Rubén Felipe Nieto: “El equipo del 61 fue grandioso, con buen fútbol y garra”

16/10/2021 | 06:40 |

El 15 de octubre de 1961, el combinado de la provincia de Buenos Aires, integrado por jugadores de la Liga del Sur, ganó la copa Doctor Adrián Béccar Varela. El recuerdo del “Pocho” permanece intacto.

Fotos: Archivo-La Nueva

Por Javier Oscar Schwab / jschwab@lanueva.com

(Nota publicada en la edición impresa)

   “Quedamos pocos con vida, pero tratamos de estar en contacto. Hacer rato que no lo veo a Toscano (López), y también pregunto siempre por Scavarda, Rupérez….; era un plantel maravilloso, aunque muchos ya no están”.

   Rubén Felipe Nieto atesora los mejores recuerdos de aquel equipo que en 1961 dejó una huella imborrable, un acontecimiento histórico para el fútbol de la Liga del Sur, como fue la conquista de la Copa Doctor Adrián Beccar Varela.

   El fútbol del interior estaba representado por seleccionados con notorias figuras que inscribieron sus nombres en páginas doradas y algunos de ellos trascendieron en equipos de Primera división de la AFA.

   “No había un plantel estable. Se iban incorporando jugadores según las necesidades y los rivales. El equipo del ’61 fue grandioso, pero también el del ‘62 y ’63 quedó en la memoria por goleadas históricas y un fútbol aplaudido por la gran cantidad de gente que iba a los partidos”, señaló “Pocho”, quien con sus 83 años –los cumple el 14 de junio- todavía despliega el talento de una memoria prodigiosa.

   Precisamente, en el equipo que se consagró campeón argentino había jugadores con mucha personalidad y se destacaban por el juego y la garra.

   “Teníamos una preparación física bárbara. Éramos laburantes, pero salíamos del trabajo y nos íbamos a entrenar. En el equipo del ’62 había 9 jugadores entre Rosario y Sporting. A Bahía nos llevaba un señor de apellido Pintone, entrenábamos en el Carminatti hasta las 22 o 23, terminábamos muertos (risas)”, contó Nieto.

   -¿Cómo eran las prácticas?

   -Exigentes. (Emilio) Raineri era técnico y entrenador, nos exigía al máximo. Practicábamos muchos tiros desde afuera del área; el petiso García no tiraba centros y le pegábamos de volea. No entiendo porque hoy los jóvenes no lo hacen.

   -Y se atacaba con muchos jugadores.

   -Con cinco. Salvador Cicchini y yo corríamos por toda la cancha. Me gustaba arrancar de atrás siempre por el medio, para llegar a los dos costados. Jugué algunos partidos de "9", pero me sentía muy encerrado.

   -¿En qué sobresalía ese equipo?

   -Era un gran equipo, con buenos suplentes; a veces alternábamos. En mi puesto estaba Lázaro López; Scavarda y Cicchini jugaban, y a veces "Chiquito" Duca.

 Rubén Felipe Nieto junto a sus hijos Federico y Gonzalo, y sus nietos.

 

   -¿Qué partido recuerda?

   -Un 2-2 con Mendoza en Bahía. Cuando se fueron de acá decían que habíamos ganado de suerte. Se hizo un amistoso al año siguiente, ganábamos 1-0 pero nos empataron. Los diarios de allá comentaron que el campeón del Beccar Varela era un justo campeón.

   -En tu caso hubo una expulsión polémica.

   -Si mal no recuerdo fue en Bolívar. El full back (defensa central derecho) salió con los tapones de punta y me lesionó en tobillo. Le tiré una trompada, me suspendieron. Veinte años después fui a jugar con los veteranos y me los encontré a todos. Nos reíamos todos.

   -¿Jugar en Olimpo era diferente?

   -Sí, porque era la única con césped. Rosario y Sansinena tenían "gramilla"; en Tiro te caías y te pelabas todo. Sporting era salitre, muy húmeda. Olimpo era ideal, favorecía a los jugadores con técnica".

   -¿Santiago Bosich fue determinante?

   -Era un arquerazo, tenía más ubicación que cualquier jugador; dirigía el equipo de atrás mejor que cualquier técnico. Se destacó en toda la campaña.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   -¿Cómo fue el gol que le anotaste a Misiones?

   -Jajaja. Me lo dieron a mí, pero fue de Salvador (Cicchini). Estábamos involucrados los dos en esa jugada, el árbitro me lo anotó a mí.

   "En el partido que jugamos allá viajé en hidroavión desde Buenos Aires, aunque una parte del equipo lo hizo en colectivo. Fueron dos colectivos de la hinchada (la “Come Celeste”)", señaló. 

   "En el hidroavión viajaba un matrimonio norteamericano observando el paisaje, no podían creer que nosotros íbamos apolillando porque estábamos muertos. Se reían, no lo entendían", sostuvo.

   -¿Cómo los trataron en Misiones?

   -Bárbaro. Gente muy cordial en todo el interior. Una señora se acercó para estrecharle la mano al "Manco" Gamero, que tenía un dedo. Terminó de saludarla y se cargaba solo: "después le doy los otros señora".

   "También nos preguntaron cómo nos trataban los mosquitos. Y Gamero saltó: 'terrible, me comieron todos los dedos'".

   "Había amistad, sin rencillas, ni camarillas. Salíamos a ganar", reveló.

   -¿Tenés más anécdotas?

   -Una que nunca conté. En Misiones, una gitana le miró la mano a Salvador Cicchini y le dijo que la línea de la vida era corta, que se iba a morir a los 41 años. Me pidió mi mano y se la negué. No reíamos de la gitana, lo tomamos en joda.

   "Salvador se enfermó joven, se dejó estar y falleció a los 41 años. Recuerdo eso y me da escalofríos".

El paso a paso

   En 1961 una de las escuadras más fuertes era la de la Liga del Sur. Ganó el  título tras superar (2-1) en la final a Santiago del Estero, en cuyas filas jugó Juan Carlos Cárdenas, futuro astro de Racing.

   La Liga del Sur debió superar 11 partidos eliminatorios. Arrancó el 4 de junio en Olimpo con un ajustado 1-0 sobre Tres Arroyos (gol de Carlos Roldán).
La formación:  Bosich; Ochoa y Mérigo; Carcaño (Falappa), Rupérez y Guillermo Paolucci; Gamero, Roldán (L. López), Gestoso, V. J. Rodríguez y Leyría.

   Cinco días después, en Bahía, venció a Bolívar por 4-2 con los tantos de Rupérez, Leyría, Goroso y Nieto.

   Mar del Plata se convirtió en el primer escollo de exigencia, le frenó la marcha el 18 de junio con un 3-1 en la "Feliz". Marcó Roberto Gestoso, pero Zelada, Cornejo y Herminio González anotaron para los marplatenses.

   El desquite -una lluviosa tarde del domingo 2 de julio- con una exhibición y una contundencia notables, la Liga del Sur  goleó 7-1. A los 5 minutos, René Scavarda inauguró la cuenta y en una ráfaga, Bescós -en contra- Cicchini, Verdugo y Gamero estiraron las cifras.

   Descontó Zelada, pero Ochoa y Verdugo decoraron el resultado. Si hasta Bosich le contuvo un tiro penal a Herminio "Pierino" González para completar la fiesta.

   Pero, como la diferencia de goles no tenía influencia en la definición, se hizo disputó un tercer partido en cancha neutral: Tres Arroyos. El 9 de julio miles de bahienses cubrieron los 180 kilómetros para presenciar el encuentro.

   El trámite demandó un gran esfuerzo físico. La Liga del Sur se adelantó con un golazo de René Scavarda y al rato igualó Raúl Gutiérrez -de penal-. En el complemento, a poco del final, Alberto Gamero envió una pelota larga para el cabezazo de Cicchini. Esa pelota venía cayendo y Arroyo, defensor de los marplatenses, molestó a su arquero. El balón ingresó lentamente en la red y no quedaba más tiempo. Iban 44 minutos.

   Corrientes y Misiones se cruzaron luego en el camino. El 23 de julio derrotó a los correntinos por 2-0 (Gamero y Fedorczuk).

   Una semana después llegó Misiones. En la ida fue por 3-2 (Verdugo, Cicchini y Nieto), mientras que el desquite, en Posadas, terminó 1-1 (Cicchini).

   La cancha de Olimpo fue escenario de la ronda decisiva con Mendoza, Chubut y Santiago del Estero. Bahía debutó venciendo al Chubut 6-2 (todos los goles en el ST. Verdugo -3-, Cicchini -2- y Fedorczuk).

   Luego el 2 a 2 con Mendoza (Cicchini y Ochoa, de penal).

   Ante un marco imponente, Bahía subió el último escalón el domingo 15  venciendo 2-1 a Santiago del Estero. A los 7m. Fedorczuk inauguró la cuenta que amplió Ricardo Koth, a los 18 del ST. El "Ruso" había ingresado por Fedorczuk.

   La visita descontó poco después por intermedio de Ayunta, aunque no le alcanzó.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias