Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

"Estuve 46 días casi sin luz y comida": el testimonio de una argentina secuestrada por Hamás

A sus 77 años, la tía del relator de fútbol Hernán Feler recordó el calvario al cual fue sometida mientras permaneció cautiva por el grupo terrorista.

Ofelia Roitman y Hernán Feler.

En el marco de un nuevo pedido para exigir la liberación de los 140 rehenes que permanecen secuestrados por el grupo terrorista Hamás, Ofelia Feler de Roitman, la señora que tomó un mayor reconocimiento público por la destacada campaña que realizó —y que áun lleva adelante— el relator de fútbol Hernán Feler, su sobrino, para concretar su rescate, contó detalles de la pesadilla que vivió durante casi dos meses en la Franja de Gaza.

Durante su desgarrador testimonio, reveló las malas condiciones a las que fue sometida por sus captores hasta el 28 de noviembre pasado, día en el que finalmente fue liberada.

"Yo soy Ofelia Roitman, fui secuestrada. Estuve 53 días, de los cuales 46 estuve en una casa sola. Casi sin luz, casi sin comida", se presentó Ofelia a los seguidores de la cuenta de Instagram que posee "Juntos por Israel", una campaña que encabeza el propio Feler y que, junto a un grupo de personas, se dedica a recaudar fondos para la reconstrucción de las vidas de las personas que viven en el kibutz Nir Oz y otras aldeas agrarias que fueron arrasadas por Hamás el último 7 de octubre.

En medio de su relato, Ofelia no pudo ocultar su emoción y, entre lágrimas, reconoció que los días en la Franja de Gaza "fueron muy hondos y difíciles". Y en esa misma línea, aseguró que tanto ella como otras personas secuestradas tenían "mucho temor" de lo que pudiera ocurrir con ellas.

"A la llegada, hace tres días, estando con mi familia, que la añoré muchísimo, me comentaron que vos Hernán, sobrino mío, hiciste un trabajo muy lindo. Te agradezco mucho nuevamente. y gracias al pueblo argentino que me conoció, no hubiese querido que me conozcan de esta manera, pero saben que soy Ofelia Roitman y que soy argentina", valoró con una sutil sonrisa.

Antes de cerrar su mensaje, la tía de Hernán Feler volvió a pedir por la liberación de los connacionales que continúan en manos del grupo Hamás: "Todavía quedan 140 personas de la misma manera que la mía. Les pido un favor: sigan luchando para que esas personas puedan salir. Se lo merecen y están pasando momentos muy, muy difíciles".

La mañana del sábado 7 de octubre, Ofelia estaba sola en su casa: su esposo Héctor se encontraba internado en el hospital por una operación en su cadera. Empezó a escuchar los disturbios, las bombas, y como era costumbre se recluyó en el refugio que integra su casa: una habitación antibombardeo por el espesor de sus paredes. El que contó en los medios la historia de Ofelia fue el mismo Hernán Feler. "Cuando empezó el bombardeo, mi tía se fue con su celular abajo a protegerse, estaba en permanente contacto con mis primos, hasta que le dijo a uno de mis primos: 'Escucho movimientos extraños afuera'", relató. Eran apenas las 6 de la mañana.

Esa fue la señal de que había sido secuestrada. Y Feler contó en primera persona cómo se vivió la noticia en el círculo íntimo. "Se terminó una parte. La primera parte de que mi tía ya volvió a Israel, ya está siendo atendida y se la vio bien y sonriente más allá del calvario que vivió 52 días. Ahora estamos esperando el reencuentro con la familia, con su marido y sus hijas. Han sido días muy difíciles y estamos muy conmovidos todos", relató emocionado durante una charla con TyC Sports, canal deportivo para el que trabaja actualmente.

Emocionado por la situación, no pudo contener las lágrimas. "Feliz. Mi papá es uno de los hermanos, Ofelia es la hermana más grande y para mi mamá es como su hermana adoptiva. Queríamos verla caminar, sonreir, teníamos indicios de muchas cosas, pero hasta que uno no ve, no cree. La verdad que es un primer paso importante, ahora vienen un montón de cosas. Hay que tener calma y tranquilidad. Verla que sonrió dentro de todo esto, es importante. Estamos juntos como siempre nos educaron en las buenas y en las no tan buenas. Esta fue muy mala. Pero bueno, hoy terminó", concluyó.

Tras la liberación de la mujer, también habló Damián, su hijo. "Es imposible describir lo que pasó por nuestra mente cuando vimos las primeras fotos. Estamos muy emocionados y felices", sostuvo en diálogo con un canal israelí. (Infobae)