Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

La Federación de Natación impedirá que atletas transexuales compitan en las pruebas de élite femeninas

La decisión fue aprobada en el Congreso Extraordinario de la FINA, con el 71% de los votos. 

Lia Thomas

   La Federación Internacional de Natación (FINA) comunicó este domingo la aprobación de una nueva política de inclusión de género. Con el 71 % de votos positivos, se acordó impedir que los nadadores transexuales compitan en carreras de élite femeninas, si pasaron por algún proceso de pubertad masculina. 

   La nueva política de la FINA, fue votada por los 152 miembros en su congreso general extraordinario con motivo de los Campeonatos del Mundo que se están disputando en Budapest. La normativa exige que los competidores transgénero hayan completado su transición antes de los 12 años para poder competir en la pruebas femeninas. 

   A su vez, declararon que se intentará establecer “una categoría abierta” en las competiciones para los nadadores cuya identidad de género sea diferente a su sexo de nacimiento.  

   "La política incluye propuestas para una categoría de competición abierta. La FINA creará un nuevo grupo de trabajo que dedicará los próximos seis meses a estudiar la forma más eficaz de establecer esta nueva categoría", indicaron en un comunicado. 

   Husain Al-Musallam, actual presidente de la institución, afirmó: “Tenemos que proteger los derechos de nuestros atletas a competir, pero también tenemos que proteger la equidad competitiva en nuestras pruebas, especialmente la categoría femenina en las competiciones de la FINA”.

   “La FINA siempre acogerá a todos los atletas. La creación de una categoría abierta significará que todo el mundo tiene la oportunidad de competir a un nivel de élite. Esto no se ha hecho antes, así que la FINA tendrá que marcar el camino. Quiero que todos los atletas se sientan incluidos para poder desarrollar ideas durante este proceso”, agregó Al-Musallam.

   La decisión se da en el marco de varias polémicas relacionadas con el tema. Uno de los casos más recientes es el de la nadadora transgénero Lia Thomas en Estados Unidos. Compitió durante tres años en los torneos masculinos y en 2019, cambió de sexo y comenzó a romper récords de la Ivy League.

   Thomas detalló que se percató de ser transexual en 2018: “Había mucha incertidumbre. No sabía qué podía hacer. Decidí nadar esa temporada como hombre, sin salir del armario, y eso me causó mucha angustia. Luché, mi salud mental no era muy buena. Sufrí mucha inquietud y me sentí atrapada en mi cuerpo. Fue cuando decidí que había llegado el momento de comenzar mi transición”.

   Al año siguiente comenzó el tratamiento hormonal para lograr su transición, pero continuó en la categoría masculina hasta que la NCAA aprobó su expediente y permitió el traspaso al equipo femenino.