Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Manu Ginóbili fue hasta White y estuvo en Comercial, donde alguna vez sufrió mucho

Emanuel está disfrutando unos días en la ciudad.

¡Qué alegría! Manu posando con los chicos de Comercial.

   Aprovechando su estadía en la ciudad, Emanuel Ginóbili se dio una vuelta por Ingeniero White y estuvo mirando el minibásquetbol de Bahiense del Norte (donde juega su sobrina).

   Su presencia en la mañana sabatina fue motivo de atracción y varios aprovecharon para dejar reflejado ese momento, con el mejor basquetbolista argentino de todos los tiempos.

   La última presencia de Manu en el Osvaldo Giorgetti jugando oficialmente había sido en 1994, con la camiseta de Bahiense, en la serie por la permanencia que, finalmente, terminó ganando el portuario 2-1 y condenó al tricolor.

   Aunque en 1998, Emanuel estuvo en la inauguración del piso flotante, con la camiseta de Estudiantes.

   En esa serie -al mejor de tres- correspondiente al torneo de Primera, Bahiense ganó el primer partido, 85 a 76, con 14 puntos de Manu.

   En la revancha, en el mismo escenario donde estuvo hoy, el 22 de noviembre de 1994, perdió el tricolor 64 a 56.

   Mientras que en el tercero, en Salta 28, repitió Comercial: 76-67, con 21 unidades de Emanuel.

   Esta es la síntesis del partido disputado en Comercial, el escenario donde estuvo hoy Manu:

   Comercial (64): E. Pallottini (16), G. Sebastián (1), S. Mézquer (12), D. D'Annuzio (13), D. Bernardi (7), fi; A. Goñi (3), G. Baffigi (12), L, Vigovich, W. Mele y G. D'Annunzio. DT: Ricardo Márquez.

   Bahiense del Norte (56): R. Luengo (3), L. Decio (22), A. Palmieri, H. Magistrini (4), Ch. Marini, fi; E. Ginóbili (10), D. Fernández, A. Luengo (2), L. Carbobell (11) y D. Amatte (4). DT: Gabriel Schamberger.

   Arbitros: Horacio Sedán y José Antonio López.

   Seguramente, entre anécdotas y recuerdos, a Manu se le habrán venido imágenes de aquella última vez que estuvo en esta cancha jugando por el torneo local, y terminó sufriendo.

   ¿Quién iba a imaginar que su próxima visita -ya como espectador- sería con cuatro anillos de campeón NBA? Increíble...