16 jóvenes del mundo denunciaron ante la ONU a la Argentina y a otros 4 países "contaminantes"

23/9/2019 | 20:10 |

Denunciaron  la inacción de los líderes contra el calentamiento global como una violación de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

Foto: AFP

   Ya no son solo protestas o llamados a actuar contra el calentamiento global en la ONU: 16 jóvenes, incluida Greta Thunberg, anunciaron el lunes una nueva ofensiva, esta vez en el terreno legal, denunciando la inacción de los líderes como una violación de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

   Si bien los líderes mundiales firmaron esta convención hace 30 años, comprometiéndose a proteger la salud y los derechos de los niños, "no han cumplido sus promesas", declaró la activista sueca, al margen de la cumbre climática de la ONU en la que denunció nuevamente la inacción ante la emergencia climática.

   Casi todos los países -excepto Estados Unidos- han ratificado esta convención para proteger la salud y los derechos de los niños.

   Pero "a todos nos han violado y negado nuestros derechos. Nuestro futuro está siendo destruido", agregó Alexandria Villasenor, apodada la Greta Thunberg estadounidense.

   En la práctica, esta denuncia sin precedentes de 16 jóvenes de entre 8 y 17 años, se dirige a 5 países contaminantes: Francia, Alemania, Argentina, Brasil y Turquía.

   El grupo proviene de 12 países distintos y cuenta con la ayuda del estudio de abogados internacional Hausfeld y la bendición de Unicef.

   La denuncia es parte de un "protocolo opcional" desconocido de la convención: desde 2014 autoriza a los niños a presentar una queja ante el Comité de los Derechos del Niño de la ONU, si estiman que sus derechos fueron denegados.

   Se supone que el comité debe investigar las presuntas violaciones y luego hacer recomendaciones a los Estados para detenerlas. Las recomendaciones no son vinculantes, pero los 44 países que ratificaron este protocolo están de acuerdo en principio en respetarlas, explicó Michael Hausfeld, quien espera que se emitan directrices en los próximos 12 meses.

   Los 5 países incluidos en la queja ratificaron el protocolo, pero se encuentran entre los más contaminantes del mundo y son influyentes en el selecto club de países ricos del G20.

   Por eso fueron incluidos, en lugar de Estados Unidos, China o India, los mayores emisores del mundo, pero que no han ratificado este protocolo.

   Los viejos países industriales, como Francia y Alemania, son responsables de una gran parte histórica de emisiones, a pesar de que en la actualidad no son los mayores emisores de gases de efecto invernadero, argumentó el gabinete Hausfeld.

El discurso de Greta

   Visiblemente emocionada, la activista de 16 años dijo en la apertura de la cumbre que en los últimos años se contaminó a su generación con un impacto radical en el cambio climático.

   "Todo esto está mal. No debería estar aquí. Debería haber vuelto a la escuela al otro lado del océano, pero todos ustedes vienen a nosotros, los jóvenes, en busca de esperanza. ¿Cómo se atreven?", dijo Thunberg.

   "Han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías", sostuvo la adolescente, que agregó que los planes que darán a conocer los líderes globales no serán suficientes para responder al ritmo en que se está calentando el planeta.

   Thunberg lidera una nueva ola de activismo por el cambio climático a través de unas huelgas escolares semanales llamadas "Viernes para el Futuro", que comenzaron con sus protestas solitarias afuera del Parlamento sueco.

   El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió a los gobiernos que tendrían que ofrecer planes de acción para calificar como oradores en la cumbre sobre el clima, cuyo objetivo es impulsar el Acuerdo de París de 2015 para combatir el calentamiento global.

   En sus comentarios de apertura, el funcionario portugués intentó destacar la urgencia del cambio climático.

   "La naturaleza está enojada. Y nos engañamos a nosotros mismos si creemos que podemos engañar a la naturaleza, porque la naturaleza siempre contraataca, y en todo el mundo la naturaleza está devolviendo el golpe con furia", dijo Guterres.

   "Todo tiene un costo, pero el mayor costo es no hacer nada, el mayor costo es subsidiar a una industria de combustibles fósiles en decadencia, construir más y más plantas de carbón y negar lo que es simple: que estamos en un agujero climático profundo y para salir primero debemos dejar de cavar", añadió.

   El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un negador del cambio climático que ha anulado todas las principales regulaciones en su país destinadas a combatir el tema, hizo una breve aparición en la audiencia con el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo.

   El mandatario republicano no hizo comentarios, pero escuchó los discursos de la canciller alemana, Angela Merkel, y del primer ministro indio, Narendra Modi. (AFP-NA)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias