Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Liniers sufrió otra vez la pesadilla de los minutos finales

En un partido con pocas ideas y pocas llegadas, Argentino se Monte Maíz se llevó un elevado premio de Bahía. Ya son cinco partidos acumulados con pérdida de puntos de manera insólita.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

  Por Javier Oscar Schwab / jschwab@lanueva.com 

   El fantasma de los minutos finales ya se volvió un trauma. La mano del diablo volvió a aparecer hoy en la Avenida Alem para arrebatarle a Liniers un punto que tenía prácticamente asegurado.

   Esta vez se trató de una acción desafortunada de un rebote en Sebastián Leguiza que descolocó al arquero Julio Arias y aprovechó muy bien el ingresado Juan Reynoso.

   Pero, lo lamentable, es que se ha reiterado en cinco partidos -entre empates y derrotas- del actual torneo Federal A.

   En el minuto 92, Argentino de Monte Maíz encontró la solución a un partido que se encaminaba al cero definitivo, habida cuenta que no hubo merecimientos en ninguno de los dos bandos para llevarse el triunfo.

   El Chivo, que ahora suma 7 partidos consecutivos sin conocer la victoria -5 derrotas y 2 empates-, sigue sin poder despegar de la zona de descenso y, encima, el próximo fin de semana visitará a Círculo Deportivo, rival que apenas lo supera por un punto en la general.

Sin claridad ni ideas

    Liniers buscó con la inclusión de Valentín Otondo privar al rival de exponer a sus defensores en el mano a mano que proponía Argentino con Eber Soto y Fernando Núñez. El exOlimpo se movió como un líbero delante de Martínez y Leguiza, muy pegadito a la última línea, aunque con la determinación de ser el primer escollo cuando el rival atacaba.

    Le cortó los caminos a los delanteros y aprovechó la verticalidad de Gonzalo Bárez para buscar, junto con Franco Lefiñir, tirado a la izquierda y más adelantado en el campo de juego, lastimar por afuera, abriendo la cancha con Bulgarelli y Franzino.

   La receta dio resultado en los primeros 15 minutos, donde incluso Franzino gozó de un remate de media distancia que se fue apenas elevado.

   Eso sí, cuando Argentino se dio cuenta que a Liniers le costaba hilvanar más de tres pases seguidos -la mayoría de los jugadores se desprendían muy rápidamente del balón y muchas veces abusaban del pelotazo- buscó adelantar sus líneas y tuvo un par de aproximaciones peligrosas.

   La más clarita, y única del primer tiempo, fue un pase entre líneas de Lautaro Coronas a espaldas de Benavídez, pero Guillermo Sánchez apuró la definición y el remate, en el mano a mano con Arias, se fue desviado.

Reclamo por un penal y el lamento

   La tónica del complemento no varió. Los dos equipos arriesgaron poco y el partido se fue diluyendo en la intrascendencia, por no decir un bodrio.

   Marcelo Fuentes apeló a los cambios para aportar soluciones, pero lo logró en cuentagotas.

   Cerato, que casi no había tenido participación porque la pelota jamás le llegó limpia, le cedió el lugar a Mc Coubrey, mientras que Jonathan Lastra y Enrique Narvay le aportaron un poco más de claridad a lo realizado por Lefiñir y Bulgarelli.

   Liniers tuvo dos momentos de lucidez en un par de corridas de Franzino, que fueron de los pocos errores cometidos por una defensa muy prolija. El "11" enfiló dos veces contra el arco rival, aunque en ambas le faltó puntería para lograr el objetivo.

   Mc Coubrey también se debatió en soledad, pero al menos molestó y generó infracciones, a tal punto que se reclamó penal en una acción donde lo desplazaron cuando ya había ganado la posición.

   También Leguiza terminó con la casaca estirada por un agarrón de Gianfranco Baier que todo el mundo reclamó penal. La falta existió, pero el juez la omitió e hizo seguir, lo que motivó un enojo generalizado de los hinchas. 

   Fue uno de los pocos errores del colegido José Díaz, aunque claro está la historia podría haber cambiado.

   Lo cierto es que en el segundo minutos de adición, un remate cruzado de Eber Soto -increíblemente se filtró en soledad por la derecha- rebotó en Leguiza y descolocó a todos, incluyendo al golero Arias, que parecía tener controlado el remate.

   La pelota derivó en Juan Reynoso, quien se tomó su tiempo para amagarle al arquero, perfilarse para su pie más hábil y ubicarla contra un palo, sin ningún tipo de oposición.

   Liniers terminó desencajado mentalmente. A esta altura arrastra un trauma difícil de superar: el de los minutos finales. La tarea de salir a flote no será nada sencilla...

La síntesis

LINIERS 0 (4-1-4-1)

Julio Arias 5

 

Taverna 5

M. Martínez 5

Leguiza 4

Benavídez 4

 

Otondo 6

 

Bullgarelli 5

Barez (c) 5

Lefiñir 4

Franzino 6

 

Cerato 4

DT: Marcelo Fuentes

 

ARGENTINO 1 (4-4-2)

Dianda 5

 

Coronas 5

Vivas 6

Meyer 5

Tinari 4

 

E. Soto 5

Baier 5

Daher (c) 6

Olmos 5

 

G. Sánchez 4

F. Núñez 4

DT: Carlos Mazola.

 

   PT. No hubo goles

   ST. Gol de J. Reynoso (A), a los 47m.

   Cambios. 67m. Narvay por Lefiñir y Mc Coubrey por Cerato, 72m. Lastra por Bullgarelli y 79m. Pedraza por Franzino, en Liniers; 70m. M. Gutiérrez por Olmos, 89m. Juan Reynoso (6) por Sánchez y 93m. Pinardi por Soto, en Argentino MM.

   Árbitro. José Díaz (5).

   Cancha. Liniers (buena).