Bahía Blanca | Jueves, 06 de octubre

Bahía Blanca | Jueves, 06 de octubre

Bahía Blanca | Jueves, 06 de octubre

Investigan a un remero por posible encubrimiento de abusos sexuales

El padre del sospechoso, que habría manoseado repetidamente a las alumnas de canotaje de su hijo, se quitó la vida el año pasado. Una de las víctimas afirma que el ahora investigado, Néstor “El Piri” Pinta, tenía conocimiento de los hechos.

La denunciante asegura que Néstor Pinta no ignoraba los abusos sexuales cometidos por su padre.

   La Fiscalía investiga la posible responsabilidad de un reconocido palista maragato en presuntos abusos sexuales que su padre habría cometido entre 2015 y 2016, en perjuicio de alumnas menores de edad de la Escuela Municipal de Canotaje de Carmen de Patagones.

   Una de las aparentes víctimas rompió el silencio públicamente, aunque había denunciado el caso el 1 de julio de 2020, un día después de que el denunciado se suicidara en su domicilio.

   Como consecuencia de la muerte de Aldo Pinta, la acción penal en su contra se extinguió.

   Sin embargo ahora, en base a los testimonios recolectados, la fiscal de delitos sexuales de esta ciudad, Marina Lara, intenta establecer si Néstor “El Piri” Pinta -hijo del fallecido- incurrió en un delito, como por ejemplo el de "encubrimiento".

   Desde el Ministerio Público Fiscal se informó que el remero está siendo "investigado" y, al menos por ahora, no hay una "imputación formal" en su contra.

   "Como son delitos contra la integridad sexual, lo único que se puede informar es que la causa está en trámite en la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 14", indicó una fuente de Fiscalía General.

   "Se está tratando de recolectar elementos de prueba para intentar determinar la situación de Néstor Pinta, quien fue funcionario de la Municipalidad (de Patagones, durante la primera intendencia de José Luis Zara)", agregó.

   En las últimas horas, Lara recibió declaraciones testimoniales "no solo de las víctimas, sino también de otras chicas que tienen información sobre los hechos para aportar".

   La escuela de canotaje de esa ciudad lleva, justamente, el nombre de Néstor Pinta.

Salía de la habitación "completamente perturbada"

    En diálogo con Infobae.com, una de las jóvenes abusadas sexualmente y denunciante, relató el trance que vivió cuando tenía 14 años.

   "Arranqué a entrenar en la escuela de canotaje en noviembre de 2015. Salía del colegio, almorzaba y a las dos de la tarde me iba a remar. Después Néstor nos llevaba en su Jeep a merendar y entrenar en la casa de sus padres, donde también vivía él y estaba su gimnasio", contó Victoria Carrión.

   "El primer día que llegué me llamó la atención ver salir a una de mis compañeras de la habitación de los padres de Néstor. Pero al otro día, la que pasó a la habitación fui yo. Desde ese día y durante un año y medio fui abusada por el padre de Néstor”, aseguró.

   La chica se refirió a una clase de "ritual" en el que las alumnas llegaban a la vivienda de Néstor, tomaban mate con facturas, entrenaban en el gimnasio y luego -según su versión- Aldo las hacía entrar al cuarto matrimonial para “sacarles las tensiones”.

   Allí el supuesto degenerado frotaba el cuerpo de las adolescentes con una botella y las manoseaba en sus zonas íntimas.

   “Era cotidiano, era algo de todos los días. Literalmente un desfile de niñas entrando a una habitación con una persona que cerraba la puerta y estaba 10 minutos tocándote y eructando”, recordó Victoria.

   “Era salir de la habitación completamente perturbada, sintiéndome sucia, con la cabeza gacha”, acotó.

   “No hay forma de que el padre de Néstor haya abusado sin su respaldo y encubrimiento. Estábamos en el gimnasio, te daban ganas de ir al baño y en el camino te interceptaba el padre para meterte en la habitación. ¿Néstor no se preguntaba dónde estábamos o por qué tardábamos tanto?”, finalizó la entrevistada.