A 10 años del crimen de Wanda Taddei, sus padres militan contra el machismo y los femicidios

15/2/2020 | 15:51 |

Fue prendida fuego y asesinada hace una década por el exbaterista de la banda Callejeros Eduardo Vásquez.

Fotos: Télam

   El padre de Wanda Taddei, la joven prendida fuego y asesinada hace una década por el exbaterista de la banda Callejeros Eduardo Vásquez, aseguró hoy que la militancia que lleva adelante contra los crímenes de género y todo tipo de violencia lo "ayuda a poder sobrellevar" el femicidio de su hija, aunque el "dolor se agudice cada año".

   Además, manifestó que no le guarda "odio" ni "rencor" al músico, quien actualmente cumple prisión perpetua por el crimen de Wanda (29) en el penal de Ezeiza, que se sumó a la de seis años que recibió en la causa por la tragedia de Cromañón, ocurrida en diciembre de 2004, donde murieron 194 personas.

   "De mi hija me acuerdo todos los días, más que Wanda me decía: 'papi, la que te va a cuidar cuando seas viejo soy yo", recordó Jorge Taddei (78).

   Durante una entrevista en su casa ubicada en el barrio porteño de Mataderos, Taddei contó que hoy tiene "enfocados los cañones en la lucha contra el machismo, contra la violencia y contra los femicidios", y que esa "actitud" personalmente lo "ayuda a poder sobrellevar" la muerte de su hija.

   En ese sentido, el 28 de enero se presentó en la ciudad de La Plata la campaña "Hombres por una sociedad igualitaria, contra el patriarcado, el machismo y los femicidios", de la que participó Taddei junto a otros padres de víctimas, con la idea de dirigirse a todos los municipios bonaerenses donde los convoquen para llevar su voz.

   "El hecho de tener una participación activa en contra de lo que le pasó a tu hija te ayuda, te da fuerza. Esta sociedad tiene que transformarse en una sociedad más solidaria, y en la medida que te transformas vas a tener paz, vas a tener más tranquilidad, lo que no hace que te quite el dolor", explicó.

   La madrugada del 10 de febrero de 2010 en la casa de Pizarro 7083, de Mataderos, Wanda y Vásquez discutieron y el baterista arrojó alcohol sobre el cuerpo de la joven y la prendió fuego con un encendedor.

   Wanda agonizó durante 11 días y el 21 de febrero murió en el Hospital de Quemados porteño, convirtiéndose así en un caso emblema por la modalidad en la que fue cometido el femicidio.

   Es que a partir de ese episodio se sucedieron decenas de hechos similares en todo el país, en los que hombres quemaron a sus mujeres y les provocaron la muerte o graves heridas.

   En lo que va de 2020, dos mujeres murieron al sufrir quemaduras, una en el partido bonaerense de Almirante Brown y otra en la ciudad santafesina de Villa Constitución, mientras que otras dos quedaron heridas, en la localidad de Ingeniero Budge y en la ciudad de Córdoba.

   Beatriz Regal (74), madre de Wanda y esposa de Jorge, aseguró que una muerte como la que sufrió su hija es "lenta, larga y dolorosa", y que hoy en día hay casos de "bebés quemados, violados y tirados después en un zanjón", lo que considera una muestra de que "la violencia social se está agudizando en los últimos años".

   Además, contó que un mes antes del crimen su hija la llamó y le preguntó "como se sufría más, si morir ahogada o quemada", a lo que le contestó "que las dos formas eran terribles, porque se estaba consciente".

   "De esto me acordé dos años después de que se terminó el juicio (a Vásquez) y me hizo reflexionar que (el femicidio) había sido premeditado, porque se ve que la había amenazado", señaló Beatriz.

   Al respecto, Jorge citó a la psicóloga Eva Giberti para afirmar que el tipo de femicidio por quemaduras "es una forma de muerte para hacer sufrir más a la mujer", aunque dijo que no cree que haya premeditación en este tipo de actos, sino que en ese momento el asesino utiliza lo que "tiene a mano".

   Para Taddei, más allá de la violencia y desequilibrio de cada hombre, el femicidio es "un armado que produce el patriarcado y la sociedad organizada desde un punto de vista machista".

   "Mientras no se cambie eso seguirá habiendo mujeres asesinadas", aseguró.

   En esa línea, consideró que Vásquez es "un producto social", que "no nació femicida" sino que "la sociedad" lo hizo así.

   "Yo lucho por mi hija, para que las mujeres no pasen por lo que pasó mi hija, y por Vásquez, para que no pase lo que pasó por él. Porque cambiando este paradigma, Vásquez estaría en libertad y mi hija estaría viva", aseveró.

   El exbaterista de Callejeros actualmente cumple su condena el Complejo Penitenciario 1 de Ezeiza, donde en junio de 2018 se casó con otra interna.

   Vásquez, que había sido condenado a a seis años de prisión por el incendio de Cromañón, fue declarado culpable en 2012 por "homicidio agravado por el vínculo" atenuado por "emoción violenta", por el cual inicialmente el Tribunal Oral en lo Criminal 20 le dio una pena de 18 años de cárcel.

   Tras las apelaciones presentadas por la fiscalía y la querella, el caso fue analizado por la sala IV de la Cámara de Casación Penal, que descartó el argumento del TOC 20, y en septiembre de 2013 revocó la sentencia y le dictó la prisión perpetua, pena confirmada un año después por la Corte Suprema de Justicia. (Télam)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias