Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Fernando García y Cristian Zubillaga, la doble esperanza nacional para ir tras la hazaña en Hungría

Los argentinos competirán el sábado en la carrera clasificatoria rumbo al Speedway Grand Prix. Pero antes de eso, ambos dialogaron con "La Nueva". 

Fotos: Archivo- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com

 

   La ilusión nacional volverá a abrirse camino en la elite del Speedway el próximo sábado, cuando dos de los máximos exponentes de la disciplina en la ciudad pugnen por un lugar en la máxima competición mundial.

   El salazarense Fernando García y el olavarriense Cristian Zubillaga serán los responsables de portar la bandera albiceleste en Nagyhalasz, Hungría, sede de una de las competencias clasificatorias rumbo al Speedway Grand Prix.

   Ambos cuentan con experiencia en el viejo continente. Pero es Coty, de 27 años y radicado en Trenque Lauquen, quien deposita el mayor caudal de expectativas sobre su espalda, por su vasta trayectoria piloteando en suelo inglés.

   “Estoy muy tranquilo, sé muy bien lo tengo que ir a hacer. Cuento con experiencia en Europa y trataré de ponerla en juego para buscar un buen resultado. Por el momento estoy muy tranquilo, veremos qué sucede en la carrera”, contó el salazarense.

   “Decidí alquilar un equipo mecánico completo a Nicolás Covatti, que lo conozco muy bien porque lo he utilizado en algún momento. Trataré de probar antes del sábado con Cris (Zubillaga) en Polonia y ver si puedo acortar lo máximo posible la adaptación”, agregó.

   La decisión de apostar por los fierros del pringlense responde a la imposibilidad de poder utilizar las motos propias que García posee en el Reino Unido, como también a un negociado frustrado a último momento. Pero, como dice el dicho, no hay mal que por bien no venga...

   “No podré usar mis motos inglesas por una cuestión de costos y movilidad; sobre todo logística, porque al irse Inglaterra de la Comunidad Europea genera muchas trabas, de tipo, y lo hace realmente muy difícil”, contó Coty.

   “Pero las motos de Nico son muy buenas y están a la altura. Él se encargó de mostrarlo en esa carrera, hasta que lamentablemente le pasó lo que le pasó (la caída sufrida en el SEC). Y son motos que en su momento armamos juntos y que es muy similar a lo que yo uso. Espero y deseo que la adaptación sea rápida”, enfatizó.

   Para Coty, alguna vez piloto de Glasgow Tiger, Ipswich Witches y Berwick Bandits, entre otros equipos de la liga inglesa, los objetivos para dicha convocatoria mecánica son claros.

   “El objetivo es tratar de clasificar. Tal vez a muchos les parezca mucho, pero es la realidad; no voy a buscar experiencia, creo tener la suficiente por los siete años que corrí en Europa. Por eso mi idea es ir por un lugar a la siguiente instancia”, aseguró.

   “Estuve convocado en 2020 pero por la pandemia no pude estar, y en 2021 también, pero tuvimos un temita familiar con la salud de mi viejo que me obligó a quedarme y abocarme al trabajo”, recordó García, quien afrontará su primera clasificación rumbo a un Mundial de GP.

   —¿Es solo esta carrera, o planeas una eventual vuelta a la competición europea?

   —Mi vida está muy afianzada en Trenque por el momento. Tengo la posibilidad de concretar una vuelta a Europa, he tenido ofertas de varios clubes y distintas ligas. Por suerte me siguen teniendo muy presente en Inglaterra y también en Polonia, que algunos equipos me llamaron a principio de año.

   “Voy a hacer esta carrera y ver cómo me siento nuevamente en este nivel tan alto de competencia. En base a eso veré qué se puede planear para 2023. No depende de qué resultados obtenga, sino más bien de cómo me sienta y qué pueda surgir de ahí en adelante. Los compromisos laborales son muy grandes y no tengo tanta flexibilidad como la tenía antes, que todo en mi vida era el deporte”, cerró Coty.

El mejor papel posible

   Para el olavarriense Cristian Zubillaga, la posibilidad venidera le presenta sobre la mesa una segunda oportunidad de mostrar su talento en el viejo continente, tras aquella participación en la clasificatoria rumbo al Mundial Sub 21, en 2017.

   El tiempo pasó, Zubillaga maduró y, su condición de exponente en el parque argentino, lo motivan a desempeñar un buen papel en Hungría, circuito que, según cuenta, brinda posibilidades para dar que hablar.

   “Estoy bien. Por suerte llego a pleno. Después de la fractura (se lesionó en la primera fecha del último internacional) pude dar muchas vueltas y entrenar bastante, por lo que estimo tener buen ritmo. El tema es una vez que llegás acá acomodarte y resolver todo lo más rápido posible y después si focalizarse de lleno en la competencia. La preparación me tiene tranquilo, sé que estoy bien”, aseguró Zubillaga.

   “Compré una moto, porque se me cayó el alquiler que tenía en tratativas. Había dos o tres alternativas en la mira y todas las opciones fueron de primer nivel. Así que eso me deja tranquilo, sé que conseguí un buen fierro”, aclaró.

   Aquel fugaz paso por República Checa lo marcó a fuego, aunque no por el resultado en la competencia, sino por las vivencias y aprendizajes adquiridos; incluyendo algunas cuestiones ingratas que se le cruzaron por el camino...

   “Con la experiencia que tuve hace un par de años, me imagino qué puede llegar a pasar o cómo atajarme ante un montón de situaciones. Obviamente que la idea es tratar de hacer una buena carrera, no sé si lograr la clasificación pero sí hacer un buen papel”, contó.

   “Se aprende mucho de lo que pasó. Ahora tengo todo mucho más organizado, especialmente la logística, así que en ese sentido todo marchará muy bien”, puntualizó.

   —¿Cómo imaginás la competencia?

   —Dura, pero creo que todo puede pasar. Hay que tener en cuenta que es una pista donde el que larga adelante es difícil que lo pasen, porque es corta y complica el sobrepaso. Por lo que trataré de estar fino y trabajar a full para estar fuerte en los primeros metros.

   “Uno viene con la cabeza ganadora. Después se verá el día de la carrera. Pero uno tiene que afrontar esto siempre con optimismo. Hay que estar fuerte y enfocarse en hacer bien las cosas”, agregó.

   Como ocurre con todos nuestros representantes cuando cruzan el charco, cada oportunidad implica, eventualmente, una puerta abierta.

   “Esa también es un poco la idea. Con lo que cuesta hoy en día poder viajar hasta acá, creo que también pienso en mostrarme y que pueda surgir algo, no sé si fijo pero para aprovechar la estadía y sumar carreras de nivel. Siempre hay muchos ojos mirando, quien te dice que podamos pescar alguna posibilidad”, cerró Cris.