Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

El acusado de matar a Agustina Bustos confesó, pero involucró a otra persona

Matías Moreno declara en el marco del debate que se desarrolla en el Palacio de Tribunales.

Matías Moreno, a la izquierda de su abogado Valentín Fernández.

   Una novedad de importancia se dio hace instantes en el juicio por jurados que se inició hoy por el caso de Agustina Bustos (19).

   Matías Diego Moreno, el único detenido, pidió declarar ante los 12 jurados civiles y el juez técnico Hugo De Rosa y confesó su autoría en el hecho, pero involucró a otra persona.

   Se trata de un joven que hasta el momento se consideraba el "testigo estrella" del caso, Cristian Soto, quien -como testigo- declaró hoy en el inicio del juicio y aseguró que vio lo que pasó pero sin intervenir. 

   A partir de esta situación habrá que ver qué posición estratégica adoptan las partes.

   Moreno también aseguró que se trató de un homicidio en ocasión de un robo -le endilgó la autoría material a Soto- y que no hubo intención de matar para robar. Esa declaración tiene que ver con la idea de buscar atenuar la pena y evitar, en caso de ser condenado, la prisión perpetua.

 

El juez Hugo De Rosa dirige el juicio por jurados.

   Ya se sabía que el abogado Valentín Fernández, defensor de Moreno, no reprocharía su autoría penalmente responsable, sino que apuntaría a atenuar la calificación legal del hecho, aunque esta novedad rompió algunos de los esquemas.

   Según el fiscal Jorge Viego, encargado de la investigación y de acusar en el juicio, Moreno fue autor de homicidio calificado criminis causa (cometer un crimen para preparar, facilitar, consumar u ocultar otro delito, en este caso el robo), delito que prevé una pena de prisión perpetua, lo que equivaldría a pasar, al menos, 35 años entre rejas (lleva 4).

   La defensa del acusado apuntará a un homicidio en ocasión de robo, hecho que, según el artículo 165 del Código Penal, estipula penas de 10 a 25 años "si con motivo u ocasión del robo resultare un homicidio".