Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

"Días así son como volver a cuando tenía 10 años", dijo Pepe Sánchez

Sensaciones del presidente de Bahía Basket, en su regreso como jugador al ámbito local. El momento del equipo. La no presentación que causó polémica. El rumbo deportivo en el Dow Center.

Ya leyó opciones y, ante Gastón Diomedi, sólo queda ejecutar. Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

   “Le metí ruta últimamente y venía duro. Y hoy (por ayer) me quedé duro al mediodía. Para el segundo tiempo me enfrié y chau”.

   28 años después de haber jugado por última vez los torneos de la Asociación Bahiense de Básquetbol para iniciar una carrera increíble por el básquetbol mundial (oro olímpico en 2004 y primer argentino en jugar en la NBA, por citar dos referencias obligadas), Pepe Sánchez volvió a competir por un partido oficial del ámbito bahiense.

   Fue con Bahía Basket, a los 45 años y casi de manera sorpresiva para no generar una expectativa desmedida. El bajo perfil que caracterizó a la Generación Dorada. Y del mismo modo en que lo hizo un domingo a la tarde en enero de este año, cuando se presentó en el juego ante Gimnasia (La Plata) por la Liga Argentina.  Día en el que, además, demostró un talento intacto.

   Anoche sintió dolor -fuerte- en el cuello y no pudo regalar exhibición en el Dow Center, aunque su presencia le dio otro estatus al partido.

   Y él disfrutó como un debutante el volver vestir la "4" de manera oficial, en este caso en el torneo de Primera.

   -Por lo menos fueron 13 minutos y pico de felicidad.

   -Pura, pura… El otro día lo hablamos con los chicos cuando hicimos el viaje a Nueva York (NdR: por el nombramiento de Emanuel Ginóbili al Salón de la Fama): si el cuerpo te deja, volver a estar adentro de una cancha es lo más hermoso que te puede pasar. Aunque sea un ratito. De pronto en un tiro libre, por ahí miro de reojo y es hermoso. Tengo la suerte que, por entrenamiento y disciplina, mi cuerpo me lo permite.

   -En realidad jugaste dos partidos: uno en cancha y después otro en el banco siendo uno más, rodeado de los chicos, sintiéndote joven otra vez.

   -Qué te parece, imaginate. Cuando vengo al Dow entreno con chicos de 16 o 18 años con los que jugamos. Y también es lindo ver cómo a partir de un poquito de ayuda, ellos se manejan y juegan.

   -Claro. Porque sin saber a priori lo del dolor en el cuello, al no reingresar en el tercer cuarto, con Pipa Gutiérrez limitado por faltas en el banco y Liniers remontando, pareció que el mensaje fue “que resuelvan los pibes”.

   -Te digo la verdad: me hubiera gustado jugar los últimos minutos. Pero al mismo tiempo disfruté mucho esa situación de ver a Tadeo (Laphitzborde) de 16 años, a Cachete (Santiago Candia) que hoy (por anoche) no tuvo un gran día, verlos tomar decisiones. Este laburo lo podés hacer desde afuera. Pero cuando estás adentro les das un empujón, los ordenás y les sacás un poquito de responsabilidad y demás. Me gusta verlos jugar. Con Pipa les dimos el impulso, que era la idea. A mí me interesan más los entrenamientos, donde uno puede meterse más. Pero la verdad que me encantó ver cómo chicos que estaban buscándose, que apuntan a una oportunidad más adelante, que quieren jugar en Primera y les costaba, puedan jugar, pasarla bien adentro de la cancha y competir. Porque uno de los rivales me dijo al final “Che, estuvieron ahí”. Y sí, fue muy lindo. Días así son como volver a cuando tenía 10 años… No sé cuántas más oportunidades tendré, pero cuanto más pueda estar... Me encanta.

   -Teniendo en cuenta el presente deportivo del equipo en el torneo, las críticas por la no presentación de semanas atrás… ¿Cuál es el futuro de Bahía Basket?

   -Ahora es un momento de transición. Pensá que hicimos 12 años de profesionalismo. Hoy tomamos la decisión de hacer un impasse. Si me preguntás cómo sigue, estamos en ese proceso. Lo de la no presentación fue algo que pasó, un infortunio. Todo es parte de la búsqueda por el nuevo propósito. Va por el lado de establecernos como un club en Bahía, hacer formativas y volver a empezar con ese proceso aprovechando la competencia local. A nosotros nos gusta toda la parte de formación. Y eso es así independientemente de que juguemos o no. Mantenemos ahora el mismo concepto que en el profesionalismo. Entiendo que se espera más de resultados, pero lo que nos gusta es formar y eso no cambiará. Hacer foco en que estos mismos chicos que tenemos hoy, estudien y sigan sintiendo que pueden. Después… 

   -… El camino lo van a elegir ellos: irse a competir o continuar formándose.

   -Tal cual. Nosotros tenemos el compromiso con ellos. Con Cachete (Candia) para que de el salto o el propio Tadeo, que quieren ir a estudiar a Estados Unidos. Pero vamos a encontrar un propósito y seguiremos haciendo cosas con el básquet porque es parte de nuestro adn. Y con respecto al torneo de Primera, creo que el respeto lo estamos demostrando. Pipa y yo seguimos jugando. Lo que nos pasó, obviamente repercutió. Pero no hay falta de interés sino de situaciones que se dieron. Entiendo que se ve como se ve, pero son errores propios.