La construcción de la Base Naval Puerto Belgrano, en tiempo de imágenes inéditas

Desde cuarteles hasta hospitales

La construcción de la Base Naval Puerto Belgrano, en tiempo de imágenes inéditas

13/4/2019 | 06:30 |

Dirks, Dates y van Hattem fue la firma contratada por el gobierno argentino para hacer las obras de las cuencas portuarias locales.

Trabajos de excavación. / Fotos: gentileza familia Dates

Guillermo D. Rueda
grueda@lanueva.com

   La obra integral de las cuencas portuarias, establecimientos de reparación naval, un dique seco, cuatro cañones de batería de doce pulgadas, talleres, almacenes de carbón, casas, cuarteles y hospitales en Puerto Militar, como se denominaba entonces a la Base Naval Puerto Belgrano. Esta fue, ni más ni menos, la tarea encomendada por el gobierno argentino —en la segunda presidencia de Julio A. Roca—, a la firma Dirks, Dates y van Hattem, oriunda de Países Bajos.

Instalación de cañerías.

   Este documento fotográfico, que tiene 120 años, es inédito y pertenece al álbum personal del ingeniero holandés Jan Willem Dates, radicado en la Argentina en 1899, e hijo de Willem Hendrick Johannes Dates, uno de los titulares de la firma antes mencionada.

Tareas en dique seco.

   Se incluyen escenas de los trabajos de ingeniería, así como la vida en torno a la construcción, y tienen un alto valor histórico y testimonial, puesto que ilustra la construcción de la base naval más importante del país y de la región.

   Las imágenes forman parte —asimismo— de una colección más amplia denominada Álbum Argentino, fechada en diciembre de 1899, que cuenta también con escenas costumbristas de la vida en Holanda y en la Argentina.

   Los ingenieros nucleados en torno a la firma Dirks, Dates y van Hattem realizaron otras importantes obras en el país, entre las que se destacan las efectuadas en los puertos de Ensenada y de Santa Fe. 

Picnic de las familias Dirks, Dates y van Hattem en Polvorines.

   Dirks, Dates y van Hattem también participó en la construcción de los puertos de Batavia (actual Yakarta), en Indonesia, que en aquel entonces pertenecía a la colonia holandesa.

   También participaron de la construcción del edificio Otto Wulff, inaugurado en 1914, en la esquina de Perú y Belgrano, hoy una de las construcciones más pintorescas y emblemáticas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Construcción del tanque de agua en el Observatorio.

   Uno de los hijos del ingeniero Willem Dates, Luis, fue socio del  arquitecto Alejandro Bustillo, con quien delineó importantes obras en las ciudades de Mar del Plata, Bariloche y, también, CABA.

   La contribución de la familia Dates al desarrollo de la Argentina quedó reflejada, entre otros textos, en el periódico de la comunidad holandesa en la Argentina.

Buque carbonero sobre tierra.

   “(...) Entre los años 1898-1904 fue realizado por los mismos contratistas el puerto de guerra Belgrano, cerca de Bahía Blanca, que comprendió cuencas portuarias, establecimientos de reparación naval, un dique seco, cuatro cañones de batería de doce pulgadas, talleres, almacenes de carbón, casas, cuarteles, hospitales, etcétera. Aunque parcialmente construidos por ellos, también un ferrocarril estratégico, que se unía a la estación principal de ferrocarril en Punta Alta. En las obras mencionadas se gastaron alrededor de 19 millones de florines (...)”.

Carneada en campo lindero a las obras.

   La historia rememora que, a través de Dirks y Dates, se realizó entre los años 1903 y 1905 el más importante trabajo de mejora del canal de Martín García en el Río de la Plata, y los ríos Paraná y Uruguay y en el puerto de Ingeniero White, cerca de Bahía Blanca, Galván y Cuatreros.

   “El 30 de diciembre de 1910 fue inaugurado, y construido por holandeses, el puerto de Santa Fe, siendo esta una ciudad ubicada sobre el río del mismo nombre e, inicialmente, solo una conexión insuficiente con el río Paraná”.

Los Dirks, Dates y van Hattem, en el comedor. A la derecha, Jan Willem Dates.

   Durante mucho tiempo se consideró la conveniencia de proporcionar a Santa Fe una conexión de vías navegables interiores, así como de un buen puerto en lugar de los existentes y dispositivos de carga adecuados solo para buques pequeños.

   Luego de la elaboración de varios planes, incluso el del ingeniero holandés A. Waldorp en 1887, fue redactado un diseño en 1902 por Dirks y Dates.

Construcción del espigón de piedras.

   La ejecución de la obra fue asignada a la firma Dirks, Dates y compañía, de la que participó también van Hattem.

   Los trabajos realizados consistieron, principalmente, en un corte de la sección del río Santa Fe; un conducto que conecta las aguas profundas del río Colastiné y el río Santa Fe y el puerto, en la cuenca y para dos muelles.

Sector de los talleres de obra.

   Estas obras costaron 14 millones de florines.

   “Los señores Dirks y Dates han trabajado en la construcción de una vía ferroviaria desde 1911 en la provincia de Buenos Aires, desde La Plata hasta el Meridiano V, con una longitud de 500 kilómetros, de los cuales 435 kilómetros y los terraplenes restantes ya están listos. Prevén finalizar el trabajo en el transcurso de este año”.

Más presencia holandesa

   Otra firma de Países Bajos, como Ackermans y Van Haaren, desarrollaron no pocos trabajos en la Argentina.

   Entre los años 1906 y 1907 realizaron el dragado de 7 kilómetros de distancia transportando —desde el mar— 600.000 metros cúbicos de arena, para formar una cuenca para el puerto ferroviario en Ingeniero White.

Picnic en los vagones.

   En tanto, entre los años 1907 y 1908 la compañía ferroviaria los instruyó para el dragado y el transporte a una distancia de 7 kilómetros hacia el mar del lecho de la pequeña cuenca del puerto whitense.

   Otro importante trabajo de dragado de Ackermans y Van Haaren fue para realizar el puerto de Belgrano, en nombre del ferrocarril Rosario–Puerto Belgrano. Se dragaron 8 millones de metros cúbicos, de los que 7 m3 fueron utilizados para elevar el terreno a lo largo del puerto y el restante transportado a 4 kilómetros mar adentro.

La casa del empleador.

   En 1882, el gobierno decidió la construcción de un nuevo puerto en Ensenada, cerca de La Plata, justo al sudoeste de Buenos Aires, según un diseño realizado por el ingeniero holandés J.A.A. Waldorp.

   Para el trabajo fue necesario un dragado importante, también la formación del terreno mediante el rociado de arena y la construcción de los muros de los muelles, trabajos que fueron aceptados por la firma Lavalle, De Médici y Compañía.

Barrio Los Perros, cerca de las obras.

   Waldorp, conociendo la excelente educación de los contratistas holandeses en el campo de la ingeniería hidráulica, gestionó que la misma firma se asegurara la cooperación del difunto J.C. van Hattum de Sliedrecht, y así, en los años 1884-1890, gran parte de la draga (y el trabajo requerido para la instalación portuaria) lo realizó la firma Lavalle, De Médici y van Hattum.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias