La esperanza de volver a las misas cuando “la fase 5 sea sostenida”

30/6/2020 | 12:10 |

Por ahora, la apertura de templos tiene restricciones y la homilía se transmite en vivo por Facebook.

   Con 6 casos de coronavirus activos en Coronel Rosales y el retorno a fase 4, otra de las facetas de la vida cotidiana afectadas en el distrito es la actividad religiosa.
 
   Por ahora, los templos de los diferentes cultos siguen abiertos, pero con muchas restricciones.
 
   No obstante, el cura párroco de María Auxiliadora, César Cardozo, mantiene la esperanza de volver cuando se pueda sostener la fase 5.
 
   “Ya habíamos empezado a elaborar un protocolo entre sacerdotes y obispos, y la Municipalidad nos anima, pero esto va a ir muy lento”, dice.
 
   “Al principio, en Punta Alta estábamos tranquilos, pero ahora que aparecieron los primeros casos, las personas van comenzando a tomar más conciencia de que hay que cuidarse. La gente se asusta un poco, aunque no entró en un estado de paranoia y esperemos que no se convierta en un temor paralizante”, agrega.
 
   César (37) es sacerdote católico desde 2009 y llegó a su Punta Alta natal en 2017, para ser párroco de la iglesia del centro de la ciudad. Y esa tarea tiene desafíos inesperados por estos días.
 
   “Nunca imaginé celebrar la misa en vivo por Facebook —confiesa—. Lo hice por la radio, que es algo más común. Nos vamos adaptando a estas nuevas maneras de llegar a la gente. Ellos están contentos de poder reencontrarse con el templo al seguir la transmisión.”
 
 
   Es que las misas con público y las reuniones religiosas están suspendidas. Solo se permite ir a los templos a rezar en soledad y para recibir asistencia espiritual personalizada y con recaudos.
 
   “Se dan turnos, de lunes a viernes, de 10 a 13, y solo puede haber hasta 10 personas en el templo”, explica César.
 
   Además, las confesiones son encuentros breves de 15 minutos, a una distancia de 1 metro y medio o 2 entre el cura y el feligrés.
 
    “La administración de los otros sacramentos está suspendida: no hay casamientos ni bautismos, salvo que se trate de un caso en el que el bebé corra algún riesgo. En ese caso, se pauta con los padres la forma de hacerlo”, cuenta.
 
   Al ingresar al templo, hay 2 personas de la comunidad religiosa para asistir en las cuestiones de higiene, sanidad y distanciamiento.
 
   “La gente es prudente, sabe respetar y se acerca con su tapabocas. Aunque en la primera parte de la fase 4 hubo concurrencia, nunca estuvo lleno de 10 personas el templo”, señala el cura.
 
   Cree que la vuelta va a ser otro desafío: “Readaptarnos va a ser difícil. Las normas de cuidado e higiene van a seguir. No vamos a volver de una. Va a ser un retorno progresivo, lento y sin dejar de tener en vista los cuidados, con responsabilidad y obediencia de las normas”.
 
   La misa online se transmite por el Facebook de la parroquia, de lunes a sábados a las 18:30, y domingos a las 11, cuando antes había 3 encuentros dominicales.

   Mirá también: La resignación de los empresarios por el retroceso a fase 4 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias