201 partidos en el banco del globo

Un "Potro" indomable que ya dejó su huella indeleble en el Bulevard Juan B. Justo

26/9/2021 | 06:05 |

Gustavo Echaniz se convirtió en el DT con más partidos en la historia de Huracán de Ingeniero White, superando la marca de Bartolomé "Chiquito" Lliteras. " Esta es mi segunda casa", expresó el orientador de San Nicolás

Por Fabián O. Rodríguez / La Nueva.

   En el fútbol actual parece una utopía superar los 200 partidos como DT de un mismo equipo. Sin embargo todavía hay algunas raras excepciones que ameritan un reconocimiento generalizado. Gustavo Echaniz no nació ni se crió en el Bulevard Juan B. Justo, pero ya un hijo adoptivo del barrio que tiene al club Huracán en su corazón. El “Potro” alcanzó la friolera cifra de 201 cotejos al frente del Globito para eclipsar por un cachito de historia al enorme Bartolomé “Chiquito” Lliteras.

   Con mucha emoción, el orientador recibió el merecido homenaje en el choque ante Fútbol y Tenis de Mayor Buratovich, justo con su hijo Fabián –ofició de médico-- como testigo.

   El cuadro dirá que Echaniz dejó atrás 200 historias desde el banco albirrojo, aunque aún tiene mucho por contar.

   --¿Recordás el primer partido?

   --Creo que fue contra Rosario, en cancha de Comercial. Empatamos 1-1, me parece que el gol lo anotó Matías Vásquez. (NdR: fue 2-2, con tantos del mencionado Vázquez y Víctor Torrero. Para el elenco de la casaca francesa facturaron Agustín Trotta y Miguel Sanhueza).

   Aquel 14 de junio de 2015 fue el puntapié inicial del “Potro” en el Globo y repasó sus inicios.

   “Yo estaba operado de la cadera, recibí un llamado, me reuní en ese momento con Victor Hugo Iglesias, llegamos a un acuerdo en lo económico, le presentamos el proyecto, después hablamos con Marcelo (Osores) y arrancamos. Era un momento difícil del club, porque no estaba muy bien; y ese año llegamos a pelear arriba; jugamos un partido muy bueno con Liniers en los cruces que empatamos 2 a 2 y quedamos afuera. Pero después trajimos tres refuerzos y tuvimos la suerte de salir campeón después de 45 años”, rememoró.

   --Y mal no te ha ido.

   --La verdad que no. Creo que hemos estado bastante bien, todos los jugadores que vinieron entendieron el mensaje de pelear siempre por cosas importantes y en la mayoría de los torneos hemos estado jugando finales, semifinales o cruces decisivos. 

   --Incluso, muchas veces peleando en varios frentes.

   --Tal cual. Tuvimos un excelente Torneo Federal, cuando ascendimos. Son muchas cosas, la mayoría muy buenas y siempre recalco el profesionalismo de todos los jugadores que he tenido en todas las temporadas.

   --¿Te sentís ya un hijo adoptivo del club?

   --Lo importante es el cariño que me tienen hoy. Para mí fue una linda sorpresa el cuadro; tengo el de los 150, ahora el de 200. Más que nada el cariño de la gente, el respeto de los jugadores y el de los dirigentes. Esta es mi segunda casa; me han tratado como si hubiera nacido en el Bulevard desde que llegué, siempre lo digo. Eso para uno es una satisfacción; ni hablar de quedar hoy en la historia, de ser el técnico que más partidos ha dirigido en esta institución. Y sobre todo, pasar a un emblema como “Chiquito” Lliteras (Bartolomé), que es como un Maradona o un Messi en Huracán.

   --En la actualidad, no hay muchos casos como el tuyo.

   --Es muy difícil. En Primera te dan 10 partidos; en el Nacional 6 o 7; en el Federal, por ahí te aguantan un poco más en algunos equipos; y en la Liga del Sur también he visto que cambian entrenadores. Que uno siga al frente del equipo, peleando los dos frentes… Nosotros estamos punteros en la Liga, tuvimos un partido muy malo pero seguimos punteros, el domingo (por hoy) va a ser un lindo partido porque Olimpo ganó y está a dos puntos nuestro. Estamos de poder meternos entre los 4, apuntando obviamente siempre al 1. 

   --¿Te gusta más este formato de A y B?

   --Para mí, el torneo está muy lindo. En Primera, salvo Olimpo y Huracán, tenés 6 equipos en 3 puntos; es decir, 6 que pueden pelear por entrar entre los 4 y que pueden pelear por no descender. Te motiva, pone un campeonato lindo. Lo mismo en el Promocional, porque entre 4 o 5 puntos están los 7, y clasifican 4. A mí me gusta este tipo de torneos.

   --No es sencillo afrontar la doble competencia.

   --Si yo tengo que sacar lo que vi con Villa Mitre y lo que pasó con Olimpo, ahí te das cuenta que los dos equipos que no pararon tienen una ventaja, sobre todo en lo físico. En el roce, en el entrenamiento día a día. Creo que el torneo se tiene que jugar sábados y domingos, algún feriado, pero no entre semana, cuando vos tenés otro torneo. Creo que hay que respetar un poquito a los clubes en eso. En el partido que jugué con Villa Mitre y hoy, no me gustó. Porque ya es la segunda vez que me pasa: una vez me pusieron el sábado el clásico con Comercial y el domingo jugué el primer cruce con Otamendi (Circulo Deportivo), y otra vez lo mismo. Contra Tenis tenía un colchón de goles, pero ¿qué hubiera pasado si hubiera empatado 1-1 allá? Y a esas cosas tenemos que estar atentos todos para que no vuelvan a pasar.

   --¿Cuál es la prioridad?

   --Cuando nos dijeron que íbamos a jugar este torneo hablé con los jugadores, sabíamos que éramos un plantel corto, con muchos juveniles. Ellos estuvieron de acuerdo que íbamos a ir por todo; hoy querían jugar todos, los que jugaron ayer también. Pero ya me equivoqué una vez, y otra vez no lo vuelvo a hacer. Vamos a ir paso a paso y siempre lo digo, para mí la prioridad es la Liga del Sur. Yo la respeto mucho y voy a tratar de hacer el mejor torneo en la Liga del Sur”.
   “A medida que vayan pasando los partidos iremos viendo, pero la prioridad la va a tener la Liga del Sur”, amplió.

Se siente con energía

   --¿Qué tiene este Echaniz de 61 años que no tenía cuando era más joven?

   --Tranquilidad. Uno año a año fue aprendiendo. Tuve muy buenos técnicos en Olimpo. Y me llenó de satisfacción que me haya llamado Carlitos González, el ayudante de campo de Gustavo Alfaro en Ecuador, saludándome por los 200 partidos, con un saludo grande del propio Gustavo y de Sergio Chiarelli. Y esas son las cosas que te llegan en lo profundo. Hoy, con la entrega de plaquetas, que haya estado mi hijo (Fabián) de médico… Todas esas cosas te van sumando experiencia. Y después, creo que he aprendido mucho en los entretiempos, en la visión del primer tiempo al segundo. Eso es algo que siempre le respeté y valoré a Julio Falcioni que me dejaba entrar a sus charlas; para mí fue el técnico que siempre mejor vio los errores que cometías en el primer tiempo. Y de esas cosas también fui aprendiendo.
   “Por eso te digo siempre los DT que nos marcaron en Olimpo, porque habían algunos que no te dejaban entrar ni al vestuario. Pero otros, como Gustavo Alfaro, Falcioni, Trossero, Gregorio Pérez, Saporiti… Yo tuve la suerte de ser ayudante de campo de un ayudante de campo campeón del mundo. Y cuando nos fuimos de pretemporada me dijo ‘vos vas a manejar toda la pretemporada con el profe’. Y para mí era una satisfacción que un tipo de la trayectoria de Roberto te de el plantel al mando. Todas esas cosas se te van metiendo en el día a día”.

   --A propósito, ¿a qué colegas tenés como referentes?

   --Yo soy muy bielsista, toda la vida lo he sido. Aparte es de mi escuela, la de Newells. Creo que Marcelo Gallardo está 3 o 4 pisos arriba de todos los demás; no solo por lo que ha conseguido sino por cómo juega el equipo. Me gusta y tengo amistad con Sebastián Beccaccece, me gusta cómo hace jugar a sus equipos.

   --¿Y de los de acá?

   --Emi Ortiz y Martín Carrillo son el presente de los técnicos jóvenes. Después, Walter Carrio, Schumacher (Horacio) y Gastón Sancho representan el futuro. Creo que todos esos chicos tienen un futuro muy grande dentro de la Liga del Sur. Espero que los clubes de acá los sepan aprovechar; y darles las posibilidades de no resultados, sino trabajo a largo plazo. Como tuve la suerte yo en Huracán. Hoy conmigo juegan chicos que cuando llegué tenían 14 años: Facundo Díaz, Andragñez, un poquito más grande Gonzalo Díaz… Cuando yo llegué, subí a todos esos chicos y hoy todavía están conmigo. Ellos ya saben cómo trabaja el entrenador, yo ya los conozco como si fuera el papá, y todas esas cosas te las da el tiempo. Eso es lo que pretendo que los clubes les den a sus entrenadores.

   --¿Los equipos de Echaniz que no te pueden resignar?

   --A mí me gusta que mis equipos sean ordenados, pero siempre llevo la escuela de lo que me enseñaron cuando empecé, que es la escuela de Newell’s, del buen fútbol, de la pelota al piso, de tratar bien el balón, de no ser un equipo mala leche, golpeador. Así me gusta jugar.


LA FRASE
   “Siempre tengo en el estómago esas ganas de triunfo. El día que no sienta más eso, no dirijo más”.

La compu de "Cocho"

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias