centro de Mauro Rosales y anterior escalada de Fabricio Coloccini.


 Ya en desventaja, los guaraníes volvieron a ejercer presión con su juego frontal, que en los minutos posteriores al tanto de Tevez hizo padecer a la última línea argentina.


 Hasta que nuevamente, de a poco, el equipo de Marcelo Bielsa recuperó la pelota con Javier Mascherano como abanderado y a manejarla con D'Alessandro, Tevez, Luis González, Rosales por derecha y Delgado por izquierda.


 Así encontró el final del primer tiempo a Argentina, como un preanuncio de lo que ocurriría en la etapa final, cuando dominaría casi a voluntad pero fallaría una y otra vez en la definición.


 Esa fue la síntesis de lo que aconteció en el segundo período, cuando Argentina dispuso de los espacios físicos y los tiempos psicológicos como para rematar el resultado.


 Argentina demolió literalmente desde lo futbolístico a su adversario en los 45 minutos finales, creándole clarísimas opciones para aumentar y desequilibrándolo hasta la exasperación, lo que los llevó a cometer violentas infracciones y terminar el partido con dos hombres menos.


 Pero los goles perdidos hicieron sufrir innecesariamente a los argentinos, que dilapidaron sucesivas oportunidades en los pies de Luis González (el arquero Diego Barreto le tapó un increíble mano a mano en la línea de gol), Tevez, D'Alessandro, Rosales y Delgado.


 Era goleada y terminó apenas por un gol de diferencia, como para no perder la costumbre de palpitar hasta el final, de ganar después de padecer, para saborear más lo conseguido.


 Pero fue absolutamente justo y contundente el éxito del equipo nacional, que arrasó con todos sus rivales, ganó los seis partidos que jugó, sumó 17 goles y no le convirtieron ninguno, tuvo al goleador del campeonato (Tevez con ocho tantos) y reivindicó la imagen de un enorme entrenador como Marcelo Bielsa.


FútbolJuegos Olímpicos

Argentina1

Lux8

Coloccini6
Ayala7
Heinze6

L. González6
Mascherano6
Ch. González6
D'Alessandro5

Rosales7
Tevez8
Delgado5

DT: M. Bielsa

Paraguay0

D. Barreto5

E. Martínez2
Gamarra6
Manzur5
Esquivel5

E. Barreto5
Enciso4
Figueredo6
Torres5

Giménez5
Bareiro5

DT: C. Jara Saguier

PT. Gol de Tevez (A), a los 17m.

ST. No hubo goles. Fueron expulsados E. Martínez (P), a los 21m. y Figueredo (P), a los 37m.

CAMBIOS. 75m. C. Rodríguez por Delgado, en Argentina; 52m. O. Díaz (5) por Enciso, 70m. Cristaldo por E. Barreto y 75m. J. González por Esquivel. en Paraguay.

ARBITRO. Kyro Vassaras (Grecia).

ESTADIO. Karaiskaki.



El camino hacia el oro

RivalResultadoGoleadores
Serbia6-0Tevez --2--, Delgado, Ch. González, Heinze y Rosales
Túnez2-0Tevez y Saviola
Australia1-0D'Alessandro
Costa Rica4-0Tevez --3-- y Delgado
Italia3-0Tevez, L. González y M. González
Paraguay1-0Tevez

PJGEPGfGc
6600170

El plantel
JugadoresMinutos
Roberto Ayala540
Luis González540
Javier Lux540
Javier Mascherano540
Fabricio Coloccini517
Carlos Tevez491
Christian González475
Mauro Rosales472
Gabriel Heinze467
Andrés D'Alessandro449
César Delgado428
Clemente Rodríguez137
Nicolás Burdisso106
Javier Saviola91
Mariano González90
Nicolás Medina67

























































































 Nota. Wilfredo Caballero y Luciano Figueroa integraron el plantel, pero no jugaron.

Las amarillas
JugadorTarjetas
Ch. González2
D'Alessandro1
Delgado1
Lux1
Ayala1
Coloccini1
Heinze1
Medina1


D'Alessandro destacó el logro


















 El delantero Andrés D'Alessandro sostuvo que el equipo argentino quedó en la historia al obtener la medalla de oro en los Juegos Olímpicos y añadió que formar parte de este plantel fue una sensación única.


 "Esto se lo vamos a contar a nuestros hijos, nos sentimos privilegiados por haber conseguido algo tan grande", explicó el jugador de Wolfsburgo de Alemania.


 "Detrás de todo esto están nuestras familias y para ellos también es esta medalla", señaló el habilidoso futbolista.


 En ese sentido, destacó la actuación del seleccionado.


 "Mostró un gran rendimiento, por algo ganó todos los partidos y no tuvo goles en contra", dijo al respecto.


 Por su parte, el arquero Germán Lux también dio su particular opinión.


Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

 "Es una alegría enorme, la verdad es que en el podio se me aflojaban las piernas".


 En tanto, Javier Mascherano remarcó que pasaron muchos equipos a lo largo de la historia y no pudieron lograrlo.


 "Por suerte, a nosotros se nos dio", sostuvo el volante central.

Coloccini: "El secreto fue la unión del grupo"






 El defensor Fabricio Coloccini aseguró que el secreto del triunfo de Argentina estuvo en la unión del plantel.


 "Este grupo desde hace dos meses venía buscando triunfos importantes y se lograron; lo que nos llena de alegría a todos", afirmó.


 "El secreto estuvo en la unión del grupo, en como se comprometió cada uno con el compañero", dijo.


 Para el jugador, el triunfo de Argentina fue histórico, no sólo porque llega 52 años después del último oro argentino, sino también porque han sido capaces de mantener a cero en su valla.


 "Los Juegos representaron una gran experiencia, tanto como deportista como persona", concluyó.

Rosales: "Un premio a todo el esfuerzo"






 El atacante Mauro Rosales aseguró que el oro logrado para pagar la deuda que tenía el fútbol argentino.


 "Esta medalla no se puede comparar con nada, porque toda Argentina está feliz y el fútbol argentino necesitaba una alegría como ésta. La deuda que tenía pendiente el fútbol argentino la saldamos hoy (por ayer)", aseguró el delantero.


 "El oro es un premio a todo el esfuerzo del grupo, que sirvió para poder cumplir los objetivos que nos habíamos fijado".


 "Dedico el triunfo a todos los que me ayudaron, que estarán siempre en mi corazón porque me han hecho el hombre más feliz del mundo", finalizó.

Bielsa no consideró el logro como un desquite






 Marcelo Bielsa, entrenador del seleccionado argentino de fútbol, aseguró que no tomó este triunfo como respuesta a ninguna circunstancia anterior y que considera la victoria como una alegría genuina.


 "Ganar la medalla dorada es una obtención de mucha dimensión y estoy contento de manera proporcional al logro. La sensación de constante inestabilidad y análisis sobre lo que uno hace es inherente al fútbol profesional y estoy acostumbrado. No vivo esta alegría como respuesta a ninguna cuestión anterior. Es en sí misma un alegría genuina", aclaró el entrenador.


 De esa forma Bielsa no intentó pasarle facturas a sus detractores en un momento de gloria, luego de que su equipo obtuvo una presea dorada olímpica para el deporte argentino luego de 52 años de abstinencia.


 Bielsa evaluó el rendimiento del equipo argentino en el torneo afirmando que siempre jugó bien.


 El paso a paso del equipo albiceleste hacia el oro fue descripto por el entrenador.


 "Argentina jugó bien con Serbia y Montenegro, con Túnez tuvo menos continuidad, ante Australia fue el partido más áspero, con Costa Rica se jugó bien de punta a punta y ante Italia fue un partido para recordar".


 La final, definida ante los paraguayos por 1-0 con gol de Carlos Tevez, también fue evaluada por el técnico.


 "La diferencia fue holgada y salvo en algún momento intermedio del primer tiempo, con un leve dominio paraguayo, Argentina tuvo buen comienzo y buen cierre. La producción fue regular".


 Bielsa admitió la falta de pasión en el entorno que rodeó la competencia olímpica y dio su parecer sobre los motivos que pudieron haber motivado la frialdad de los que presenciaron los partidos.


 "Los observadores del fútbol olímpico tiene un óptica más desapasionada y analítica, que rescata lo que el fútbol ofrece como belleza", explicó el ex entrenador de Newell's y Vélez.


 Ese aspecto le resultó por demás atractivo a Bielsa, quien continuó con su observación.


 "Las jugadas con una cuota de belleza fueron reconocidas con exclamaciones, en un gesto inequívoco de que las habían percibido. Pero la gente tuvo una forma diferente de vincularse con el fútbol, menos con los colores y más con la expresión del juego mismo", destacó.


 Y también habló sobre la posibilidad de que el equipo no repita el mismo rendimiento que logró en los Juegos al no contar con una preparación tan extensa.


 "Nunca considero la falta de preparación como una cuestión determinante en la producción del equipo, considerando que se compitió con rivales en igual situación", concluyó.

"Kily" González festejó como pocos






 El volante Christian González aseguró que la medalla de oro conseguida en los Juegos Olímpicos de Atenas le permitió sacarse una espina por las frustraciones que sufriera él a lo largo del proceso encabezado por Marcelo Bielsa.


 "Hoy (por ayer) se me dio la posibilidad de estar feliz, de estar contento por haberme sacado una espina, porque nunca había podido ganar nada con la selección, y hoy ganamos la medalla de oro, después de 52 años, de una manera contundente", dijo González.


 "También me quiero acordar de un grupo de jugadores que sufrió mucho por no estar acá, y en especial del "Juampi" Sorín que es una persona extraordinaria como los otros muchachos, pero con él se dio una situación particular porque compartimos la habitación durante la Copa América", añadió el mediocampista del Inter.


 Christian también analizó su producción individual.


 "Durante casi todo el partido traté de no atacar tanto por el miedo de que nos hagan un gol de contra, porque además sabíamos que tarde y temprano iba a llegar el gol.


 Por último, el "Kily" expresó que escuchar el himno argentino en el podio después de recibir la medalla e identificarse con la gente que estaba en las tribunas es algo que no se puede explicar.











Mustang Cloud - CMS para portales de noticias