Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Caso Guadalupe Lucero: un hombre aseguró ante la policía haber matado a la niña

La pequeña de cinco años fue vista por última vez en junio de 2021, cuando jugaba fuera de su domicilio. El presunto homicida aceptó presentar declaración ante las fuerzas de seguridad
 

Foto: La Nación

   Un joven de 25 años ingresó cerca de la medianoche a las instalaciones de la Comisaría 2ª de San Luis y aseguró haber sido el asesino de Guadalupe Lucero Cialone, la niña de cinco años que fue vista por última vez el 14 junio del 2021 cuando jugaba con sus primos fuera de su domicilio.

   Según supo El Diario de la República, tras presentarse el presunto homicida, los padres del joven y los abuelos de la pequeña desaparecida se acercaron a la dependencia policial junto con la fiscal Virginia Palacios —quien al cabo de algunos minutos se retiró del lugar—. Horas después, se hizo también presente el papá de Guadalupe, Eric Lucero.

   El hombre que se presentó en la comisaría padece de esquizofrenia, según aclaró el medio provincial. Tras su llegada, el individuo realizó el correspondiente descargo ante la oficina de judiciales de la comisaría citada.

   En su declaración, según divulgó el medio local, dio detalles del modo en que habría secuestrado a Guadalupe. Tal como trascendió, dijo haberle dado burundanga, una droga que reduce la movilidad de las personas, y que luego la asesinó y la trasladó a Potrero de los Funes para ocultar su cuerpo.

   Tras conocerse los datos, se dispuso un operativo de rastrillaje en la zona marcada por el sujeto —en el que trabajan al menos 35 efectivos de la Policía de la Provincia a horas de la madrugada—. En el lugar se encuentra además la fiscal Palacios.

   A más de un año de iniciarse la investigación, se mantuvo estancada hasta el pasado mes de abril cuando una de las hipótesis que se barajaban sobre el caso —basada en que la joven había sufrido un accidente— volvió a cobrar fuerza. En consecuencia, la policía de San Luis repitió los rastrillajes cerca de la casa de la pequeña.

   Durante aquella nueva exploración del terreno, los agentes policiales dieron con una calza que parecía ser de la niña. Sin embargo, la madre de Guadalupe descartó que la prenda perteneciera a la menor. Finalmente, la teoría del accidente terminó por ser descartada por falta de evidencia.

   Hasta el momento, la única versión plausible —y que explicaría lo sucedido— es la del rapto o secuestro de la infante de cinco años, cuyo domicilio se encuentra ubicado en el barrio 554 viviendas de la ciudad de San Luis. Con la reciente aparición del joven de 25 años, se agRega al caso también su presunto asesinato. (La Nación)