Inspiración en el proyecto del CAA

Urcía: “No cuidaremos la mesa de los argentinos si no alentamos una mayor producción”

24/10/2021 | 06:30 |

Para el presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), se trata de cambiar el paradigma. “Para que haya mayor oferta y mejores precios se debe producir más”, sostuvo.

Guillermo D. Rueda / grueda@lanueva.com

   “La producción de carnes, en todas sus especies, requiere y demanda de mano de obra en el interior del país que evita la migración y el crecimiento de los asentamientos urbanos, y genera transformación y agregado de valor”.

   Lo dijo el Dr. Daniel Urcía, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), quien agregó que nuestras carnes tienen reconocimiento de calidad y sanidad internacional.

   “Además, su producción es absolutamente sustentable con el medio ambiente, cualidad que es muy valorada en el futuro inmediato por los mercados”, añadió.

Dr. Daniel Urcía, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA).

   “Estas son algunas de las razones por las cuales tenemos que cambiar de paradigma, ya que no cuidaremos la mesa de los argentinos si no alentamos el crecimiento de la mayor producción”, sostuvo.

   “Porque para que haya mayor oferta y mejores precios debemos producir más”, aseguró.

   “En ese contexto se inspira el proyecto presentado por el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), que contempla beneficios impositivos basados en la mayor producción y con modificación en los criterios de valuación de hacienda que ningún gobierno anterior fue capaz de instrumentar”, explicó el Dr. Urcía. 

   “Es decir, no tenemos problemas con la producción actual para abastecer el mercado doméstico y la exportación en los volúmenes actuales pero, para crecer, se necesita producir más y, para eso, se requieren inversiones que redunden en mayor necesidad de empleo para lo cual, a su vez, se requiere de la seguridad jurídica e Institucional que brinde previsibilidad”, amplió. 

   “Pero todo eso depende de los Gobiernos”, afirmó. 

   “Desde el sector privado insistimos y brindamos permanente colaboración para construir ese escenario”, dijo. 

   “Lamentablemente, las diferentes gestiones fueron las responsables de cambios abruptos en las reglas de juego de un sector que tiene todos los atributos para crecer”, dijo.

   El Dr. Urcía hizo alusión a otras modificaciones de tipo tributario que vienen siendo propuestas por la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas, como el régimen simplificado para las carnicerías y una alícuota de ingresos brutos unificada para el sector.

“Está claro que mejorarían los precios a los consumidores y serían mucho más útiles que cualquier congelamiento de precios, mejorando la competitividad, la transparencia del sector y el entorno de negocios”, explicó. 

   “Estamos convencidos de lo que decimos. Y lo podemos demostrar con infinidad de trabajos elaborados por distintas Instituciones”, agregó.

   “También estamos predispuestos a trabajar en conjunto con el sector público nacional, provincial y municipal. Sólo necesitamos que haya voluntad desde ese sector por impulsar el crecimiento, ser disruptivos e implementar las reformas estructurales pendientes”, aseguró.

   El Dr. Urcía admitió que la asunción de un nuevo ministro en la cartera de Agricultura, Ganadería y Pesca, como el caso del Dr. Julián Andrés Domínguez, con antecedentes en el área y de procedencia de una zona productiva bonaerense, que impuso una nueva dinámica de gestión, genera nuevas esperanzas en el sector industrial para tratar y empezar a resolver la agenda pendiente.

   “Con la publicación del Decreto 700 se faculta al ministerio a resolver los casos excepcionales provocados por la intervención y limitación a las exportaciones de carnes. Se trata de un reclamo que, desde FIFRA, habíamos planteado oportunamente a diferentes ministros ante el dictado de la medida en el mes de mayo”, recordó.

   “Desde que asumió el ministro Domínguez participamos de dos reuniones, con su presencia, en el marco de la Mesa de las Carnes y del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA)”, contó.

   “Pudimos conversar y dialogar sobre los problemas del sector y exponer abiertamente las visiones del negocio, habiendo coincidencia con la necesidad de integrar consumo con exportación para beneficio del país y crecimiento de la cadena”, sostuvo.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “También, como integrantes de la Mesa de las Carnes, demostramos una vez más que, para analizar el consumo de carnes en el país y teniendo en cuenta los cambios en los hábitos, hoy se deben considerar a las tres principales: vacuna, porcina y aviar”, dijo.

   “En la sumatoria, las necesidades de Argentina están debidamente cubiertas, ocupando el país uno de los primeros lugares como mayor consumidor del mundo de proteína animal, con más de 110 kilos por habitante al año”, detalló el Dr. Urcía.

El comportamiento de precios

   De acuerdo con el habitual relevamiento del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), los precios de los distintos cortes vacunos mostraron, en promedio, valores prácticamente estables, (—0,1 %), en septiembre del corriente año en relación al mes de agosto. Con respecto a los valores de septiembre de 2020, los precios promedio de la carne vacuna del octavo mes del corriente año se ubican por encima (+72,7 %).

   El trabajo de campo fue realizado durante la primera y la segunda quincena de este septiembre. La muestra está restringida a 80 carnicerías de Capital y Gran Buenos Aires, relevadas telefónicamente. El seguimiento de los precios en supermercados se hizo, de forma presencial, en 40 puntos de venta relevados.

   Los precios de la carne vacuna tuvieron subas moderadas, del +2,0 %, en septiembre de 2021, con respecto a agosto, en los puntos de venta que atienden en barrios de nivel socioeconómico alto.

Comparativo de precios de los cortes al consumidor / pesos-kilos.

   En los puntos de venta que atienden al nivel socioeconómico medio, los precios mostraron caídas leves, que resultaron del —0,6%; mientras que en aquellos que atienden al nivel socioeconómico bajo los precios mostraron caídas también leves, que resultaron de un — 0,7 %.

   Con relación al mes anterior, la carne de novillitos mostró precios con valores estables: —0,1 %; la carne de novillos mostró valores que presentaron caídas moderadas: —2,2 %); mientras que la carne de vaquillonas y terneras mostró precios que exhibieron valores con una leve tendencia a la baja que resultó de: —0,6 %, con respecto a agosto de 2021.

   El comportamiento de los precios de la carne vacuna mostró pequeñas diferencias entre en las distintas zonas geográficas: se registraron alzas leves en la Capital Federal y en la zona oeste del GBA; mientras que en el norte y sur del GBA se registraron leves bajas.

   Durante el último mes de septiembre, los precios mostraron caídas leves, del —0,5 %, con respecto al mes anterior en las carnicerías; mientras que en los supermercados se observaron precios con subas del +0,6 %.

Comparativo de precios de los cortes al consumidor / pesos-kilos.

   Actualmente, cortes como el peceto tienen un precio que resulta en cerca de 88 pesos por kilogramo más alto en los supermercados con respecto a las carnicerías, mientras que la colita de cuadril tiene un precio aproximadamente $ 105 superior en los supermercados comparado con el precio observado en las carnicerías.

   En el caso del lomo, la diferencia se acerca a un nivel de $ 37, también en este caso exhibiendo un precio superior en los supermercados con relación a las carnicerías.

   En los cortes de mayor consumo, como los de la rueda utilizados en la preparación de milanesas, la diferencia de precios supera los $ 11, en el caso de la nalga, siendo los precios más económicos en los supermercados.

   En carne picada, los supermercados venden el producto a un precio $ 11 más bajo que el de las carnicerías, mientras que, para el asado, los supermercados ofrecen el producto a un precio inferior en cerca de $ 53 por kilogramo al de las carnicerías.

   Las otras carnes tienen comportamientos opuestos: el pechito de cerdo resulta $ 35 más económico en las carnicerías; mientras que el precio del pollo fresco entero resulta inferior en $ 27 por kilogramo en los supermercados.

¿Qué pasó con las carnes de pollo y de cerdo?

   También de acuerdo con el habitual relevamiento del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), el precio del pollo fresco mostró precios con alzas significativas, con una variación del +5,8 % en este septiembre, con respecto a agosto.

  Por su parte, el precio del pechito de cerdo mostró precios con subas significativas en el mismo período, avanzando un +7,4 % con relación al mes anterior. Con respecto a los valores de septiembre de 2020, el pollo incrementó su precio en un +61,8 % y el cerdo un +49,7 %.

   En los últimos doce meses, la carne vacuna tuvo un precio relativo significativamente superior (+8,7 %), al registrado un año atrás frente a la carne aviar: en septiembre de 2020 podían adquirirse 3,10 kilogramos de pollo fresco entero con un kilogramo de asado y, en el último mes de septiembre, la capacidad de compra del corte asado (carne vacuna) en términos de carne aviar se incrementó a 3,37 kilogramos.

   Además, frente al corte de carne porcina, pechito de cerdo, el asado mostró un precio relativo significativamente superior (+17,4 %) y el poder de compra de la carne vacuna se incrementó de 1,16 a 1,36 kilogramos de carne de cerdo comparando los meses de septiembre de 2020 y 2021.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias