La experiencia de Río Cuarto

“Con la vizcacha, en Villarino se podría hacer un proceso productivo virtuoso”

23/9/2019 | 06:30 |

El edil Ignacio Dallavía dijo que sería importante avanzar con el proyecto de la planta de faena La Gleba, en función de la creación de puestos de trabajo y como una solución a la demanda de los ganaderos.

Vizcacha en escabeche y al disco, dos de las alternativas gastronómicas. / Montaje de imágenes: Guillermo Kluin-La Nueva.

Guillermo D. Rueda
grueda@lanueva.com

   “Me parece que hay que empezar a pensar en hacer algo con la carne de vizcacha. Sería una forma de dar solución a la problemática planteada por los productores por el daño que se produce en los campos y, además, significaría la creación de puestos de trabajo en una planta de faena”.

   Lo dijo el concejal Ignacio Ariel Dallavía (Unidad Ciudadana-PJ), uno de los autores del proyecto acerca de la superpoblación de vizcachas en el distrito de Villarino, que dio origen al relevamiento encarado desde la comuna para precisar la problemática.

Ignacio Ariel Dallavía, concejal en Villarino.

   “¿Dónde? En La Gleba. Allí han trabajado casi siempre con pollos y hoy está sin funcionar. Se puede generar algo importante con la carne de vizcacha”, agregó.

   “No hay que hacer nada nuevo. Tenemos los antecedentes del frigorífico de Río Cuarto, en Córdoba, donde se faenan los animales que luego terminan en restaurants de la Capital Federal. Es decir, se trata de un proyecto viable”, sostuvo Dallavía.

   El registro de productores afectados aún se realiza en la municipalidad de Villarino. Una vez concluidos, deberán girarse a la Dirección de Flora y Fauna de la provincia de Buenos Aires para que tome cartas en el asunto.

Ni carpincho ni ratón hocicudo: cambian al malo de la película en los campos del sur bonaerense

   “A partir de los testimonios de los productores, no es complejo lo que debe hacer el gobierno provincial para declarar plaga a la vizcacha”, indicó.

   “Habría que precisar cómo está especie y la afectación de los campos, pero esto se acelerará en la medida que la comuna insista en buscar una solución”, agregó.

   “De todos modos, admito que, si bien es cierto que los campos están invadidos de vizcachas, no se puede salir a matar por matar sin sostener un sector de reproducción porque eso sería poner en peligro a la especie”, sostuvo.

   Dallavía sostuvo que, una vez que la Provincia declare a la vizcacha como plaga, algo que ya sucedía sobre la década de los ochenta y que luego cambió de estatus, la comuna podrá empezar a habilitar a los cazadores.

   “Este es un proceso complejo porque hay que regular el acceso a los campos. Pero algo semejante se hace en el partido de Patagones con los chanchos jabalíes, donde existe una ordenanza vigente para el registro de cazadores”, explicó.

   “Sólo cazan quienes tienen permisos, con armas y vehículos habilitados. No hay otra forma de hacerlo. El Estado municipal tiene todas las herramientas para hacerlo en el caso de que sea declarada como plaga”, agregó.

La vizcacha pega la vuelta: ¿y si se convierte en una alternativa productiva?

   Respecto de la planta de faena de vizcachas, el concejal Dallavía comentó que desde el municipio se deberían adelantar gestiones para saber si la Universidad Nacional del Sur (UNS), que es la propietaria del predio, está interesada en generar un lugar para este emprendimiento productivo.

   “Hay muchas alternativas para poder hacerlo”, manifestó.

   “Primero hay que saber la posición de la UNS. Pero se podría hacer un convenio de traspaso de las instalaciones por un tiempo determinado, donde participen la municipalidad, los productores o bien una cooperativa de productores”, aseveró.

   “¿Mercado? Existe. Habría que viajar a Río Cuarto para conocer cómo trabajan ellos, cómo procesan 10 toneladas de carne por semana y cuáles son los potenciales mercados a incorporar”, afirmó Dallavía.

   “Pero es importante destacar que se podrían generar entre 6 y 7 puestos de trabajo genuinos que, para los tiempos que corren, no son pocos”, sostuvo.

A qué se refiere el proyecto

   Presentado por Unidad Ciudadana-Partido Justicialista el último 15 de mayo, el proyecto (Asunto Nº 12.497) sobre Alternativas productivas a la superpoblación de vizcachas en el partido de Villarino aún permanece en la comisión de Producción, Medio Ambiente y Turismo del Concejo Deliberante.

   En la citada comisión, que preside Orestes Villalba (Cambiemos), participan Antonio Cassataro (Acción por Villarino); María Alejandra Garayeta (Cambiemos); Fabián Eduardo Marlía (UC-PJ) y Jorge Veremenchik (Acción por Villarino).

   “En esta época, donde a muchas familias les cuesta acceder a cortes de carne vacuna, ovina y/o porcina, la vizcacha es una buena opción. Pero, (…) están expuestas a recibir multas de la Patrulla Rural”, se argumenta en el proyecto, que firman Dallavía, Marlía, Carolina Pellejero y Ariel Romero.

   “(...) La planta de La Gleba no funciona desde hace años, y cuenta con el espacio físico para generar el procesamiento de la carne de vizcacha y, de esta forma generar trabajo genuino, para nuestros vecinos (…)”, se agregó.

   “(…) Por eso solicitamos al intendente que, a través de la Dirección de Producción, realice las gestiones ante la Dirección de Flora y Fauna de Agroindustria para que se declare plaga a la especie vizcacha, Lagostomus maximus (...)”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias