Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

La gran apuesta del argentino Ricardo Juncos en la Indy: “Estamos yendo por el camino ideal”

La asociación con Brad Hollinger le permitió a su equipo consolidarse aún más en los Estados Unidos.

@JuncosHollingerRacing.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com
(Nota publicada en la edición impresa de hoy)

 

   Pequeños pero firmes pasos. Cimientos que le permiten al argentino Ricardo Juncos continuar alimentando el sueño que persigue desde que puso un pie en los Estados Unidos.

   La alianza con el empresario Brad Hollinger no solo ofreció respaldo suficiente a su equipo, el ahora Juncos Hollinger Racing, sino que permitió reformular la filosofía del proyecto deportivo automovilístico en Norteamérica.

   A poco menos de un año de la gestación del vínculo, el team con sede en Indiana ha logrado afianzar varios puntos fundamentales para el óptimo funcionamiento global de la estructura, muchos que, en el pasado, flotaban en el aire.

   “Esta nueva etapa está marchando bien, como habíamos planeado el año pasado. Indy Car es una categoría muy difícil, de mucha historia, compleja y con una paridad de máquinas y equipos increíble. A mi modo de ver, por los resultados y tiempos de vuelta, es la más competitiva del mundo. Por ejemplo, semanas atrás hubo 20 autos encerrados en 7 décimas en entrenamientos”, le contó Ricardo a “La Nueva.”.

   “Eso hace que haya que trabajar muy fino en todo—agregó--, y ahí radica la principal complicación. Todo puede pasar, nunca puede saberse quién ganará y menos quién se alzará con el campeonato. Eso, naturalmente, hace el desafío mucho más complejo, sobre todo para un equipo pequeño y nuevo”.

   El capital empresarial abrió puertas a nuevos desarrollos y niveles de trabajos dentro del taller, posibilitando proyectar nuevos y ambiciosos objetivos en el mediano/largo plazo.

   Por caso, uno de los grandes anhelos de Ricardo, la participación activa del Juncos Racing en el calendario competitivo de la Indy Car Series, la categoría automovilística norteamericana por excelencia, que en pocos días sitúa a equipos y pilotos ante una de las citas más emblemáticas del mundo, las 500 Millas de Indianápolis.

   “Volver a esa pista para nosotros es algo increíble, y más con el recuerdo de lo hecho en 2019, con aquella recordada histórica situación en clasificación, eliminando nada menos que a Fernando Alonso y McLaren en clasificación, después de haber destrozado el auto titular un día antes”, recuerda Juncos, sobre su segunda participación en la mítica competencia.

   “Anduvimos muy bien, tanto en 2018 como en 2019, y nos fue muy bien en los dos primeros días de entrenamientos previos desarrollados días atrás en Indy. Pero como digo, hay que respetar mucho a la carrera. Ya poder participar es increíble”, puntualizó.

   La 106ª edición dará su puntapié oficial este fin de semana, con la prueba de clasificación. Allí se presentará el Juncos Racing, junto al joven piloto británico Callum Ilot, ex piloto de Fórmula 2 e integrante de la Academia de Talentos de Ferrari, con la misión de plasmar en pista los veloces destellos exhibidos en las últimas competencias, y hasta en las mismas pruebas sobre el temeroso y desafiante óvalo.

   “Ser rápido de entrada es alentador, y más con el piloto adaptándose muy bien al circuito. Pero como digo, lo tomaremos con mucho cuidado y cautela, procurando no cometer errores y que todo fluya lo mejor posible. Es una de las carreras más difíciles del mundo, estamos confiados, pero hay que respetar la misma”, contó el argentino.

   “Considerando lo ocurrido en las dos participaciones previas del equipo, que somos un equipo nuevo y, todavía considerado debutante, no es poca cosa estar en la parrilla de salida. Por eso le apuntamos a llegar y completar la carrera. Todo lo que venga después, bienvenido”, aseguró Juncos.

El aporte de Hollinger

   El convenio firmado en septiembre de 2021 significó un barajar y dar de nuevo para el Juncos Racing; un cambio rotundo de pensamientos y paradigmas de trabajo, como se apuntó anteriormente.

   —¿Cuáles son las diferencias entre la etapa pasada y la que está en curso?

   —La diferencia es gigante. Años anteriores dependíamos de un piloto con dinero, no solo para cubrir el costo de la carrera, que es altísimo, sino las posibles roturas. Conseguir ese tipo de pilotos es muy difícil, de forma particular, lo que conlleva a hacer múltiples acuerdos de último momento, desde patrocinadores a contratar gente part time para armar las carreras. Esa es la peor forma de hacerlo y yo había decidido no hacerlo más.

   “Hoy me parece ridículo, pero en su momento era de la única manera que lo podíamos hacer. Era tomarlo o dejarlo, lo hicimos y aprendimos lo máximo que pudimos, con buenos y malos resultados parciales, con errores y aciertos. Ahora sabemos que vamos a correr el año entero y podemos predecir cosas, trabajar en base a un proyecto, conseguir gente a largo plazo, muchos de ellos de mucha confianza que decidieron apostar por Juncos, entonces automáticamente te cambia las reglas de juego”, subrayó Juncos.

   —¿Cómo está el equipo hoy?

   —Estoy muy conforme por cómo se vienen dando las cosas y los primeros pequeños pasos que logramos dar. Sobre todo en cuanto a la conformación del equipo y la gente que lo integra. Sabemos lo difícil que es, especialmente para nosotros, siendo un equipo prácticamente debutante más allá de esas carreras sueltas que hicimos en su momento, desde 2017 a 2019. Pero más allá de todo eso, nos vamos afianzando.

   “Tengo un grupo de mecánicos e ingenieros como nunca antes tuve, con mucha experiencia y muy armónicos a la hora de trabajar. Eso es fundamental para cualquier estructura de este estilo y creo que es el camino ideal para transitar esta aventura y acortar distancia a las grandes estructuras. Estamos muy motivados”, cerró Juncos.