Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

La nueva provincia: un sueño de generaciones que no debe claudicar

Una idea que apunta a potenciar el funcionamiento de la provincia más grande del país

   El diario La Nueva. —editado desde 1898 con el nombre de La Nueva Provincia— cumplió 124 años el pasado primero de agosto, manteniendo, más allá de los cambios propios de cada época, su presencia entre los más antiguos del país todavía en circulación.

   Su nombre da cuenta de una de las búsquedas y ambiciones más reclamadas a lo largo de tres siglos, la cual es considerar la posibilidad de conformar una nueva provincia agrupando distintas zonas y ciudades del sur bonaerense.

   Esto significa crear un territorio con autonomía, que no dependa del centralismo capitalino e incluso le permita mayor capacidad de maniobra y de recursos a la hora de generar obras imprescindibles para su funcionamiento.

   Hay habido a lo largo de todos estos años decenas de proyectos sobre como debiera ser esa Nueva Provincia, pero todos coinciden en sostener el mismo espíritu, de mejorar el funcionamiento de la región y hacer de Bahía Blanca la capital del sur bonaerense.

   No es una decisión simple de tomar por parte del estado bonaerense, no tanto desde el punto de vista de la reorganización territorial, que exigiría un gran trabajo, sino de los intereses que empiezan a ponerse en juego y que sin dudas terminan por opacar cada propuesta.

   La historia de nuestra región tiene muchos proyectos que han cruzado los siglos sin poder concretarse pero que cada tanto vuelven al ruedo.

   Poner en marcha un ferrocarril que comunique al puerto bahiense con otro en Chile —el postergado Trasandino del Sur— o traer agua desde río Colorado para disponer de una fuente alternativa al río Sauce Grande, son algunas de ellas.

   Se dice que la peor lucha no es la que se pierde sino la que se abandona. La idea de generar una nueva provincia, con Bahía Blanca como ciudad capital, es parte de una ambición que jamás debe resignarse.