Ocurrió en Tres Arroyos

Continuará detenido un hombre acusado de abusar de su hijastra

28/11/2020 | 07:04 |

La Sala I de la Cámara Penal bahiense confirmó un fallo de la justicia de Garantías, que dictó la prisión preventiva del imputado.

Foto: Archivo LN.

   Una nena pudo romper la barrera del temor y contarle a su madre que desde hacía un año era abusada por el padrastro, quien la golpeaba y amenazaba para que callara.

   Esta revelación permitió que la mujer denunciara la situación y que la justicia de Tres Arroyos ordenara la detención del hombre, quien permanecerá tras las rejas al menos hasta el debate oral, ya que la Cámara Penal bahiense ratificó su prisión preventiva.  

   La Sala I del cuerpo, con el voto de los magistrados Gustavo Barbieri y Pablo Hernán Soumoulou, no hizo lugar a una apelación presentada por su abogada y confirmó la resolución del Juzgado de Garantías de esa ciudad.

   El individuo, a quien no se identifica para preservar a la víctima, se encuentra imputado del delito de abuso sexual gravemente ultrajante triplemente agravado.

   Los magistrados sostuvieron que “más allá de que no se cuente con testigos que hayan presenciado los hechos denunciados, la declaración de la víctima es robustecida por distintos elementos de convicción reunidos en la investigación”.

Doloroso relato

   Mediante el sistema de Cámara Gesell, la niña describió que los hechos ocurrieron cuando tenía entre 11 y 12 años.

   Explicó que casi siempre sucedían durante la noche, cuando el acusado aprovechaba que su madre dormía durmiendo.

   Describió que el sujeto se trasladaba a su habitación y la manoseaba, además de obligarla a realizar otras prácticas sexuales.

   También dijo que cuando pasaba cerca la tocaba, por lo que intentaba alejarse de él para evitarlo.

   La nena mencionó que el sujeto la amenazaba y le decía que si contaba algo “iba a matar a toda mi familia y que iba a perder todo”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Además, admitió ante la psicóloga que la evaluó que sentía “alivio” cuando su madre tosía o su hermana se despertaba, porque esa situación provocaba que el sujeto cesara con el abuso y se retirara por temor a ser descubierto.

   La progenitora de la chica indicó que la pequeña le contó lo que pasaba y que llorando describió los abusos a los que era sometida.

   En el mismo sentido declararon tías de la menor, quienes mencionaron la manera en que su sobrina les relató lo sucedido.

Consideraciones

   Los camaristas indicaron que “es destacable la coherencia que ha mostrado lo relatado por la víctima en las diversas oportunidades en que se ha referido al hecho sufrido y que se revela en los testimonios de las distintas personas con las que habló sobre lo ocurrido”.

   Al mismo tiempo, señalaron que el informe psicológico realizado sobre la víctima indica que la misma presentó un discurso coherente y lógico.

   También menciona que pudo discriminar en su relato “sensaciones y sentimientos”.

   “Conforme esa valoración probatoria, entiendo que no asiste razón a la impugnante, siendo que el plexo reunido resulta suficiente para abastecer el grado de probabilidad requerido por el legislador para la imposición de la prisión preventiva”, indica la resolución de los jueces bahienses.

   Agregaron que los delitos imputados al detenido permiten estimar una pena en expectativa con un mínimo de 8 años de prisión y un máximo de 50, por lo que en caso de resultar condenado la sanción sería de cumplimiento efectivo.

   Sostuvieron que esta situación permite establecer, entre otras consideraciones, la existencia de peligros procesales y la racionalidad de la detención.

   Finalmente, valoraron además la gravedad de los hechos imputados y “el grado de agresividad de las amenazas efectuadas para procurar su impunidad, la corta edad de la víctima y la reiteración de las conductas”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias