Bahía Blanca | Jueves, 22 de febrero

Bahía Blanca | Jueves, 22 de febrero

Bahía Blanca | Jueves, 22 de febrero

Un viaje en el tiempo a partir de huellas de más de 7 mil años

Las excursiones al yacimiento permitirle conocer con profundidad el patrimonio natural y cultural de Monte Hermoso.

Fotos: Archivo La Nueva.

   Leandro Lecanda, del museo de Ciencias Naturales Vicente Di Martino, de Monte Hermoso, destacó que existe “un segmento de turistas que busca cada vez más irse de lo tradicional y encontrar propuestas nuevas, para conectarse de otra manera con la naturaleza”.

   De estos, aclaró, son de quienes se nutre la institución para llevar a cabo su tarea diaria, sobre todo en verano, aunque reconoció también que mucha gente también aprovecha los días desapacibles en la playa para conocer un poco más sobre el balneario.

   “Las visitas guiadas -al sitio de huellas humanas de más de 7 mil años de antigüedad- se enmarcan en el turismo sustentable, que busca sacar de lo tradicional al turista y permitirle conocer con profundidad el patrimonio natural y cultural de Monte Hermoso”, aseveró.

   Con esto, explicó, se busca que -a través del conocimiento y de un aprendizaje divertido- “la gente se entretenga y pase un día lindo” y que, de paso, “nos ayude a concientizar a los demás sobre el valor del patrimonio que buscamos conservar”.

   “En el museo tenemos registros de la última era de hielo, que pertenecen a megamamíferos que se extinguieron hace 12 mil años, además de otros arqueológicos de 7 mil años de sociedades cazadores y recolectores nómades, que podrían ser antecesores de pueblos que después conocimos como mapuches o tehuelches”, contó en Bronceado, por “LU2”.

   En ese sentido, destacó que no se busca que las excursiones sean una clase magistral, sino que la gente se entretenga mientras participan de ellas.

 

Para participar de las excursiones hay que acercarse al Museo de Ciencias Naturales, o bien comunicarse telefónicamente al (02921) 48-2601.

 

 

   “En un momento se dan cuenta de que esas huellas pertenecen a personas que vivieron acá hace miles de años y no pueden creer que eso haya quedado marcado en la roca y se haya conservado. Impresiona al verlo”, dijo.

   Lecanda destacó que esas marcas se llegaron a conservar en gran medida porque quedaron mucho tiempo debajo de médanos y recién se destaparon hace algunos años.

   “Tenemos un equipo de arqueología y antropología trabajando en el sitio. Desde que se descubrió, a principios de los 90, siempre tuvo la mirada de la ciencia a nivel internacional sobre él; por ejemplo, las dataciones se hicieron en el Museo de Londres. Incluso, está dentro de un listado de sitios argentinos que pueden ser declarados patrimonio de la humanidad; tiene un renombre internacional”, manifestó.

   Además, recalcó que se está “frente a un sitio generado y descubierto por la propia naturaleza”.

   “Por eso, dejamos que la misma naturaleza mueva el área y nos muestre la historia. A veces se mueve la arena para un lado al que no se había movido, y uno encuentra lugares nunca vistos”, aseguró.

   Por otro lado, reconoció que este lugar hoy sufre una fuerte erosión como consecuencia del mal uso de la playa, con el paso de cuatriciclos u otros vehículos.

   “El tránsito muchas veces pasa por encima del área donde están las huellas y genera destrucciones importantes. El otro problema son las fiestas clandestinas, porque los chicos van normalmente para ese sector. Son cuestiones a resolver”, explicó.

   Por último, señaló que para participar de las excursiones, es necesario acercarse al museo para reservar lugar, o bien comunicarse telefónicamente al (02921) 48-2601. El costo general es de 500 pesos, mientras que los menores de 13 años abonan 300.

   “Tienen una duración de entre una hora y media y dos, y en ella se caminan unos 2 kilómetros. El sitio todos los días se ve de una forma distinta por accionar del viento y el mar”, concluyó Lecanda.