Desde Puerto Belgrano al Teatro de Operaciones Malvinas

16/4/2021 | 16:19 |

Charlas con el sobreviviente Nilo Navas

Por Walter Gullaci

“Pasadas las fiestas de fin de año del ´81, con muchos marinos con su licencia ordinaria, yo me quedé a bordo del Belgrano para hacer una navegación de instrucción muy interesante por toda la costa patagónica, a la que volveríamos al poco tiempo, pero en otras condiciones”.

“Zarpamos el 21 de enero de 1982. Recorrimos cinco mil millas, pasamos por Puerto Madryn, Ushuaia, pasé por primera vez por el Canal de Beagle, que hoy ya lo tengo recorrido doce veces, observamos también la Isla de los Estados y terminamos en Punta del Este, en el que los veleros, los yates y las lanchas se acercaban para observar de cerca a semejante buque, que estaba fondeado aproximadamente a tres kilómetros de la playa. Recuerdo que desembarcábamos vestidos de marineros, de gala. Un viaje fantástico”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

“Retornamos a la Base Naval Puerto Belgrano, el 12 de febrero, tras 22 días de navegación. En esa instrucción embarcaron cadetes de la Escuela Naval argentina y de otras de Latinoamérica. Muchos de esos muchachos que tenían 22, 23 años, pocos meses después se iban a embarcar como jóvenes oficiales. Muchos de ellos dejarían la vida en el hundimiento del ARA General Belgrano”.

“Cuando llegamos de la instrucción empezamos a preparar el barco. Ya, con algunos con licencia, empezamos a observar algunos movimiento inusuales, veíamos que los buques se iban recargando de combustible, de víveres de todo tipo, de munición, por lo que si bien no entendíamos nada, algo estaba pasando…”.

“El 28 de marzo zarpó la flota de mar casi íntegra. Sólo quedó el Crucero Belgrano porque aún estaba en mantenimiento. Nos quedamos solitos en el muelle. No teníamos ni idea de lo que estaba sucediendo, hasta que el 2 de abril nos sorprendieron con una orden a las 7 de la mañana. Nos ordenaron formarnos en el muelle, durante una mañana oscura, fría. El comandante nos dijo que hacía muy poquito se había ejecutado con éxito la Operación Rosario que implicaba la recuperación de las Islas Malvinas tras 149 años de usurpación británica. Recuerdo que todos, muy contentos, cantamos el Himno Nacional. Era hora de zarpar lo más rápido posible al teatro de operaciones Malvinas. Fue lo que sucedió en el período del 2 al 16 de abril, día en el que se produjo la última zarpada del buque desde Puerto Belgrano”.

“Recuerdo que todos los días, luego de mucho trajín en los que se estaba preparando el Belgrano para zarpar, volvíamos a nuestras casas junto a Juan Carlos Bollo y nos despedíamos de nuestras familias pensando en que ya nos íbamos, hasta que zarpamos finalmente a las 10.50 del 16 de abril”.

“Eramos 1.093 personas arriba del buque. 56 oficiales, 627 entre suboficiales, cabos y marineros; 408 conscriptos y dos cantineros civiles, cuando el buque tenía una dotación de 650 a 700 tripulantes, pero en esta ocasión se embarcó un grupo mucho más significativo con miras a un desembarco de la infantería de marina”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias