Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

A 30 años del fallecimiento del "Señor Gestión"

-

Víctor Puente. (Archivo La Nueva.)

Por Ramiro Puente

Hace 30 años, un 27/09/93 falleció quién fuera seguramente uno de los gestores más activos de Bahía Blanca en el siglo 20: Víctor J. M. Puente, mi querido abuelo.

Nacido en Capital Federal en 1915, vivida su juventud en Banfield y llegado a Bahía Blanca en 1936, comenzó una intensa actividad en ámbitos privados y públicos. Fue productor agropecuario e importante gestor de la obra de riego del Partido de Villarino (hoy CORFO). Fue presidente de la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Bahía Blanca y dirigente del Aero Club, del Club Argentino y del Automóvil Club Argentino, entre otros.

En el año 1957 comenzó su tarea en la Secretaría de Obras Públicas e Higiene de la Municipalidad (Carlos Poncio de la Sota y Urbano de la Vega Aguirre). Un año después, el candidato local triunfante del UCRI (Frondizi), Haroldo Casanova, le solicita continuar su gestión a cargo de la Secretaría.

Entre la vasta tarea se destaca la repavimentación de 282 cuadras de adoquinado urbano, la construcción de la Avda. Jorge Moore y el camino de unión de puertos Galván – Ing. White. Las aperturas de calles y rutas aunaron definitivamente a la ciudad con su puerto y adyacencias. También, en aquel período se colocaron los primeros semáforos de la ciudad.

Al concluir el gobierno de Casanova, se retiró de la función pública y constituyó la empresa Ahorro Viviendas del Sur S. A. (acceso a viviendas).

El gobernador de la Provincia de Buenos Aires en 1972, Miguel Moraguez, manda a realizar consultas en diferentes ámbitos de la ciudad como clubes, colegios profesionales, Corporación del Comercio y de la Industria y dirigentes locales de variado color político con el objeto de instituir como intendente a una persona respetada y valorada localmente. El seleccionado fue Víctor J. M. Puente.

Viajó a La Plata y fue designado intendente municipal sin conocer a ningún funcionario provincial o nacional. Así es que desde abril del ’72 a mayo del ’73 se hizo cargo de la primera magistratura local. Se realizaron numerosas obras como el inicio de la reparación integral del Teatro Municipal, la interconexión las usinas eléctricas de Bahía Blanca y Necochea, se ejecutaron y concluyeron obras de pavimentación como las de las avenidas Aguado-Brasil, Avda. Alem y Bélgica, Barrio Anchorena, Pedro Pico y Tiro Federal, entre otras. Se hicieron obras de desagües pluviales en Villa Soldati y Villa Libre. Se suprimió una confitería del 6 to. piso del Mercado Municipal y, previa readecuación, se destinó este ámbito al Concejo Deliberante. También en aquella gestión se iniciaban las obras del parque industrial local con la instalación de Petroquímica Bahía Blanca y también se comenzó el llenado del Dique Lago Paso de las Piedras. Se interesó por el social anhelo de repatriación de los restos de ciudadanos ilustres como Luis y Felipe Caronti, logrando su cometido. Años mas tarde haría lo propio con los restos del fundador de la ciudad, Coronel Ramón Estomba.

Concluido su gobierno, reingresó al mercado de la construcción fundando la empresa Fuste SRL (casas prefabricadas).

Pocos días después del golpe de estado de 1976, es nuevamente convocado por el gobierno provincial para asumir la intendencia. Tampoco conocía en esta ocasión a ningún mandatario provincial o nacional.

Desde abril del ’76 hasta diciembre del ’83 fue el titular de la comuna. Se realizaron mas de 700 cuadras de pavimento y se ampliaron los servicios cloacales y de gas para más de 50.000 usuarios. Se abrieron y forestaron parques públicos como el Parque del Desierto, el Parque Almirante Brown, el Mirador de la Merced (hoy Villa Miramar), y se construyeron viviendas como el barrio Estomba e Independencia, entre otros.

Se creó el indispensable fuero de Justicia de Faltas municipal. Se adquiere el edificio del ex Banco Provincia de calle Alsina 43 donde hoy funcionan numerosísimas dependencias y oficinas municipales. Se llevó a cabo la remodelación y adecuación del Balneario Maldonado.

Se abrieron calles y avenidas como el camino Parque Sesquicentenario, la Avenida Fortaleza Protectora Argentina (Virgen de Nuestra Señora de la Merced) y Altos de Sarmiento (hoy Avda. Cabrera), por solo mencionar algunas.

También se inauguró el Autódromo de Aldea Romana. Se canalizó el Sauce Chico y se procedió a la importantísima obra de entubamiento del arroyo Napostá (hoy Paseo de las Esculturas).

Logró en el ’79 inaugurar la terminal de ómnibus en la vieja Estación Rosario como provisoria por 5 años.

Se procedió a la iluminación (luces de mercurio) de cientos de calles y avenidas como la Avda. Alem, Juan Molina, Sarmiento, etcétera.

Párrafo aparte merece el emprendimiento del Frente y Parque Marítimo Almirante Brown. Se comenzaron las tareas de rellenos y compactación de suelos. Se expropiaron algunos terrenos y se iniciaron las obras del camino de frente costero (en la zona del basural). Es sin dudas la obra inconclusa mas importante de la historia de urbanización estratégica de Bahía Blanca.

A 30 años de su partida, rindo homenaje a la memoria de mi abuelo “Tato” con este breve resumen –documentado- de una vida transcurrida con honestidad, austeridad, probidad y genuino sentido progresista para el desarrollo de mi querida ciudad de Bahía Blanca, que tiempo atrás definitivamente también fue la suya.