Juegos Olímpicos

Los 18 representantes de Bahía, incluyendo tres oros y un abanderado de la delegación nacional

20/7/2021 | 06:15 |

Hubo presencia local en 10 ediciones.

Manu, el abanderado argentino, encabezando el sueño de miles de deportistas en Beijing 2008.

 

   La historia de los bahienses que participaron en los Juegos Olímpicos suma, a lo largo de 10 ediciones en las que hubo presencia local, un total de 18 representantes de nuestra ciudad, incluyendo tres que se colgaron la medalla de oro (Emanuel Ginóbili, Pepe Sánchez y Alejandro Montecchia) y uno (Manu) que en su segunda participación fue abanderado.

Londres 1948

   El atleta Armando Pedro Sensini ocupó la novena posición en un maratón que resultó de lo mejor para la Argentina.

   Es que lo ganó el santafesino Delfo Cabrera, el 7 de agosto y entró quinto el mendocino Eusebio Guiñez, metiendo así tres representantes nacionales entre los 10 mejores de la prueba atlética más legendaria de los Juegos.

Helsinki 1952

   El ciclista Ignacio Fernández asistió como suplente y, a partir de ahí, en las siguientes cinco ediciones no hubo presencia bahiense.

Ignacio Fernández

 

Montreal 1976

   Después de 24 años, la nadadora Susana Coppo volvió a poner a Bahía Blanca en la principal competencia deportiva, participando, con solo 16 años, en cuatro especialidades diferentes: 100 metros, 200m., 400m. y posta 4x100m.

Susana Coppo, radicada en Holanda, durante una de sus visitas a Bahía.

 

   En tanto, el árbitro de básquetbol Rodolfo Américo Gómez había sido designado, pero una lesión de ligamentos mientras arbitraba la Liga de Puerto Rico lo dejó afuera de los Juegos.

Moscú 1980

   Una particularidad tuvieron los Juegos de Moscú, cuando hubo un boicot y 58 países se sumaron, entre ellos Argentina.

   De todos modos, casi de incógnito pudo dar el presente el árbitro bahiense Rodolfo Américo Gómez, quien pitó la final femenina de básquetbol: Unión Soviética (104)-Bulgaria (73).

Rodolfo Gómez

 

   Y fue el único representante nacional bajo nuestra bandera, más allá que también estuvo el ciclista Octavio Dazzan, quien, amparado por su doble nacionalidad, compitió como italiano.

Atlanta 1996

   Los Juegos de Atlanta marcaron la mayor presencia bahiense, con cuatro representantes, edición a partir de la cual Bahía Blanca siempre dijo presente.

   El 20 de julio el futbolista Pablo Paz (surgido de Liniers) debutó, reemplazando al lesionado Roberto Ayala, en el triunfo de Argentina ante Estados Unidos, por 3 a 1.

   En la final, la albiceleste cayó ante Nigeria, por 3 a 2.

Pablo Paz

 

   Poco después, Juan Alberto Espil, otro con raíces del Chivo, mostró su mano, anotándole 27 puntos a Estados Unidos, en la derrota, 96 a 68.

   Además, en ese torneo Espil (quien promedió 22,5 puntos, cifra que sigue siendo top entre los argentinos), hizo 8-12 en triples contra Corea del Sur, la máxima para uno nuestro, la cual igualó Andrés Nocioni en Río 2016.

Juan Alberto Espil

 

   Y el básquetbol dio más para la ciudad, porque volvió a tener otro árbitro: Raúl Abel Chaves.

   Mientras que el jinete local, Juan Carlos Candisano, finalizó 27º en la prueba individual de Saltos Hípicos.

Sidney 2000

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Continuando con su nivel internacional, el árbitro de básquetbol Raúl Chaves repitió la experiencia y pitó su segundo Juego Olímpico.

   Y hubo dos debutantes: Gabriel Simón y Gustavo Aguirre, quienes compartieron habitación en la Villa y, luego de 52 años, le dieron presencia en los Juegos al atletismo de la ciudad.

Gabriel Simón y Gustavo Aguirre

 

   Simón compitió en los 100 metros, finalizando en la quinta ubicación. Aguirre, en tanto, participó de los 400 metros y cronometró 47s3/100, terminando quinto en su serie.

Atenas 2004

   En Grecia, el deporte bahiense tocó el cielo con las manos, cuando Manu, Pepe y El Puma terminaron en cancha, uniéndose con un fuerte abrazo y el oro en el pecho tras la victoria de Argentina ante Italia, 84 a 69.

   Inolvidable y emocionante este hecho inédito, de tres deportistas de una ciudad del interior, que compartieran un plantel que subió al escalón más alto del podio olímpico.

Montecchia, Ginóbili y Juan I. Sánchez

 

   Aquel 28 de agosto quedó marcado para siempre, porque, primero con el fútbol y más tarde con el básquetbol, la Argentina volvía a ganar un oro olímpico, tras 52 años de sequía. Fue tan relevante, que se fijó como el Día del Deporte Argentino.

Beijing 2008

   Un bahiense encabezando la delegación durante la ceremonia inaugural y haciendo flamear la bandera argentina significó otro ícono para el deporte de la ciudad.

  Manu Ginóbili, a esta altura con tres anillos de NBA y un oro olímpico, era el deportista indiscutido.

   Ese inicio contrastó con el final, porque si bien Argentina subió al podio (3º) –dirigido por Sergio “Oveja” Hernández- Manu se lesionó en el cruce de semifinales, dejando previamente su marca récord –hasta ahí- para la albiceleste en JJ.OO: 32 puntos a Irán.

La lesión que marginó a Manu.

 

   Y otro bahiense que vivió desde adentro el Juego fue el atleta Pablo Pietrobelli, quien terminó 16º en su serie en lanzamiento de la jabalina.

Londres 2012

   En Londres se sumó otro nombre al historial de bahienses, con la presencia de Hernán “Pancho” Jasen, quien acompañó a Manu Ginóbili en su tercera experiencia olímpica, la cual terminó con el cuarto lugar para la Argentina.

Pancho Jasen

 

  En ese equipo, el asistente técnico fue Sergio Hernández.

Río 2016

   La imagen del Juego mostró a un Manu Ginóbili quebrado, llevándose la pelota del partido, mientras se despedía del público argentino, testigo directo de su último partido con la celeste y blanca. Había sido el final, el cuarto torneo para el bahiense, que perdió en cuartos ante Estados Unidos (105-78) y terminó octavo.

   Ahí también estuvo Oveja, como DT, una vez más.

La despedida de Manu con la celeste y blanca.

 

   Y a la lista de bahienses se sumaron el tenista Guido Pella, quien llegaba 49º en el ranking ATP y quedó eliminado en primera ronda.

   Mientras que también estuvo el rugbier Santiago Alvarez Fourcade, defendiendo la camiseta de Los Pumas 7s, que terminaron sextos.

Cercanos

   La región cercana a Bahía Blanca también tuvo representantes en los Juegos, como fueron los casos de los ciclistas saavedrenses Fabio y Rubén Placánica, el suarense Edgardo Simon (todos vinculados con la actividad de la ciudad) o el basquetbolista puntaltense Román González.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias