Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

El adiós a Tino Diez, vecino, poeta y un referente de Ingeniero White

Fue un enamorado de su pueblo, de su gente y apasionado por la historia, el tango y la poesía.

Se llamaba Florentino. Florentino Diez. Pero nadie en Ingeniero White lo llamaba por ese nombre. Fue, es y será Tino. Nacido en la localidad portuaria en 1935, a la que como buen whitense mencionaba como “Güaite”, fue trabajador del ferrocarril pero también se desempeñó en otras labores. Apasionado por la historia de su pueblo y de su gente, fue recopilador de historias, un referente a la hora de conocer en detalle cada rincón. Su página tangomias.wordpress.com –una de las varias que publicó-- reúne un material riquísimo, parte de un legado único.

“Tiene algo de bohemio, algo de culto y hasta en algún punto arrabalero. Tino es un whitense de pura cepa, un observador de la realidad se convierte en palabra autorizada”, mencionó un medio local hace unos pocos años.

Preocupado por la actualidad de White, siempre fue optimista en cuanto a mejorar esa situación. “Nunca fui de abandonar las cosas. Creo que el barco cuando se hunde hay que sacarle el agua de adentro y salir adelante. Si nos unimos podemos revertir este momento que vive Guaite”.

Apenas conocida la triste noticia de su fallecimiento las redes se llenaron de mensajes de condolencia. Lo escrito por Alcira Martellini resume parte de ese sentir.

Tino y Ängela, más de 60 años de casados.

“Acabo de recibir una de las noticias más tristes. Falleció Tino Diez, un guaitense de pura cepa. Nadie debe de haber conocido tanto a Guaite y a su gente. Vivió aquí toda su vida y se casó con Angela Ventura, Guaitense también de pura cepa. Para mī fue un referente, comercialino toda su vida, fue honesto y honrado con creces. Una vez le dije que si volviera a nacer viviría como él, con una computadora  y siendo un verdadero historiador del lugar que lo vio nacer. Desde acá mi abrazo a Ángela, Andrea, Capocha y a los nietos que tanto tanto lo quisieron y admiraron”.

Hace diez días, en su página de Facebook, Tino publicó su soneto “La mejor herencia”. Quizá sea una buena manera de despedirlo.

“Cuidemos entre los bienes más preciados/Una almohada sin reproches de conciencia./Vivamos dando a los seres más amados/Los momentos más felices de la existencia

Valdrá así la pena haber dejado/En esta vida un buen recuerdo como herencia”.