Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

El Trasandino del Sur, esa obra sin fin

   Una obra centenaria, postergada una y otra vez. Ahora, un nuevo anuncio.

   La idea es sencilla, casi incuestionable en sus beneficios, práctica y hasta indiscutible. Sin embargo lleva 130 años sin que se concrete y gran parte de lo realizado en 1899 como parte del proyecto se ha perdido en el tiempo.

    “Después de tantos anuncios y compromisos no cumplidos, hablar hoy del ferrocarril Trasandino del Sur puede sonar a un nuevo panfleto electoral o a marketing político”, indica la nota publicada en este diario en su edición del último domingo.

   El comentario es por demás acertado si se considerada la cantidad de veces que distintas autoridades, funcionarios o empresarios aseguraron que pondrían en marcha la obra, sostenida por decenas de argumentos beneficiosos para ambos países, a partir de unir el ferrocarril dos puertos, uno sobre el Atlántico, otro sobre el Pacífico.

    Sin embargo, se dice que la paciencia es hermana de la esperanza. Nada nos puede privar de creer que estos nuevos anuncios llevan a depositar ahora una cuota en su concreción.

   Ya en septiembre pasado se aludía a que, tarde o temprano, el Trasandino del Sur será realidad, y ahora al menos hay algunos indicios concretos en tal sentido.

   En esta ocasión fue el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, quien señaló que en un año comenzarán las obras del ramal Norpatagónico Bahía Blanca – Vaca Muerta y también la extensión de los rieles hasta Chile, el tramo Zapala – Pino Hachado.

   Habló de lograr financiamiento chino y que eso fue posible gracias a un crédito habilitado en 2013 por el gobierno de Cristina Fernández. La asistencia rondará los 900 millones de dólares y estará a cargo de China Machinery Engineering Corporation (CMEC).

   Hay varias posturas que se pueden tomar: volver a creer, pensar en un nuevo cuento chino o abrir una puerta de credibilidad. Por ahora, hay nuevas fichas sobre la mesa.