Un bahiense al frente del primer test argentino de diagnóstico RT-PCR

16/7/2020 | 06:30 |

Maximiliano Irisarri es el fundador y director de Zev Biotech, empresa encargada de desarrollar el producto. "Poder llegar a un objetivo nos llenó de orgullo", señaló.

Maximiliano Isarri (abajo) junto a los profesionales que integran el equipo de trabajo en Zev.

Por Mauro Giovannini / mgiovannini@lanueva.com

   La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó un test desarrollado y elaborado completamente en nuestro país basado en tecnología PCR en tiempo real (RT-PCR), método aceptado internacionalmente para la detección y seguimiento del coronavirus SARS-CoV-2.

   El producto, denominado CoronARdx, es el primer test basado en dicha tecnología desarrollado en la Argentina bajo estándares internacionales, y es producto de la asociación estratégica de las empresas Argenomics, Zev Biotech y Cromoion para la producción en escala de los kits bajo normas GMP en una planta calificada por ANMAT.

   Maximiliano Irisarri es bioquímico, fundador y CEO de Zev Biotech. Y además es bahiense...

   "Fui egresado de la Universidad Nacional del Sur y antes estudié en el Don Bosco y en la Escuela Nº 39, un lugar al que me gustaría volver", le manifestó a La Nueva.

   "A principio de año el Estado nos consultó si podíamos hacer una solución basada en real time y hace tres meses empezamos el proyecto. Después de mucho trabajo, entre las tres empresas, llegamos al objetivo propuesto. Felizmente, ayer obtuvimos la aprobación de ANMAT lo que para nosotros es un gran orgullo, sobre todo porque creamos un producto de alta calidad", contó.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Afincado en Buenos Aires hace 19 años, Irisarri narró que en Zev empezaron a trabajar junto a Cromoion (cuya directora técnica, también egresada de la UNS, es Cecilia Arnaboldi), que está en el rubro del diagnóstico hace 50 años y que tiene una planta aprobada por ANMAT para fabricar reactivos de diagnóstico en Punta Alta.

   "En el camino conocimos al laboratorio Argenomics, que se dedica a biología molecular hace más de 10 años", añadió.

   "Con la aprobación, la idea es que arranquemos con la fabricación y más o menos nos demorará una semana a diez días producir alrededor de 40.000 muestras. En el caso de que el Estado requiera más, se podría llegar a duplicar en otra semana. Por suerte, tenemos todos los reactivos, invertimos mucho en capital de trabajo para sacar este primer lote que si todo sale bien, en unos días va a estar en el mercado", sostuvo Maximiliano, notablemente emocionado.


En la izquierda, Maximiliano Irisarri

   Además del primer lote, que exactamente alcanzará unos 37.500 kits, se espera que se pueda sustituir a los importados e, inclusive, exportar, generándole al país un importante ahorro e ingreso de divisas.

   "Uno empieza con un sueño que por suerte se concretó después de un largo camino. Recibimos inversiones de afuera, de un fondo argentino y con esas inversiones, más una parte del Estado, logramos hacer nuestro propio desarrollo. Si bien esto nos dio visibilidad, venimos hace tres años trabajando en otros productos que nos permitió una conexión con Brasil, con Colombia... y esta pandemia, que es complicada y que tiene a mucha gente arriesgándose, nos dio exposición", sostuvo el bahiense.

   La técnica de RT-PCR es la tecnología de referencia universal elegida por el Estado argentino para diagnosticar COVID-19 en la red de casi 340 laboratorios públicos y privados en todo el territorio, incluso por el ANLIS-Malbrán, para la identificación y diagnóstico de coronavirus por su máxima fiabilidad para detectar la presencia del virus en un tiempo estimado de 90 minutos.

   "Me encuentro muy emocionado, ayer me era muy difícil hablar. Somos un montón de gente que hace tres meses estamos trabajando y poder llegar a un objetivo nos llenó de orgullo. Y que sea un producto con una calidad a nivel internacional, más aún. En el caso de ser necesario, se puede exportar", afirmó.

   Irisarri egresó de la UNS allá por 2001, cuando recibió la oportunidad de trasladarse a Capital Federal para hacer el doctorado en Biología Molecular. Después formó una familia y se arraigó.

   Y si bien viaja con frecuencia hacia Bahía Blanca, su próxima visita a familiares y amigos seguramente será especial.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias