Bahía Blanca | Domingo, 19 de mayo

Bahía Blanca | Domingo, 19 de mayo

Bahía Blanca | Domingo, 19 de mayo

Más de 100 víctimas de Larry Nassar recibirán una millonaria suma del gobierno de EE. UU.

El Departamento de Justicia abonará una suma indemnizatoria porque el FBI no tomó en cuenta las denuncias contra el exmédico del equipo olímpico de gimnasia.

Simone Biles, McKayla Maroney, Aly Raisman y Maggie Nichols, gimnastas estrellas que denunciaron a Nassar.

La historia de Larry Nassar y sus abusos contra cientos de niñas y jóvenes, muchas de ellas gimnastas reconocidas entre las que se encontró la múltiple campeona olímpica y mundial Simone Biles, sacudió al deporte de los Estados Unidos y la noticia recorrió el mundo.

El coordinador médico del equipo femenino de gimnasia olímpica durante 20 años que con el paso del tiempo se transformó en un depredador sexual serial que atacó a más de 300 deportistas fue sentenciado a morir en prisión tras ser condenado en un juicio que tuvo el alegato de 156 víctimas.

En los últimos días, se confirmó que 100 víctimas abusadas por Nassar serán indemnizadas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Según indicó el Wall Street Journal, dicha medida fue tomada por la agencia gubernamental después de llegar a la conclusión que el FBI no tomó en serio los informes que le presentaron a la entidad sobre el posible abuso de atletas estrella perpetrados por el doctor.

El medio estadounidense indicó que el acuerdo de la Oficina Federal de Investigaciones se alcanzó en el otoño del año pasado y fue aceptado en principio por las mujeres y niñas que habían presentado demandas por daños administrativos contra la agencia en 2022. A pesar de la información, el trámite todavía no llegó a su conclusión, según fuentes reportadas.

De esta manera, este acuerdo millonario, por el que cada víctima llegaría a cobrar la suma de 100 millones de dólares, resolverá los últimos reclamos legales que restaban contra las diferentes instituciones que fallaron en sus respuestas contra las denuncias contra Nassar y deberá pagar un precio total estimado de unos mil millones de dólares.

El WSJ accedió a detalles del informe que indican que los agentes del FBI en Indianápolis no estaban seguros de si las acusaciones contra Nassar representaban un posible delito federal. En ese sentido, tampoco se informé de manera adecuada las reuniones de los oficiales con autoridades de USA Gymnastics, la entidad encargada de cuidar por las gimnastas que sufrieron abusos. Pasó más de un año (14 meses) después que personal de la federación estadounidense de gimnasia se acercó al FBI y en ese lapso, el médico siguió atendiendo a sus pacientes.

Entre las demandantes, además de Biles, también se encontraron otras figuras de la gimnasia artística de EEUU como McKayla Maroney, Maggie Nichols y Aly Raisman. La historia de abusos de Nassar explotó mediáticamente los días finales de los Juegos Olímpicos de Río 2016 gracias a la investigación del periódico Indianápolis Star a través del testimonio de una mujer.

Rachel Denhollander fue la primera que habló sobre los abusos de Nassar en una declaración que sirvió como base para que el resto de las gimnastas abusadas pudieran afrontar sus testimonios, en un proceso que cambió para siempre la mirada interna en la disciplina en territorio estadounidense.

En 2021, la propia Simone Biles junto a Raisman, Nichols y Maroney hablaron ante el Senado y apuntaron contra la investigación deficiente del FBI: “Fue como servirle a un pedófilo niños inocentes en bandeja de plata”, fue una de las frases de mayor impacto rescatada de los testimonios.

Cuatro de las más de 150 atletas que fueron atacadas por el abusador se presentaron en una audiencia del Comité Judicial del Senado que investigaba el mal manejo de la agencia en el caso contra Nassar.

“Me siento hoy ante ustedes para alzar mi voz para que ninguna niña tenga que soportar lo que yo, las atletas de esta mesa y las innumerables personas sufrimos innecesariamente bajo la apariencia de tratamiento médico de Nassar”, afirmó Simone, pocas semanas después de haber participado en los Juegos Olímpicos de Tokio en donde padeció problemas con su salud mental tras sufrir “twisties” en la competencia, un fenómeno potencialmente peligroso que hace que las gimnastas pierdan el sentido de la orientación cuando están en el aire.

Entre lágrimas, Biles completó su testimonio y reafirmó su pedido de justicia en el que apuntó a todos los implicados en el sistema. “Para ser clara, culpo a Larry Nassar pero también a todo el sistema que permitió y perpetró el abuso. USA Gymnastics, el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos sabían que yo estaba siendo abusada por su médico del equipo. Después de contar mi historia completa de abuso al FBI en el verano de 2015, el FBI no solo no reportó mi abuso, sino que cuando finalmente documentaron mi reporte 17 meses después, hicieron afirmaciones completamente falsas sobre lo que dije”.

Más allá del pago que estaría dispuesto a realizar el Departamento de Justicia, el caso de Nassar ya tuvo compensación para cientos de víctimas de parte de otros estamentos. En 2018, la Universidad de Michigan acordó una compensación de 500 millones de dólares en un “acuerdo global” con los abogados representantes de 332 sobrevivientes del abusador que fue jefe médico de USA Gymnastics, otra de las entidades que quedó en el ojo de la tormenta y tuvo que indemnizar a las víctimas de Nassar en unos 380 millones de dólares. (Infobae)