Conjugar libros y computadoras

3/7/2021 | 06:50 |

“No debería ser una cosa u otra”, dijo Pablo Scarpaci, a cargo de la Asociación Cultural y Biblioteca Popular.

   En momentos tan difíciles lo importante no es crecer, sino diversificarse, aseguró Pablo Scarpaci, presidente de la comisión directiva de la Asociación Cultural y Biblioteca Popular "Juan Bautista Alberdi".

   En este sentido, enfatizó que se busca llegar al socio con un discurso frontal: "Les contamos cómo está la Biblioteca, qué esperamos y qué estamos haciendo para lograr el objetivo. Y esto despierta su confianza, porque en un mes se han reincorporado más de 20 asociados, y muchos más se han puesto al día".

   Sobre quienes componen la reciente asumida comisión, dijo que "a la identidad de una ciudad la forja tanto la gente que no se quiere ir de ahí como aquella que regresa".

   "Entre quienes integramos la comisión hay mucha gente nacida y criada, y otros tantos que hemos vuelto a Punta Alta. Buscamos mantener de pie a las instituciones en momentos inéditos como el que atravesamos".

   "Y sabemos que siempre se sale de una crisis en comunidad. Por eso, todos los convocados para formar parte de este equipo me han respondido de manera afirmativa: porque saben que nos arremangamos para ayudar en el más digno de los trabajos, que es el voluntario".

   En tal caso, agregó que el fin con el que asumió esta comisión fue, principalmente, abrir la institución a la comunidad y a las nuevas generaciones.

   "Para eso, decidimos renovarnos en los niveles edilicio, cambiamos luminarias por LED y proyectamos renovar el frente; logístico, pensando en una biblioteca de 'estantería abierta' al socio; y profesional. Esto último se logra trabajando con comisiones de especialistas que nos den su parecer y nos traigan proyectos e ideas nuevas", puntualizó.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Mucho por hacer

   Reconoció, luego, que las bibliotecas son el alma de una comunidad.

   "Deben ser la combinación de centros educativos, cívicos y sociales: tienen que enseñarte desde cómo hacer un currículum hasta cómo usar un celular u oratoria. Y eso va más allá de pensar en términos de 'libro contra computadora'. Las instituciones asentadas en espacios físicos están cayendo en favor de la virtualidad, es verdad, pero no debería ser una u otra; hay que conjugar".

   "Por eso, abrimos nuestro canal de Youtube y desde ahí tejemos redes con otras instituciones, con nuevos usuarios y nuevas realidades", expresó.

   ¿Hay muchas cosas por hacer? "Abruma, a veces, pensar en eso. Tengo un largo camino recorrido, entre mis estudios de cine, letras y gestión cultural, así como la editorial y la ONG. Todo eso me trajo a conducir esta institución, y tomo este trabajo con la conciencia de ocupar uno de los cargos directivos más importantes de mi ciudad. Por eso, hay mucho por hacer, y me gustaría seguir con este ritmo e intensidad de trabajo. Porque los socios y la ciudad merecen una institución de avanzada".

   Expuso que durante la fase 3 (hoy Coronel Rosales está en la 4) se contó con un servicio de retiro y devolución de libros en los horarios de apertura usuales de la biblioteca (lunes a sábados, de 9 a 13, y lunes a viernes de 16 a 20) y, cuando se retrocedió de fase, se trabajó con la modalidad delivery. 

   "Estamos cobrando a domicilio, regalando libros a aquellas personas que se asocien o reincorporen. Para cubrir nuestros gastos, necesitamos una masa societaria de alrededor de 1.000 personas, lo cual requiere de una logística importante".

   "Así también, tenemos un grupo de WhatsApp donde se les lee a los socios efemérides, poesías y cuentos, y comenzamos a armar la grilla de actividades culturales, que se impartirán tanto de manera virtual como presencial, cuando los protocolos lo permitan", dijo.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias