Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Un puente anillo une dos edificios en Bruselas

El puente es a su vez un espacio de encuentro y actividad.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Ubicado en el distrito gubernamental de Bruselas, la conexión entre estos dos edificios fue proyectada más como un elemento espacial que como una solución técnica.

   El puente circular generado ofrece un paseo alrededor de un espacio cerrado y que también funciona como un lugar de encuentro entre los dos edificios.

   Bautizado «Tondo», por su forma de anillo, sigue la tradición de las populares pinturas renacentistas circulares.

   El puente es, desde la distancia, una obra abstracta cerrada, cuya superficie de revestimiento de paneles espejados refleja su entorno. Solo vista de cerca revela su espacio interior acristalado.

   Hacia la ciudad, se muestra como un elemento «cerrado», en la tradición de, por ejemplo, el Puente de los Suspiros. Revestidos con paneles espejados, reflejan las fachadas tanto del edificio del Foro como del Parlamento. De cerca, muestra a través de la abertura una vista sutil de los pasajes entre los dos edificios.

   El túnel salva el desnivel entre ambos edificios mediante una leve rampa.

Los detalles

   El proyecto tiene 20 metros de luz. Su forma de disco inclinado funciona como una estructura de acero, reforzada en la parte superior mediante una armadura vertical, de la cual están suspendidos los paneles de vidrio y la losa del piso inferior.

   Como los puntos de apoyo que conectan el techo y el edificio no son visibles, se crea la ilusión de tener un anillo flotante.

   La obra se puede describir como un disco rígido, un pabellón casi efímero entre los edificios. Visto desde arriba, el juego de vigas escultóricas es visible, como “un ojo en el mundo”. Se transforma además en un hecho distintivo de la cuadra que funciona de alguna manera como un equipamiento urbano. La condición de espejado permite reflejar el entorno, de modo que el puente termina mimetizándose con las fachadas de los edificios que une.