Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

"Conozco el fútbol argentino, jugué en Olimpo", le dijo Borja a La Nueva. antes de sumarse a River

El delantero colombiano, que se había sumado a la pretemporada de Junior de Barranquilla, se convirtió en la tercera incorporación del Millo en el actual mercado de pases. En el aurinegro estuvo seis meses en 2014.

   Luego de destrabarse la tensa negociación entre su actual club, Junior de Barranquilla, y el Palmeiras, que era dueño del cincuenta por ciento de su ficha, el colombiano Miguel Angel Borja, de 29 años, se convirtió en refuerzo de River hasta diciembre de 2025.

   Arribó a cambio de U$S 6.500.000 dólares por la totalidad de su pase, repartidos de la siguiente manera: 3.500.000 para Junior, otros 2.000.000 para saldar una deuda que mantenían con el club de San Pablo y 1.000.000 más para la entidad brasileña.

   Cuando tenía 21, Borja llegó a Olimpo acompañado de su compañeros de Selección Mauricio Cuero. Firmó contrato en junio de 2014 y jugó 16 partidos en el torneo de AFA de Primera división.

   Marcó tres goles, y uno de ellos fue ante River en el Monumental, fusilando a Barovero tras aprovechar un error de cálculo de Ramiro Funes Moris

   Por intermedio de su representante, Juan Pablo Pochón, quien permanece en contacto permanente con el presidente aurinegro Alfredo Dagna, La Nueva. pudo saber que el delantero está ansioso por viajar hacia nuestro país, y seguramente lo hará este fin de semana.

   Al menos, mediante mensaje de WhatsApp adelantó que conoce el fútbol argentino porque “jugó en Olimpo”.

   Cuando conoció la noticia, Borja comenzó a seguir a la página oficial de River en Instagram y subió una story asegurando que "los tiempos de Dios son perfectos".

   Con su fe a cuestas, el goleador colombiano que tiene una fundación que lleva su nombre en Tierralta, su ciudad natal, y que admira a Rober Lewandowski, se sumará a Lucas Beltrán y Rodrigo Aliendro como la tercera incorporación de un plantel millonario que, al igual que los hinchas, espera la frutilla del postre: Luis Suárez.