Bahía Blanca | Miércoles, 10 de agosto

Bahía Blanca | Miércoles, 10 de agosto

Bahía Blanca | Miércoles, 10 de agosto

El clásico de los clásicos y el albo campeón

Un clásico que marcó toda una época en el basquet local

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Hace 50 años, en julio de 1972, se jugó el primer partido final de básquet entre Estudiantes y Olimpo, para definir al ganador del certamen “Ciudad de Bahía Blanca”.

   “El cásico local cuenta desde anoche con otro final bandera verde”, señaló este diario para dar cuenta, una vez más, de la necesidad de partidos desempate entre albos y aurinegros.

   El primer encuentro fue en el Norberto Tomás de Olimpo, a cancha llena, con el arbitraje de Roberto Boubée y Miguel Rodríguez. Fue un partido de poco goleo, intenso trajinar, pasajes de gran intensidad y lucha áspera. Marcas personales: Taverna-Cabrera; De Lizaso-Valussi; Fruet-Sarnari; Requi-Scheines y Monachesi-Alvarez Rojo. Primer tiempo para el visitante, 24 a 20.

   Salvo De Lizaso, el resto de los jugadores de Olimpo parecían atados, mientras que Cabrera se mostraba suelto y Álvarez Rojo superaba a Monachesi a la hora de encestar. Hasta la mitad del segundo tiempo el albo siguió al frente. Hasta que ingresó entró bien Larrasolo, levantó Monachesi, brilló De Lizaso y, sobre el final, Olimpo se impuso 46 a 43. El primer chico adentro.

   Hubo que esperar dos semanas la revancha en el Casanova, ya que De Lizaso fue convocado al seleccionado nacional. No fue un buen partido, un arbitraje pobre y hasta cánticos “no adecuados para un escenario deportivo”. Primer tiempo, 31 a 17 para Olimpo. Pero el segundo cambió. Diez minutos tardó Olimpo en convertir su primer doble mientras Cabrera empezó a descollar.

   Un cachetazo de Raúl Alvarez sobre el final puso el 54-51 para el local. Iguales, el definitivo, en cancha de Napostá. Partido parejo y cambiante, Cabrera (33) mejor que Fruet (7). De Lizaso preciso (19), Alvarez Rojo acertado (12). El final fue para Estudiantes, 59 a 51. El albo campeón. En la cancha, leyendas, en el ambiente, la pasión en su máxima expresión, un clásico inolvidable.