Las zonas francas son una plataforma segura de exportación regional

26/9/2020 | 06:30 |

Las especialistas Blanca Sorigué (Barcelona), Ambar Ruiz (Panamá) y Lydia Cazaban (Uruguay), explican por qué las Zonas Francas ganan aún más fuerza en el contexto mundial.

Pablo Laschiaza
Especial para La Nueva.


   Las Zonas Francas, innegablemente, han ganado espacio en lo que va del 2020. Desafiadas por la pandemia, han respondido con éxito en su objetivo de facilitar el comercio exterior, atrayendo inversión extranjera directa.

   Abordamos el tema con tres mujeres de amplio expertise en el mundo de las Zonas Francas,  presentes en Bnew, el evento que el Consorci ZF Barcelona ideó pensando en la nueva economía. Contaron su experiencia desde dentro y opinaron acerca de la actualidad del sector.

   La primera de ellas, Blanca Sorigué, Directora del Consorci y principal organizador del Bnew a realizarse del 6 al 9 de octubre, cuenta la perspectiva desde el país europeo y la intención de posicionar a Barcelona como referencia en el tema:

    “Tradicionalmente las Zonas Francas han sido los principales canales que han tenido los territorios para impulsar su competitividad y atraer inversión. En este sentido, es importante que estas instalaciones evolucionen, anticipándose a las distintas necesidades que se generarán a raíz de la nueva economía que traerá consigo nuevas formas de consumir, de producir y de relacionarse. Por ello, en la Zona Franca de Barcelona estamos trabajando para ser pioneros en el desarrollo de la industria 4.0, ayudando a Barcelona a posicionarse como una ciudad referente en la materia. En el contexto actual, con una crisis sanitaria que afecta a todo el mundo, se ha demostrado la importancia de las Zonas Francas para mantener el abastecimiento de la población, ejerciendo además como espacios esenciales para proteger y potenciar la exportación regional.”

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Ambar Ruiz, Directora General de Zonas Francas del Ministerio de Comercio e Industrias de Panamá, comentó acerca de las potencialidades y oportunidades que se le presentan al país centraoamericano:

   “El todo es más que la suma de sus partes. Por su propia esencia, son insoslayables las repercusiones de las zonas francas en las exportaciones. Países como Panamá, tierra geográficamente privilegiada, que ha trabajado muy duro por desarrollar su plataforma logística multimodal, y que gracias a ese esfuerzo generacional, tiene mucho que aportar al comercio mundial, partiendo del hecho de que por ejemplo, a través marítimo conecta 148 rutas, 1700 puertos y 160 países, lo cual sumado a los vínculos comerciales que ha estrechado con más de 60 países con los que tiene 22 tratados de libre comercio, dan cuenta de que tiene mucho que aportar a las tendencias actuales de reshoring y nearshoring.

   En cuanto a las oportunidades, indudablemente, la crisis actual nos ha colocado en un punto de inflexión en que algunas cosas tienen que cambiar para funcionar mejor. Y yo diría que el punto de partida es estar más cerca del consumidor final. En ese aspecto, plataformas como la de Panamá son un gran apoyo para toda América Latina, no sólo por su posición geográfica sino por la apuesta tan fuerte que ha hecho por el desarrollo de las facilidades de conectividad que ofrece al mundo.

   La trayectoria, la capacidad productiva y la innovación de las Zonas Francas latinoamericanas son puntos que, al converger, pueden impactar positivamente y convertirnos en una verdadera potencia. Certificaciones como la de Safe Zones le ponen un sello de calidad a nuestros procesos y son caminos que, aunque difíciles, merecen la pena recorrer por el bien común.”

   Por último, Lydia Cazaban, General Manager de la Cámara de Zonas Francas del Uruguay, explicó las ventajas que brindan las Zonas Francas y la fuerza que tienen en el país vecino:

   “Contar con tecnología adecuada, mano de obra calificada para desarrollar actividades industriales, comerciales y de servicios, así como con los beneficios y la seguridad jurídica que ofrece el régimen de Zonas Francas del Uruguay, han sido y seguirán siendo los aspectos claves para su éxito como plataformas de exportación regional.

   Las cifras del Censo 2018 del Instituto Nacional de Estadística son contundentes en este sentido; operan 1.126 empresas que emplean a 15.337 personas de forma directa, aportan entre un 4 % y un 5% al PBI y representan el 31% del total de las exportaciones del país.

   Además, se trata de empleo para personal más joven y calificado en comparación con el resto de la economía, con una remuneración promedio mensual (en dólares) USD 3.354 por encima de la media nacional, con un 71% del empleo generado en actividades relacionadas con servicios de exportación.” 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias