Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

El teatro Plaza otra vez en venta: ¿una nueva oportunidad para la ciudad?

El precio es de 2 millones de dólares. El complejo tiene 1.993 m2 y una capacidad para 1.000 espectadores. En 2008 fue tasado en U$S 1.180.000.

Tras las obras, una imagen con la actuación de la Orquesta Sinfónica Provincia, en marzo de 2018. / Archivo La Nueva.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Una vez más, al igual que hace poco más de una década, el excine teatro Plaza está en venta.

   Fue en el año 2008, durante la gestión Cristian Breitenstein, que el Departamento Ejecutivo municipal manifestó su interés en adquirir la sala, la cual dejado de funcionar unos años antes, al considerar que podía sumarse al teatro Municipal para atender la gran demanda que tiene la ciudad para el desarrollo de actividades artísticas y culturales.

Aquel año de 2008, el Banco de la Provincia de Buenos Aires tasó el inmueble en 3 millones de pesos, equivalente a 1.180.000 dólares de la época.

   Elevado el proyecto de compra a consideración del Concejo Deliberante, la iniciativa fue cuestionada desde las bancas opositoras, con el argumento de que no se trataba de una operación “prioritaria”, ni de “extrema necesidad”. Ediles como Juan Pedro Tunessi, Andrés de Leo, Norberto Martínez y Elisa Quartucci sugirieron destinar ese dinero a obras públicas, al hospital Municipal o a tareas de bacheo.

  Pero, además, curiosamente, el tema se politizó cuando se difundió que la familia Scheines, propietaria del cine, tenía una relación familiar con un exfuncionario del gabinete de Breitenstein. Si bien ese vínculo no tenía absolutamente nada que ver con el tema, desató todo tipo de especulaciones, al punto que los propietarios del cine decidieron retirarse de la posible transacción, al entender que se estaba haciendo un manejo completamente malicioso de la misma.

   Lo cierto es que la posible compra quedó en el olvido y así fue que, en el año 2015, apareció en escena la agrupación religiosa Águilas Reales, que no sólo adquirió el bien sino que, además, procedió a su completa renovación, cambiando butacas e instalaciones auxiliares, para servir tanto para sus prácticas religiosas, como también ser alquilado para espectáculos.

   Ahora esa misma agrupación ha puesto en venta la sala. En relación a hace 14 años, ha duplicado su valor en dólares. O, al menos, eso pretende su propietario: el precio de venta es de 2 millones de dólares para un complejo de 1.993 m2 y capacidad para 1.000 espectadores.

“Teatro Gran Plaza es un espacio destinado a teatro, conciertos, conferencias y cine. Dispone de camarines, telón, kiosco, cantina y baños”, menciona la promoción del lugar.

   La inquietud es: ¿Volverá a interesarse el municipio por el lugar? La prioridad uno Para el intendente municipal de Bahía Blanca, Héctor Gay, la posible compra del teatro es “una cuestión de asignar prioridades”. Si bien mencionó que mantendrá una reunión con el actual propietario del lugar, el pastor Patricio Vázquez, a quien la municipalidad ayudó financieramente durante la pandemia, para conocer sus pretensiones, tiene en claro que hoy su primera y única preocupación en materia cultural es “salvar a la biblioteca Rivadavia”.

   “Hoy para mí esa es la prioridad: sostener a una institución que corre el riesgo de no continuar funcionando debido a su delicada situación económica”, sostuvo. “Por eso estamos en constante diálogo con (el exintendente municipal) Jaime Linares, actual presidente de la comisión directiva de la entidad, buscando herramientas para salvarla. Cualquier otra propuesta es secundaria”, afirmó.

Héctor Gay, jefe comunal de Bahía Blanca.

   “Nuestros números no son holgados, la incertidumbre económica es grave y, repito, a la hora de destinar recursos, primero, esta la biblioteca Rivadavia”, señaló.

   Consultado el titular de la dirección de Cultura, el abogado José González Casali, sobre la situación, señaló que el teatro “siempre estuvo en venta”, debido a las dificultades económicas de sus compradores.

   Manifestó, además, que el valor de 2 millones de dólares duplica lo que el mercado indica. “Hemos hablado con empresarios del espectáculo y aseguran que ese precio es irreal. Hay que considerar además que se trata de un bien con muchos gastos de mantenimiento y expensas, además de ofrecer ciertas complejidades con el acceso”, sostuvo.

   Una alternativa que en su momento se consideró fue la compra del bien por parte del Estado provincial. Casali era, en 2008, coordinador general del Organismo Artistas del Sur, y elevó a la provincia esa propuesta para servir como sede de la Orquesta Sinfónica, el Ballet del Sur y el Coro Estable, pero nunca tuvo una respuesta.

Un cine con historia

   El cine Plaza abrió sus puertas en 1965, como parte del complejo de Galerías Plaza, habilitado en 1961.

   Su inspirador, Jaime Scheines, falleció en 1962.

   En 1967 la sala quedó a cargo de la familia Scheines a través de la Empresa Cinematográfica Bahía Blanca, que también administraba los cines Ocean (Chiclana 250) y Palacio del Cine (Chiclana 178).

   Samuel Scheines, hijo de Jaime, era el alma mater de esa administración, que ya en la década del 50 manejaba los cines Ocean, Palacio del Cine, Rossini, Astral, Rialto y Odeón.

   Una curiosidad final: Samuel Scheines es el abuelo de Andrés y Gastón Duprat, dos bahienses que hoy triunfan en la industria del cine, el primero como guionista, el segundo como director.

   Son autores de películas como El hombre de al lado; Querida, voy a comprar cigarrillos y vuelvo; Borges está vivo; El ciudadano ilustre; Mi obra maestra y Competencia oficial, esta última con la actuación de Penélope Cruz, Antonio Banderas y Oscar Martínez.