Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

El boleto de ómnibus y un ajuste consensuado

El ajuste tarifario del transporte público de pasajeros está regulado por ordenanza municipal aprobada por el Concejo Deliberante.

   Una vez más, tal cual lo indica la ordenanza que rige en el tema, el Departamento Ejecutivo elevó a consideración de Concejo Deliberante un ajuste en las tarifas del transporte público, a partir de un esquema debidamente aprobado por ese cuerpo legislativo.

   En los considerandos de esa normativa, se deja en claro que el ajuste tiene directa relación con el aumento de los insumos que conforman el servicio, tiene como objeto “mantener las condiciones de regularidad y confiabilidad del Sistema, a partir de la mejora en su calidad, que lo posiciona como engranaje esencial para el desarrollo local.

   También se aceptó al Transporte Público de Pasajeros como “un eslabón imprescindible de la movilidad como política, a fin de impulsar su utilización por la mayor cantidad de usuarios”.

   Por eso no debiera sorprender a los ediles los estudios de costos, de acuerdo a los tiempos ya pactados, siguiendo fórmulas aprobadas y tomando parámetros acordados.

   A lo sumo si los concejales “no alcanzan a entenderlo”, como han señalado algunos ediles, sería bueno que contrataran el asesoramiento de un profesional que analice con criterio y conocimiento los cálculos y verificar que se ajustan a los mecanismos correspondientes.

   Se dice, cada vez que se aprueba un aumento, que Bahía Blanca tiene el boleto más caro del país. No es una afirmación cierta. Es una ciudad compleja en su trazado, muy extendida y que dispone de esquemas como el del “pasajero frecuente” y el trasbordo, esquemas que generan importantes descuentos tarifarios.

   No es posible pensar, en un país donde la inflación y el valor del dólar dominan la escena que los pasaje se pueden mantener congelado. Pero es importante también que los ediles dejen de sorprenderse y estudien con criterio y responsabilidad las formas de definir ajustes que el propio cuerpo aprobó.