Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Exruta 3 vieja: repararán los baches que se produjeron tras la rehabilitación integral

Se trata del tramo de 32 kilómetros desde la rotonda de la RP 51 hasta la RN 3 norte. Más allá de las señalizaciones, el tránsito es cada vez más intenso y, por ende, peligroso.

Por múltiples razones, la demanda de la exruta 3 (vieja) irá creciendo con el correr de los años. / Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Guillermo D. Rueda / grueda@lanueva.com

   Cuatro son las principales razones que le confieren una estratégica demanda al tramo de 32 kilómetros de la denominada exruta 3 (vieja), que se inicia en la rotonda de la ruta provincial 51 y concluye al coincidir con el paso de la ruta nacional 3 (norte).

   El detalle de la reparación de algunos segmentos que, tras el reasfaltado localizado, volvieron a dañarse no es menor en un contexto de transitabilidad cada vez más relevante.

   Veamos.

   La instalación de dos parques eólicos, pertenecientes a la firma Pampa Energía, le confiere un movimiento diario sustantivo no sólo en personal afectado al trabajo, sino al mantenimiento y la reparación de instalaciones vitales para el funcionamiento de los molinos.

   El transporte del personal es habitual en el primer sector desde Bahía Blanca, ubicado alrededor del kilómetro 13 desde la rotonda de la ruta provincial 51.

   Este es la circunstancia más novedosa para un tramo de ruta que parecía quedar en el olvido con el paso de los años tras haberse modificado la traza en la ruta nacional 3 norte.

   Las obras de la empresa privada que genera más energía eléctrica en el país se proyectaron en 2016, se iniciaron en 2017 y se inauguraron en mayo de 2018.

   El primer parque eólico Ingeniero Mario Cebreiro, que posee una capacidad instalada de 100 MW, y el Pampa Energía II, de 53 MW, demandaron una inversión de más de 140 millones de dólares.

   También aquí debe considerarse que, en julio de 2019, la compañía inauguró el parque eólico Pampa Energía III en el distrito de Coronel Rosales. La inversión fue de 70 millones de dólares y gran parte del movimiento que demanda la atención de la planta es derivada por la exruta 3 vieja.

   Por otro lado está el desarrollo turístico de zona costera atlántica, en general, pero con énfasis en los balnearios de Monte Hermoso y Pehuen Co, en particular.

   Se trata de un fenómeno de tránsito que se repite todos los fines de semana, sin la exclusividad de otros años, cuando el movimiento sólo era desde la primavera hasta pasado el verano.

   Sabido es el crecimiento habitacional de Monte Hermoso, circunstancia que se verá reflejada —en forma oficial— a partir de la difusión de los datos del censo nacional realizado el último 18 de mayo.

   El hecho conlleva un elevado índice de elementos para el desarrollo de la construcción, la mayoría de ellos provistos desde Bahía Blanca. Del mismo modo, es requerida mano de obra.

   Otra circunstancia para el incremento de la demanda de la exruta 3 es que el desarrollo de nuestra ciudad continúa —en forma exponencial— hacia la zona norte, donde los emprendimientos parecen no atender límites.

   Se trata de la extensión del Patagonia, que incluye a los denominados barrios Aldea Romana, Autódromo, Parque San Agustín, Milla Mapu (Nueva Espora y Nova Terra), Los Horneros, Oro Verde y Las Acacias II.

   También Las Cañitas y Las Cañitas I, Prensa, Parque San Ignacio, El Nacional, Villa Hipódromo, Harding Green y 17 de Agosto, entre otros.

   Pasando la Avda. Alberto Pedro Cabrera está la zona del Conicet y Los Muñecos, así como otros barrios, algunos de ellos privados, como La Reserva, La Cañada, Solares Norte y Las Calandrias.

   Esto representa, en otras palabras, que más gente tiene acceso directo en caso de venir por la ruta nacional 3, y desviarse hacia la zona del aeropuerto y no por la autovía Bahía Blanca-ruta nacional 249, en dirección de Punta Alta, en Coronel Rosales, que desemboca en la terminal de ómnibus local.

   Un punto también importante, pero de menor incidencia, está en el incremento del tránsito de camiones cargados con cereal, que responde a una lógica de un récord detrás de otro de la producción agrícola con destino final al puerto de Ingeniero White.

   El punto tiene un anexo: la bajante del río Paraná sumó miles de camiones a la carretera para llevar la soja y el maíz —principalmente— del centro del país hacia la terminal portuaria para el completamiento de los buques que, en el mejor de los casos, apenas logran cargar poco más del 50 % de su capacidad en el nodo rosarino.

   Aun con tendencia a la suba en el caudal del Paraná, que se registra desde hace unos meses como consecuencia de las precipitaciones, el completamiento de los gigantes cerealeros ya se venía concretando.

   También transitan camiones con bovinos, varios de ellos desde la Cuenca del Salado y buscando el cruce de la rotonda de la ruta provincial 51.

   Los transportes cargados con forrajes, desde la zona atlántica hacia la región árida del sur de la provincia de Buenos Aires, es habitual también de apreciarse por la exruta 3.

   Casi todos los campos linderos con los 32 kilómetros se siembran con trigo o cebada, más algunas pasturas que permiten la ganadería en sus distintas etapas.

   Para el caso de la fina, la cosecha se realiza entre los meses de diciembre y enero, en coincidencia con un mayor flujo por la temporada veraniega hacia la costa atlántica.

   Un caso puntual se da con la cebada maltera, que se traslada hacia plantas cerveceras de Puan o de Tres Arroyos.

   Estas circunstancias son, acaso, las de mayor transitabilidad del tramo durante el año. Y, por ende, de mayor peligrosidad.

   La demanda es real a poco que se advierte que la distancia entre la exruta 3 y la autovía Bahía Blanca-ruta nacional 249 es de poco menos de 2.000 metros. Esto es, casi insignificante.

   Se concluye, entonces, que tal demanda, que irá creciendo con el correr de los años, requiere de una calzada en condiciones de transitabilidad, seguridad y eventuales asistencias —en caso de accidentes— adecuadas.

La obra que viene

   Los trabajos de bacheo superficial, y profundo, en el tramo de 32 kilómetros lo realizó —recientemente— la empresa Vial Agro SA.

   De todos modos, surgieron roturas de distinta consideración que requieren de una reparación adecuada, hecho que se concretará en las semanas venideras.

   Como ha sucedido en anteriores oportunidades, los segmentos más complejos se encuentran en los kilómetros 13, 21, 23 y 25, con referencia a los mojones desde la rotonda desde la ruta provincial 51, en Bahía Blanca.

   El kilómetro 13 es poco menos que crucial, ya que se trata de un gran movimiento por el ingreso a la zona de los molinos de viento.

   El kilómetro 23 coincide con el puente, cuya adecuación evitaría una mayor peligrosidad.

   La obra principal formó parte del paquete licitado —por el gobierno de la provincia de Buenos Aires— el 26 de noviembre de 2020 en La Plata.

   La licitación pública Nº 27/2020 incluyó rehabilitación y conservación de rutas provinciales con bacheo de pavimento flexible en jurisdicción del departamento de Zona XI.

   Se trabajó en los distritos de Patagones, Puan, Saavedra, Tornquist, Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Coronel Rosales, Coronel Suárez, Monte Hermoso, Villarino y Bahía Blanca.

  El presupuesto oficial fue de 283.968.190,09 pesos y Vial Agro SA se quedó con la obra con una propuesta de $ 224.189.524,07.

   La firma superó a la UTE Carreteras 2000 SA, Obras Abedul SRL y Coince Bahía SA, que presupuestó poco más de 248 millones de pesos y a Pose SA, que había cotizado poco más de $ 265 millones.

   Más allá de la reparación profunda de baches que se concretará en las semanas venideras, la expectativa de las autoridades locales es que la Dirección de Vialidad Provincial licite, antes de fin de año, otra reconstrucción integral total, especialmente en los citados kilómetros, que son los que, históricamente, han tenido dificultades.

   Al margen, nunca se ha dejado de trabajar —por administración y con equipos propios— desde el área local de Vialidad Provincial.

   En tal sentido, la última semana se realizó calce de sectores que marcaban un peligro inminente.

   También en la colocación de señalización adecuada en los kilómetros más dañados, así como en los extremos, ya sea desde que se abandona la ruta nacional 3 hasta que se coincide con el ingreso a la Aeroestación Civil Comandante Espora.

   Si bien la demanda es cada más intensa, definitivamente el formato de descongestión de la ruta nacional 3 (norte) es factible desde este tramo de 32 kilómetros.

El pasado reciente

—La obra de recuperación y mantenimiento en sitios estratégicos de la calzada reencarpetada se realizó entre 2015 y 2016.

—Los últimos trabajos se proyectaron entre 2021 y 2022. Estuvieron a cargo de Vial Agro SA, una firma de casi 60 años radicada en Tres Arroyos. Una tarea reciente la realizó en la ruta provincial 51, entre El Divisorio y la cabecera de Coronel Pringles.

—Si bien los trabajos que se efectúan desde entonces tienen resultados por algunos meses, la ausencia de una obra integral en toda la traza de 32 kilómetros sería lo ideal para una solución poco menos que definitiva.

—No se trata sólo de la adecuación del asfalto, sino de las obras de arte indispensables para lograr condiciones de transitabilidad y seguridad adecuadas a la actual y creciente demanda.