Recesión más pandemia: Radiografía de la crisis que sacude a las empresas bahienses

26/5/2020 | 22:17 |

El bimestre marzo-abril provocó un fuerte sacudón en el sector privado de la ciudad que ya venía muy castigado por la situación económica de los últimos tiempos.

Foto: Archivo-La Nueva.

   El Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca (CREEBBA) realizó una encuesta para conocer la situación de las empresas locales y regionales (comercio, servicios, industria e inmobiliarias) durante el bimestre marzo-abril, en el marco de la pandemia de coronavirus.

   Indican que por el aislamiento social obligatorio impuesto a partir del 20 de marzo por el gobierno nacional, el 14 % de los diferentes sectores de la actividad económica se mantuvo totalmente operativo, el 68 % lo hizo de forma parcial y el 18 % no realizó ningún tipo de actividad.

   “La situación general de estas empresas, en comparación al bimestre anterior, mayoritariamente fue regular y en términos interanuales peor, demostrando que a pesar de poder seguir operando los márgenes de ganancias cayeron”, destaca el informe.

   El documento marca que una de las consultas hechas tiene que ver con las remuneraciones del personal. La mayoría realizó el pago íntegro de salarios, “aunque el porcentaje cayó de un mes al otro 29 puntos porcentuales (pasó del 88 % al 59 %)”. Mientras que la imposibilidad de pago fueron “muy bajos en ambos meses (1 % y 4 %), a pesar de que en abril aumentó brevemente esta proporción”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “Del total de los consultados, el 15 % no posee empleados. Del 85 % restante, a pesar del freno sufrido en sus actividades, un alto porcentaje (80 %) mantuvo a su fuerza laboral. Dentro de este porcentaje resulta interesante aclarar que el 57 % de los consultados decidió pagar de manera completa los salarios, hecho que puede ser resultado de que muchas pertenecen a aquellas que mantuvieron sus puertas abiertas o en algunos casos recibieron ayuda por parte del Estado a través de reducciones o prórroga de aportes patronales, asignaciones complementarias y participando del Programa de Recuperación Productiva (REPRO)”, publicaron.

   Otra consulta que se hizo tiene que ver con el pago de alquileres de locales comerciales. De la totalidad de los encuestados, el 54 % es propietario del espacio donde funciona. Del porcentaje restante, el 46 %, la mayoría pudo abonar los alquileres en su totalidad. La morosidad en el pago alcanzó el 10 % en marzo para luego crecer al 18 % en abril.

   “La situación delicada de las empresas en todo el país, como consecuencia de la cuarentena obligatoria, generó que desde el Estado se establezcan diferentes medidas para asistir a las compañías, principalmente en lo que refiere a materia laboral. De las empresas que solicitaron alguna ayuda de este tipo, el 45 % recibieron una asignación compensatoria y el 40% una reducción o prórroga de aportes patronales. Solo el 7 % ingresó al REPRO y el 9 % pidió algún otro tipo de asistencia. Cabe aclarar que el 45 % del total de consultados no pidió ningún tipo de ayuda de tipo laboral.”

   “Dada la complicada situación financiera de gran parte de las empresas, se ofrecieron diferentes líneas de crédito para afrontar las dificultades económicas. De las empresas que sí requirieron asistencia (cerca del 60 %), el 65 % pudo acceder a los préstamos. Sin embargo, en muchos casos existieron dificultades con la solicitud ya sea porque la empresa no cumplía con los requisitos o no pudieron contactarse con la entidad bancaria, sumando un 35%.”

   “El aislamiento social obligatorio provocó que muchas entidades tuvieran que adaptarse a la nueva realidad, donde la venta en locales físicos debió ser reemplazada por la comercialización online. Un 40 % ya poseía una plataforma de venta a través de internet y 9% de las empresas desarrolló su e-commerce a partir de la cuarentena, aunque esto no alcanzó para sostener el nivel de ventas: en su mayoría, los consultados afirmaron que el mismo fue mucho peor en comparación al bimestre anterior. La mitad de las empresas afirmaron que no realiza venta de manera electrónica, generando en estos casos una marcada caída en el nivel de comercialización.”

   “En pocas palabras, la pandemia de COVID-19 acentuó la recesión en todos los rubros, aun en aquellos que pudieron mantener su nivel de actividad. Es importante resaltar el esfuerzo de las empresas tanto para sostener los niveles de empleo y abonar la totalidad de los salarios, en muchos casos apoyados en la ayuda estatal. Asimismo, el pago de alquileres se sostuvo y la morosidad fue baja. Además, a pesar de la reconversión del comercio hacia el e-commerce, el nivel de ventas no pudo mantenerse y declinó profundamente a lo largo del bimestre marzo-abril.”

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias