Jugaron con ellos

Recuerdos de Selección, que hoy se extienden de acá a la China con el éxito “Mundial”

14/9/2019 | 07:05 |

Cuatro de los jugadores de Bahía Basket que vivieron desde adentro el partido en el Dow Center, y algunas intimidades de la experiencia al lado de quienes llegaron a la final.

Filippa, Marini, Joaquín Sánchez y Elías.

Por Fernando Rodríguez / ferodriguez@lanueva.com

(Nota publicada en la edición impresa)

   Los jugadores de Bahía Basket ganaron el Súper 8 de Segunda, festejaron y cuando estaban por empezar las vacaciones, recibieron una noticia que los obligó a postergar el descanso. Eso sí, poco les importó: estaban invitados a completar los equipos de la selección argentina que jugaría el Día del Hincha en el Dow Center.

   “Me iba unos días a Sierra de la Ventana con amigos y lo postergué. Nunca pensé jugar un partido con semejantes bestias”, contó Francisco Filippa.

   Mientras unos retrasaron la salida de vacaciones, Federico Elías adelantó el regreso. Venía de 15 días en la playa.

   “Yo estaba en Buenos Aires la noche anterior, volviendo de vacaciones en familia en la playa. Y en vez de quedarnos, manejamos toda la noche y llegamos en el día”, recordó.

   El Dow le abría las puertas -oficialmente para el público- y armaba por primera vez la cancha principal para un partido.

   Las flamantes instalaciones estaban siendo puestas a prueba nada menos que por la Selección. Era su casa durante unos días. Ahí iniciaron la concentración de cara a los Panamericanos y el Mundial.

   Ahí, donde todo huele a nuevo y en un ámbito que invita al deporte, comenzaba a conformarse el grupo. Las ilusiones se centralizaban en un objetivo de máxima que tenía como destino final China, con escala previa en Perú.

   A Bahía llegó -el 17 de julio- un puñado de individualidades, con su ropa particular y se fue -8 días más tarde- un equipo, identificado con la camiseta de la Selección.

   Esa que tuvieron el lujo de compartir, al menos por un rato, casi en un abrir y cerrar de ojos, como un sueño, Francisco Filippa, Federico Elías, Juan Marini, Joaquín Sánchez y Tomás Chapero, entre otros, todos jugadores de Bahía Basket.

   “Cuando vi los grupos y sólo tenía como compañero conocido a Fabián Sahdi pensé: 'Uuuyyy, no voy a conocer a nadie'. Pero los chicos de la Selección fueron todos unos fenómenos. Se portaron de diez”, destacó Joaquín Sánchez.

   Hubo una primera charla con los dos equipos, conformados por el mismo plantel.

   “Se mostraron todos tal cual se los ve en la cancha. Ni bien entramos al vestuario, donde estábamos medio tímidos, nos hicieron espacio, con Luifa a la cabeza. Y cuando terminó la charla nos agradecieron cuando, en realidad, el agradecimiento tenía que ser nuestro hacia ellos”, apuntó Marini.

   En medio de un clima de fiesta, los chicos se sintieron protagonistas al lado de los grandes.

   “Estaba medio nervioso, porque hacía mucho que no entrenaba, porque el Dow iba a estar lleno, por todo”, admitió Elías.

   Salvo Marini, para el resto fue la primera vez que vistió, oficialmente, la camiseta argentina.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “Me tocó la que tenía el apellido Bolmaro. Un par me preguntaron: 'Bolmaro, ¿nos sacamos una foto?' Yo estaba sentado al lado de Lea, nos miramos, nos reímos, pero agarré la camiseta, la firmé y hasta le escribí 'Lea Bolmaro'. Fue muy gracioso, je, je”, confesó Juan Cruz.

   “En realidad -agregó- no sabían quién era yo ni el propio Bolmaro”.

   Y ahí surgieron las anécdotas.

   “Yo me saqué una foto con Facu y otra con Luis. Y la foto que guardo en mi memoria es poder defender a Campazzo los últimos cuatro minutos”, dijo Elías.

   “Yo hice cómo que lo defendí”, bromeó Marini.

   “A mí -se mezcló Sánchez- me quedó una foto de Filippa amagándole a Scola y metiendo un golazo”.

   “Después -acotó Filippa- me preguntó Fede: '¿Te diste cuenta lo que hiciste?'”.

   “Yo estaba sentado al lado de Oveja -agregó Joaquín- y dijo: 'Qué golazo'”.

   “¿Sí? ¡No sabía!”, se enorgulleció Filippa.

   Recuerdos que para estos jugadores no se borrarán jamás. Como el Mundial de Argentina en China, con todo lo que generó este equipo.

   “Siempre que vemos los partidos decimos: 'Mirá qué bien los preparamos, je'. Pero más allá de eso, estamos orgullosos de lo que llegaran a la final. Ya dejaron una marca y nos ilusiona para lo que viene. Este resultado abre puertas. Se puede confirmar -aseguró Marini- que el básquet argentino no se terminó con la Generación Dorada”.

   La síntesis del partido:

   Argentina Azul (106): Facundo Campazzo 13, Lucio Redivo 16, Patricio Garino 11, Luis Scola 32, Agustín Caffaro 1, fi; Leandro Bolmaro 11, Fabián Sahdi, Tayavek Gallizzi 15, Facundo Piñero 5 y Joaquín Sánchez 2. DT: Silvio Santander.

   Argentina Blanca (95): Nicolás Laprovíttola 23, Luca Vildoza 10, Nicolás Brussino 4, Gabriel Deck 21, Marcos Delía 6, fi; Tomás Chapero 2, Máximo Fjellerup 13, Federico Elías 9, Francisco Filippa 2 y Juan Cruz Marini 5. DT: Gabriel Piccato.

   Cuartos: Azul, 28-20; 61-43 y 81-77.

   Tiros libres: Azul, 12-15 y Blanca, 22-26.

   Cinco faltas: ningún jugador llegó al límite.

   Árbitros: Eduardo Ferreyra, Marjorie Stuardo y Mariano Enrique.

   Estadio: Dow Center.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias