Hay un plan para el sector

¿Qué debe hacer el cordero para llegar a la mesa de los argentinos?

4/8/2019 | 06:30 |

Rodrigo Troncoso, del área de Ganadería de la Nación, dijo que la clave es articular al mercado externo con el interno.

Producción ovina en el SOB. / Fotos: Prensa SRA y Archivo La Nueva.

Guillermo D. Rueda
grueda@lanueva.com

   “Para posicionar a la Argentina en el segmento de exportaciones de cortes ovinos debemos lograr la integración entre el mercado externo y el interno. Eso se condensa en el Programa Nacional para la Promoción del Consumo de Carne Ovina”.

   Lo dijo Rodrigo Troncoso, subsecretario de Ganadería de Agroindustria de la Nación, durante la exposición sobre el Programa Nacional para la Promoción del Consumo de Carne Ovina, realizada esta semana en la Rural de Palermo.

   Sobre el consumo de carnes totales en la Argentina, el funcionario aseguró que la bovina promedia los 50 kilos por habitante por año; la aviar, los 45 kilos y que el porcino ha crecido y ya supera los 15 kilos.

Rodrigo Troncoso, subsecretario de Ganadería de Agroindustria.

   “Los datos formales estadísticos nos dicen que la carne ovina se consume en el orden de un kilo, de 1,200 kilos. Uruguay, por citar una referencia, tiene unos 4 o 5 kilos por habitante. Justamente, ahí tenemos un desafío claro para crecer en el mercado interno y en la exportación”, explicó.

   Troncoso destacó la importancia del escenario y la oportunidad que se presenta para los productores. “Es importante destacar el interés en el mercado interno para contribuir a posicionar a la carne ovina como un alimento de ingesta habitual en la dieta de los argentinos”, sostuvo.

   También valoró que el programa surge de un trabajo mancomunado entre los sectores de la producción, los organismos públicos y privados, las provincias y la Nación.

   Comentó que la carne ovina es una de las necesidades que se tenía como país, y como sector, valorando las exposiciones que se sucedieron a lo largo de la jornada y destacando la participación del sector ovino en la Mesa de Ganados y Carnes.

   Actualmente, hay algunas provincias que vienen trabajando con la denominación de origen. Además de las patagónicas, en esta camino también están Entre Ríos y Santa Fe, por ejemplo.

   “Junto con las provincias decidimos darle un paraguas con la marca argentina y ahí surgió Cordero Argentino. Y el compromiso de accionar para que el cordero esté siempre en la mesa del consumidor”.

   Desde la subsecretaría de Ganadería de Agroindustria de la Nación se redactó una resolución para darle marco referencial y legal al programa.

   Más allá del plan, también se ha trabajado en el desarrollo de un nomenclador. “La idea es tener bien identificados distintos cortes de un cordero, y no sólo los anatómicos, sino también otros”, explicó.

   Se pretende que sea una herramienta de trabajo que no se agote en la difusión, sino que potencie las posibilidades de posicionar esta carne en todos los países.

Expositores y asistentes de la jornada.

   La resolución es un marco de referencia para que exista una continuidad en un programa. “También nos obliga a evaluar qué se ha hecho bien y qué se hizo mal. Siempre tiene que haber mejoras y evolución”, aseveró.

   Respecto de la difusión, Troncoso comentó que la denominación Cordero Argentino debe estar en todas las provincias. Asimismo, sugirió acudir a todas las ferias de gastronomía y a exposiciones puntuales, las que garanticen el contacto con el público masivo y potencial consumidor.

   “Para fortalecer esa acción habrá recetarios y se harán degustaciones”, comentó. Esta experiencia ya se realizó en Coronel Pringles, por gestión del ministerio de Agroindustria bonaerense, el último 25 de mayo.

Promoción del cordero en Pringles.

   El funcionario insistió en la capacitación a los operarios de la industria frigorífica por las características de los cortes de la res ovina. En la misma línea, señaló que hay que producir todo el año para que haya continuidad en la provisión de carne a los frigoríficos.

   “Tenemos a las provincias, al sector privado y a la Nación con el objetivo común de cómo hacemos para crecer y poner arriba a la carne ovina, algo tan importante para el desarrollo y para el arraigo, compitiendo en otra liga desde el punto de vista de los volúmenes y del consumo en la mesa de los argentinos y en el mundo”, aseguró Troncoso.

   Al cierre de la jornada de la Mesa Ovina Nacional, el presidente de CRA, Dardo Chiesa, ponderó todo lo que se ha trabajado para que comiencen a verse los resultados.

   Entre otros temas, abogó por la eliminación de las retenciones para estar alienados en la competencia internacional.

Daniel Lavayén (izq.), Daniel Pelegrina, Dardo Chiesa y Carlos Vila Moret, en la Mesa Ovino Nacional, en Palermo.

   Infraestructura, gas, luz, caminos rurales y conectividad también están en la agenda para el titular de CRA, junto con la devolución del IVA de productos lanares, algo que influye mucho en los costos.

   Chiesa citó la Ley Ovina, al señalar que es de promoción de la actividad e invitó a tenerla en cuenta para la agenda de la Mesa Nacional Ovina, a los fines de definir si hay que promover la actividad o el producto.

   No soslayó la inclusión de un seguro agropecuario para catástrofes, teniendo en cuenta que el cambio climático trae consecuencias cada vez más frecuentes y más intensas. Así, recordó la última erupción del volcán que dejó cientos de campos improductivos en la Patagonia, lo mismo que las inundaciones en Comodoro Rivadavia.

   Respecto del cuidado del ambiente, puso foco en las obligaciones de la ganadería.

   “Acá hay que trabajar bien y comunicar mejor. Se necesitan fondos. Debemos generar una política de comunicación distinta y efectiva para evitar acciones que vulneren nuestro trabajo”, aseveró.

   Por su lado, Daniel Pelegrina, titular de la SRA, dijo que el apoyo de la entidad a las políticas para este sector están en el documento que se ha presentado desde la Comisión de Enlace ante las autoridades gubernamentales.

   “La ovina es una actividad importantísima porque está haciendo patria y construyendo soberanía en lugares donde no hay nada más”, sostuvo.

   “Es un valor agregado y un sustento que debe ser tomado en cuenta a la hora de tomar decisiones”, concluyó Pelegrina.

   “La manera de poder enriquecernos y fijar objetivos claros es recogiendo la data que nos traen los productores para tener un panorama de lo que necesita el sector para su crecimiento”, dijo — por su parte— Carlos Vila Moret, de la SRA y productor ovino.

  Respecto del escenario comercial para la carne ovina, sostuvo que en la oferta de proteína cárnica está queriendo nacer.

   “Tiene todo para crecer, y esa es la buena noticia”, agregó.

   “Al crecer las exportaciones de carne de otras especies vamos a tener para el ovino una posibilidad enorme de participar y llegar a las góndolas con un producto atractivo, competitivo y de extraordinaria calidad”, mencionó.

   Vila Moret insistió en que no se trata de ser una carne alternativa o sustituta. “Queremos un nicho de calidad, porque la carne ovina es de alta calidad”, concluyó. (Prensa SRA y La Nueva.)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias